Red Voltaire
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (13/25)‎

Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎

Convertido en candidato presidencial de su partido “por defecto”, a raíz del arresto y ‎enjuiciamiento en Estados Unidos de Dominique Strauss-Kahn, Francois Hollande ‎llega a la presidencia de Francia sin tener idea de lo que significa la función ‎presidencial y gobierna siguiendo las instrucciones de sus altos funcionarios. ‎El resultado será una prolongación de la política iniciada por su predecesor, Nicolas ‎Sarkozy. En materia de política exterior, Hollande enfoca los temas ignorando el viraje ‎que Sarkozy había dado al final de su mandato. Todos los partidarios de un nuevo ‎periodo colonial se alinean junto a Hollande. ‎

+

Este artículo es parte del libro De la impostura del 11 de septiembre a ‎Donald ‎Trump. ‎Ante nuestra ‎mirada, la gran farsa de las primaveras árabes.‎
Ver la tabla de contenidos

JPEG - 27.8 KB
Al iniciar su mandato presidencial, el “socialista” Francois Hollande se fija como modelo ‎a seguir al teórico socialista de la colonización francesa, Jules Ferry (1832-1893).

25- Francois Hollande y el regreso del “partido de la colonización”

Nicolas Sarkozy pierde la elección presidencial ante Francois Hollande. Al dejar el Palacio del ‎Elíseo, Sarkozy se convierte en asalariado de Qatar, que le paga 3 millones de euros anuales, y ‎representa a ese pequeño pero riquísimo emirato en el consejo de administración del grupo ‎hotelero francés Accor.‎

A pesar de haber sido electo bajo la etiqueta del Partido Socialista, Francois Hollande gobierna ‎Francia en nombre de lo que pudiera llamarse el “Partido de la Colonización” [1]. Al cabo de año y medio de mandato, Hollande anuncia a sus sorprendidos electores ‎que él no es socialista sino más bien socialdemócrata. En realidad, eso ya se había visto ‎claramente desde el momento mismo de su entrada en funciones. Al evocar, como sus ‎predecesores, el legado de una personalidad histórica en su ceremonia de investidura, Hollande ‎había escogido a Jules Ferry (1832-1893).‎

Jules Ferry implantó en Francia la gratuidad de la enseñanza primaria. Pero fue un presidente ‎extremadamente impopular y el pueblo le encajó un mote: «El tonkinés». ¿Por qué? Porque ‎Jules Ferry asumió la defensa de los intereses de los grandes grupos industriales en Túnez, ‎en Tonkín y en el Congo, embarcando así a Francia en aventuras racistas y coloniales. ‎Contrariamente a lo que se afirma sobre este personaje histórico, su interés por la enseñanza ‎primaria no era preocupación por la educación desde la infancia sino porque quería garantizar la ‎formación de los niños como soldados aptos para las guerras colonizadoras, lo cual llevó a que ‎sus maestros fueran llamados «húsares negros». ‎

JPEG - 52.1 KB
El socialista Jules Ferry (sentado entre los dos personajes que aparecen de pie en la parte ‎central derecha de la imagen) teorizó sobre el derecho de los “pueblos superiores” a civilizar a ‎los “pueblos inferiores”. Jules Ferry encabezó a los partidarios de la colonización, de tendencias políticas diferentes pero unidos todos alrededor de los intereses de la Francia colonial. ‎Jules Ferry organizó además la escuela pública gratuita, obligatoria y laica, pero como medio de sustraer ‎los niños a la influencia religiosa para convertirlos en buenos soldados al servicio de la colonización.‎

Siendo la colonización algo que parecía haber quedado atrás, puede parecer extraño hablar de ‎‎“colonización francesa” al referirse al presidente Francois Hollande. Pero la colonización a la que ‎nos referimos aquí no es la colonización histórica, con envío de colonos destinados a poblar y ‎explotar territorios conquistados. Nos referimos a la colonización como proyecto económico: ‎En el siglo XIX, época en que campesinos y obreros llegaban incluso a sacrificar sus vidas en la ‎resistencia contra los magnates que los explotaban sin escrúpulos, algunos capitalistas ‎concibieron la idea de incrementar sus ganancias a costa de pueblos menos organizados. ‎Para realizar ese proyecto, modificaron el mito nacional y recurrieron a la organización laica ‎del Estado para liquidar la influencia de las iglesias sobre el pueblo. ‎

A su llegada a la presidencia de Francia, Francois Hollande designa a Jean-Marc Ayrault como ‎primer ministro. Ayrault tiene una reputación de hombre razonable, pero es un ferviente defensor ‎de la colonización de Palestina. Es incluso presidente honorario del Círculo León Blum, ‎asociación creada por Dominique Strauss-Kahn para agrupar a los sionistas del Partido Socialista. ‎Siendo primer ministro de Francia –de junio de 1936 a junio de 1937–, León Blum había prometido ‎en 1936 al movimiento sionista crear el Estado de Israel en el actual Líbano y en la actual Siria, ‎territorios entonces sometidos a un mandato otorgado a Francia por la Sociedad de las Naciones ‎‎ [2].‎

JPEG - 57.2 KB
En 1991, siendo primer ministro, Laurent Fabius ya mostraba su total ausencia de interés por la ‎preservación de la vida de los demás.‎

Para la cartera de Exteriores, Francois Hollande designa a Laurent Fabius. Hollande y Fabius ‎habían sido rivales, pero Fabius negoció con el emir de Qatar –y sobre todo con Israel– ‎en busca de apoyo para la campaña electoral de Hollande [3]. Laurent Fabius ‎es un individuo totalmente carente de principios, que ha cambiado repetidamente de casaca ‎sobre temas de la mayor importancia, pero siempre en función de las oportunidades que tales ‎cambios podían abrirle en lo personal. En 1984, siendo Fabius primer ministro del presidente ‎Mitterrand, tienen lugar la contaminación y muerte por VIH de 2 000 pacientes hemofílicos ‎porque se optó por proteger los intereses del Instituto Pasteur, cuyo test para la detección del ‎virus del sida no era verdaderamente eficaz. Fabius logró salir ileso de aquel escándalo sólo ‎porque el presidente Mitterrand modificó las reglas del procedimiento legal, de manera que ‎Laurent Fabius se benefició con un veredicto de la Corte de Justicia de la República que ‎lo declaró «responsable pero no culpable». Finalmente, el ministro de Salud, Edmond Hervé, ‎fue condenado en lugar del primer ministro Fabius. ‎

Hollande escoge como ministro de Defensa a su amigo Jean-Yves Le Drian. Durante años, ‎Hollande y Le Drian habían militado juntos en el Partido Socialista, a la sombra del presidente de ‎la Comisión Europea, Jacques Delors. Durante la campaña electoral de Hollande, Le Drian había ‎viajado a Washington para garantizar al Imperio estadounidense la fidelidad del entonces ‎candidato socialista a la presidencia de Francia. ‎

JPEG - 51.1 KB
El general Benoit Puga (a la derecha en la foto) es un hombre de extrema derecha. Pero eso ‎no impide que el presidente “socialista” Francois Hollande lo mantenga como principal ‎consejero militar de la presidencia.‎

Además, en una decisión sin precedentes, el presidente Hollande mantiene al general Benoit ‎Puga en el cargo de jefe del estado mayor particular del presidente, puesto al cual Puga ‎había sido nombrado por Nicolas Sarkozy. El general Puga es mayor que el nuevo presidente ‎y comparte además las convicciones de extrema derecha del padre de Hollande. El general ‎mantendrá con Hollande una relación casi paternal e incluso tiene el privilegio de poder entrar ‎en cualquier momento en el buró personal del presidente. ‎

JPEG - 13.2 KB
El prefecto Edouard Lacroix había sido en los años 1990 director general de la Policía Nacional ‎y después jefe del equipo de trabajo del ministro del Interior Charles Pasqua. Durante la guerra ‎contra Libia, Edouard Lacroix hizo el papel de negociador entre el ministro francés del Interior, ‎Claude Gueant, y el líder libio Muammar el-Kadhafi. Lacroix fue asesinado en 2012 por orden ‎del presidente Francois Hollande. ‎

Antes de cualquier otra cosa, Hollande hace un balance de la destrucción de Libia. La Yamahiriya ‎disponía de un Tesoro evaluado, como mínimo, en 150 000 millones de dólares. Oficialmente, ‎la OTAN bloqueó, o hizo que sus aliados bloquearan, alrededor de una tercera parte de esa ‎suma. ¿Qué pasó con el resto? Los kadhafistas creen poder utilizarlo para financiar ‎la resistencia a largo plazo. Pero en abril, el prefecto francés Edouard Lacroix, a quien se había ‎dado acceso a una parte de ese dinero, muere repentinamente –en un solo día– víctima de un ‎‎«cáncer fulminante» [4] mientras que el ex ministro ‎libio del Petróleo, Choukri Ghanem, aparece ahogado en Viena. Gracias al entonces ministro ‎francés de Finanzas, Pierre Moscovici; al consejero presidencial para temas económicos, ‎Emmanuel Macron; y varios banqueros de negocios, que fungen todos como cómplices pasivos, ‎el Departamento del Tesoro de Estados Unidos logra apoderarse del botín del siglo: ‎‎100 000 millones de dólares [5]. ‎

A principios de junio de 2012, Francia y el Reino Unido participan en la reunión de un grupo de ‎trabajo de los «Amigos de Siria» bautizado «Reactivación Económica y Desarrollo». ‎El encuentro tiene lugar en los Emiratos Árabes Unidos, bajo la presidencia de Alemania. ‎Se trata de lograr que los países «Amigos de Siria» se involucren en la guerra contra Siria ‎prometiéndoles un botín que recompense sus esfuerzos [6]. Años antes, las compañías ‎noruegas InSeis Terra y Sagex habían realizado oficialmente en Siria trabajos de prospección, ‎en busca de hidrocarburos. Aunque entonces declararon haber detectado 13 campos de petróleo ‎y gas sólo en dos dimensiones, en realidad habían realizado prospecciones tridimensionales y ‎por consiguiente conocían perfectamente el valor de cada uno de los yacimientos. ‎Una empresa franco-estadounidense –CGG Veritas, cotizada en la Bolsa de Londres– compra ‎la compañía noruega Sagex, que posteriormente pasa a manos del grupo Schlumberger, así que ‎‎3 Estados entran en posesión de la valiosa información… información que Siria no llegará a ‎conocer hasta 2013. Según el resultado de aquellos trabajos de prospección, el subsuelo de la ‎República Árabe Siria es como mínimo tan rico como el subsuelo de Qatar. Así que el Reino ‎Unido incluye a Osama al-Kadi, cuadro de British Gas, en el Consejo Nacional Sirio. Con ayuda de ‎ese individuo, París y Londres distribuyen entre los participantes en la segunda reunión de los ‎‎«Amigos de Siria» una serie de concesiones para la futura explotación del subsuelo del país que ‎ni siquiera han conquistado todavía. ‎

JPEG - 43.8 KB
La denominación del misil intercontinental ruso R-30 Bulava viene del nombre de una antigua ‎maza de combate eslava, convertida con el tiempo en cetro ceremonial de los grandes jefes de ‎los ejércitos cosacos.‎

Arabia Saudita se dispone a lanzar un ejército contra Damasco, mientras que el Reino Unido ‎se encargará de tomar el control de los medios sirios de difusión. La coordinación entre ‎las fuerzas se pone a prueba durante el ejercicio Eager Lion 2012, realizado en Jordania bajo ‎el mando de la OTAN. Los líderes libaneses se comprometen a mantenerse neutros, firmando la ‎‎Declaración de Baabda [7]. Se estima que Siria debería caer rápidamente. Pero Rusia dispara entonces ‎‎2 misiles intercontinentales: un Topol, desde las riberas del Mar Caspio, y un Bulava, desde un ‎submarino emplazado en el Mediterráneo. El mensaje no puede ser más claro: si las potencias ‎occidentales no han entendido los 2 vetos rusos y los 2 vetos chinos en el Consejo de Seguridad ‎de la ONU y atacan Siria, tendrán que prepararse para una nueva guerra mundial [8]. Se abre entonces una polémica con Serguei Lavrov sobre quiénes están «del ‎lado correcto de la Historia» [9]. ‎

El 30 de junio, el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, investido con un doble mandato ‎de su sucesor Ban Ki-moon y del secretario general de la Liga Árabe, preside en Ginebra una conferencia internacional sobre el futuro de la República Árabe Siria. Ningún sirio –‎ni representantes del gobierno, ni representantes de la oposición externa (el CNS)– es invitado a ese encuentro. Estados Unidos y Rusia se ponen de acuerdo en que no van a guerrear entre sí ‎en el Medio Oriente. Deciden la creación en Siria de un gobierno de unión nacional, bajo la ‎presidencia de Bachar al-Assad y con la participación de varios elementos del CNS. Oficialmente, ‎la guerra está terminada. El mundo es nuevamente bipolar, como en tiempos de la guerra fría ‎‎ [10]. ‎

Pero la secretaria de Estado, Hillary Clinton, no tiene intenciones de aceptar el fin del mundo ‎unipolar, ni siquiera piensa respetar su propia firma –según ella obtenida mediante amenazas– y ‎los ministros de Exteriores de Francia y Reino Unido emiten reservas sobre la interpretación del ‎comunicado final de Ginebra. ‎

JPEG - 64.7 KB
Sólo días después de haber logrado un acuerdo sobre Siria entre Estados Unidos y Rusia, el ‎ex secretario general de la ONU Kofi Annan se enfrenta al retroceso de las potencias ‎occidentales, instigadas por la secretaria de Estado Hillary Clinton. Kofi Annan decide dimitir.‎

Es entonces cuando la DGSE (la inteligencia exterior deFrancia) logra organizar la deserción del ‎general sirio Manaf Tlass, amigo de infancia del presidente Assad, y llevarlo a París, donde ‎lo presenta como una personalidad de primera importancia. En realidad, Manaf Tlass había ‎llegado a ser general tras los pasos de su padre –el general Mustafá Tlass, ex ministro ‎de Defensa. Pero Manaf en realidad es un artista que nunca se interesó por la política. ‎Al principio de la guerra, negoció un compromiso con los «revolucionarios» para reinstaurar ‎la paz en Rastan –su ciudad natal. Pero el presidente Assad no aceptó aquel pacto y Manaf ‎le guarda un fuerte rencor. Por haber sido amigo mío, la prensa francesa –que, al igual que ‎la clase política francesa, sólo vive para el dinero– concluye que Manaf estaba financiando la ‎‎Red Voltaire, lo cual es falso [11]. En París, lo reciben su padre –instalado en ‎la capital francesa desde que pasó a retiro, en 2004–; su hermano Firas –quien dirige ‎desde Qatar la construcción de los subterráneos que utilizan los yihadistas–; y su hermana –‎quien fue sucesivamente amante del ex ministro francés de Exteriores de Mitterrand, ‎Roland Dumas, y del periodista francés Franz-Olivier Guisbert, con quien aún trabaja. Pero ‎Manaf llega demasiado tarde como para que la conferencia de los «Amigos de Siria» pueda ‎entronizarlo como presidente de Siria en el exilio. ‎

JPEG - 30 KB
El general desertor Manaf Tlass (a la izquierda, con el entonces ministro turco Davutoglu) ‎es visto como una importante adquisición entre los llamados “Amigos de Siria”. Pero ‎este joven general prefiere el piano antes que dedicarse a derrocar a su amigo de infancia, ‎el presidente Bachar al Assad.‎

En todo caso, la estratagema montada en Abu Dabi arroja resultados. El 6 de julio de 2012, ‎todos corren a la tercera conferencia de «Amigos de Siria», organizada en París, donde ‎se reúnen 130 Estados y organizaciones intergubernamentales, atraídos por los efluvios del ‎petróleo y el gas. Sólo una semana después de la solemne firma de la paz por parte de Hillary ‎Clinton y Serguei Lavrov, una importante delegación estadounidense llega a París para reactivar ‎la guerra.‎

JPEG - 24.1 KB
El criminal de guerra Abu Saleh (sentado de frente, a la extrema derecha), yihadista de la ‎Brigada al-Faruk, asiste en París a la 3ª conferencia de los “Amigos de Siria” como ‎invitado especial del presidente francés Francois Hollande (en la tribuna, haciendo uso de ‎la palabra).‎

Cuando el presidente Hollande toma la palabra ante las delegaciones presentes sienta a su lado ‎a Abu Saleh, el «periodista» de France24 que había huido de Baba Amro con los franceses. ‎Al final de la reunión, Hollande felicita profusamente a este «revolucionario» ante las cámaras ‎del servicio de prensa de la presidencia. Pero esas imágenes desaparecen del sitio web de la ‎Presidencia de la República en cuanto yo señalo que Abu Saleh es culpable de crímenes contra la ‎humanidad por haber participado en el «tribunal revolucionario» creado por el emirato de ‎Baba Amro, que condenó e hizo degollar a 150 civiles cristianos y alauitas. ‎

El discurso que el presidente Hollande pronuncia en esa conferencia ni siquiera fue escrito en ‎sus oficinas sino que fue redactado –en inglés– en Washington, Nueva York o Tel Aviv y ‎traducido apresuradamente al francés [12]. Después de saludar el esfuerzo de Kofi Annan como un progreso en el ‎sentido correcto, Hollande clama que «¡Bachar tiene que irse! ¡Debe constituirse un gobierno ‎de transición!». El presidente francés cambia así, de facto, el sentido de la palabra ‎‎«transición«» que, en el Comunicado de Ginebra, designaba el paso del desorden a la paz. ‎En lo adelante, la «transición» –según los «Amigos de Siria»– designará el paso de una Siria ‎con Bachar al-Assad y con instituciones laicas inspiradas en la Revolución Francesa a una Siria ‎bajo control de la Hermandad Musulmana. La fórmula «transición política» reemplaza desde ‎ese momento la consigna de «cambio de régimen». El CNS se regocija mientras que Hillary ‎Clinton se deleita con los cambios. ‎

La unanimidad de los llamados «Amigos de Siria» se basa en la ambición que despierta el ‎eventual acceso a los yacimientos de hidrocarburos, pero tiene un carácter irracional que ‎me lleva a verlo a la vez como la mayor coalición creada en la historia de la Humanidad y como ‎la continuación del enfrentamiento, que marcó la Antigüedad, entre el Imperio Romano y la red ‎de puntos comerciales sirios. Todo esto me recuerda aquella consigna que Catón el Viejo repetía ‎como un mantra en cada discurso: «Carthago delenda est» (¡Cartago debe ser destruida! o ‎‎¡Hay que acabar con Cartago!). ‎

Durante los días posteriores, Francois Hollande, David Cameron e Hillary Clinton repiten, como ‎un mantra moderno, «¡Bachar tiene que irse!». Al repetir incesantemente esa frase no hacen ‎otra cosa que retomar el eslogan característico de las «revoluciones de colores» ‎‎(«¡Chevarnadze, basta!» o «¡Fuera Ben Alí!»). Al dirigirse a sus homólogos –jefes de Estado ‎o de gobierno y ministros– como si fueran una multitud, se refieren al presidente Assad sólo ‎por su nombre de pila, llamándolo «Bachar». Pero esa forma de actuar no conduce a nada, ‎sólo resalta la impotencia de quienes la adoptan. ‎

El 12 de julio de 2012, comienza la operación «Volcán de Damasco y Terremoto en Siria». Más ‎de 40 000 mercenarios –provenientes de todos los países árabes, entrenados por la CIA ‎en Jordania, dirigidos por Francia y Reino Unido y pagados por Arabia Saudita– cruzan ‎la frontera y se abalanzan sobre Damasco [13].‎

La retirada francesa durante la liberación de Baba Amro y el acuerdo de paz firmado en Ginebra ‎sólo dos semanas antes no son más que lejanos recuerdos. Se inicia contra Siria una ‎nueva guerra, basada en lo adelante en el uso de ejércitos de mercenarios, una guerra que será ‎mucho más mortífera que la anterior.‎

(Continuará)‎

La edición en español de este libro también existe en papel. ‎
- Argentina
- España
- Colombia
- México
- Perú
- Amazon

[1] «Francia, según Francois Hollande», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 31 de julio ‎de 2012.

[2] Estudio del pensador libanés Hassan Hamadé y documentos aún no publicados.

[3] «Francois Hollande negoció con el emir de Qatar», Red Voltaire, 7 de mayo de 2012.

[4] «Precisiones sobre la lista de terroristas franceses en Siria», Red Voltaire, 21 de noviembre de 2015.

[5] «La rapiña del siglo: el asalto de los voluntarios a los fondos soberanos libios»; «Macron y Libia: la Rothschild Connection», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 22 de abril ‎de 2011 y 2 de agosto de 2017.

[6] «Los “Amigos de Siria” se reparten la economía siria antes de haber conquistado el país», por German Foreign Policy, ‎‎Horizons et débats (Suiza), Red Voltaire, 14 de junio de 2012.

[7] «Declaración de Baabda», Red Voltaire, 11 ‎de junio de 2012.

[8] «Disparos rusos de advertencia», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de junio ‎de 2012.

[9] «Del lado correcto de la Historia», por Serguei ‎Lavrov; «Intervención de Barack Obama ante la 67ª Asamblea General de las Naciones Unidas», por Barack Obama, Red Voltaire, 17 de junio de 2012 y 25 de ‎septiembre de 2012.

[10] «Comunicado final del Grupo de Acción para Siria», Red Voltaire, ‎‎30 de junio de 2012.

[11] «Le petit monde composite des soutiens au régime syrien», C.A., Le Monde, 5 de junio de 2012. «Syrie: quand ‎le général dissident était l’ami de Dieudonné», ‎Pierre Haski, Rue 89, 29 de julio de 2012.

[12] «Discurso de Francois Hollande en la 3ª reunión del Grupo de Amigos del pueblo sirio», por François Hollande, Red Voltaire, ‎‎6 de julio de 2012.

[13] «La batalla de Damasco ha comenzado», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de julio de 2012.

Una victoria de la Francia que quería la paz
Una victoria de la Francia que quería la paz
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (12/25)‎
 
Dos Francias
Dos Francias
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (11/25)‎
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.