Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

Grecia entrega sus bases militares a ‎Estados Unidos

Washington se aprovecha de las dificultades económicas de Grecia para imponer ‎a Atenas un tratado que permite a Estados Unidos cortar el acceso de Rusia al ‎Mar Negro. Sólo los diputados comunistas griegos y sus aliados se opusieron a su ‎ratificación. ‎

| Roma (Italia)
+
JPEG - 38.6 KB
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el ministro de Defensa griego, ‎Nikolaos Panayotopoulos, firmaron en Atenas, el 5 de octubre de 2019, “Acuerdo de ‎Cooperación de Defensa Mutua” (Mutual Defense Cooperation Agreement).‎

El parlamento de Grecia ratifició un «Acuerdo de Cooperación de Defensa Mutua» que concede a ‎Estados Unidos el uso de todas las bases militares griegas. Esas bases servirán a las fuerzas ‎armadas estadounidenses no sólo para almacenar armamento y como centros de ‎aprovisionamiento y de entrenamiento sino también para la realización de operaciones de ‎‎«respuesta rápida», o sea como trampolín para misiones de ataque. ‎

Particular importancia revisten la base de Larissa, donde la US Air Force ya mantiene drones ‎MQ-9 Reaper, y la de Stefanovikio, donde el ejército de Estados Unidos ya tiene desplegados ‎helicópteros Apache y Black Hawk.‎

El ministro de Defensa griego, Nikolaos Panayotopoulos, ha definido el acuerdo como «ventajoso ‎para nuestros intereses nacionales porque incrementa la importancia de Grecia en la planificación ‎estadounidense». ‎

Esa importancia, Grecia la tenía ya desde hace tiempo. Basta con recordar el sangriento “golpe de ‎los coroneles”, organizado en 1967 en el marco de la operación stay-behind de la CIA [1], y el subsiguiente periodo de masacres terroristas iniciado con el sangriento atentado de la ‎Piazza Fontana, en 1969 [2].‎

Aquel mismo año se instaló en Grecia, en la base de Souda Bay, en la isla de Creta, un ‎destacamento naval de la US Navy (la marina de guerra de Estados Unidos), proveniente de la ‎base de Sigonella, en Sicilia (Italia) y bajo las órdenes del Mando estadounidense con sede en ‎Nápoles, también en Italia. La base naval de Souda Bay es hoy una de las más importantes para ‎Estados Unidos y la OTAN en el Mediterráneo y ha sido utilizada en las guerras de ‎Estados Unidos en el Medio Oriente y el norte de África. ‎

Ahora, el Pentágono invertirá en Souda Bay 6 millones de euros, además de los 12 millones que ‎invertirá en la base de Larissa, según anuncia el ministro griego de Defensa, presentando todo ‎esto como un gran negocio para Grecia. ‎

Sin embargo, el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis anuncia que su gobierno ya firmó con ‎el Pentágono un acuerdo para modernizar los aviones de combate F-16 de Grecia, lo cual ‎costará al país 1 500 millones de dólares. También hizo saber que Grecia se plantea la compra a ‎Estados Unidos de drones y de aviones de combate F-35. ‎

Grecia es, después de Bulgaria, el miembro de la OTAN que desde hace tiempo consagra al sector ‎militar el más alto porcentaje de su PIB: un 2,3%. ‎

El acuerdo que Grecia acaba de firmar garantiza además a Estados Unidos «el uso ilimitado del ‎puerto de Alejandrópolis» [3]. Ese puerto griego se halla en el Mar Egeo, al borde del estrecho de los ‎Dardanelos. Este último, al conectar el Mediterráneo con el Mar Negro, constituye una vía ‎fundamental de tránsito marítimo, sobre todo para Rusia. Además, la región de Tracia oriental (la ‎pequeña parte de territorio europeo de Turquía) es precisamente el punto de llegada, a través del ‎Mar Negro y desde Rusia, del gasoducto Turk Stream. ‎

La «inversión estratégica» que Washington ya está realizando en la infraestructura portuaria ‎griega tiene como objetivo convertir Alejandrópolis en una de las bases militares más importantes ‎de la región, capaz de bloquear el acceso de los navíos rusos al Mediterráneo y, ‎simultáneamente, de contrarrestar los esfuerzos de China por hacer del puerto del Pireo una ‎importante escala de la Nueva Ruta de la Seda. ‎

‎«Estamos trabajando con otros socios democráticos en la región para rechazar actores maléficos ‎como Rusia y China, sobre todo Rusia, que utiliza la energía como instrumento de su influencia ‎maléfica» [4], declara el embajador ‎de Estados Unidos en Atenas, Geoffrey Pyatt, subrayando a la vez que ‎«Alejandrópolis tiene un ‎papel crucial para la seguridad energética y la estabilidad de Europa». ‎

‏En ese marco se inserta el Acuerdo de Cooperación de Defensa Mutua firmado entre Grecia y ‎Estados Unidos, acuerdo que el parlamento griego ratificó con 175 votos a favor, emitidos por los partidos ‎de centro-derecha que conforman el actual gobierno –Nueva Democracia y otros– por 33 votos ‎en contra –del Partido Comunista y algunos aliados– mientras que otros 80 diputados dijeron ‎‎«presente», como se hace en el Congreso estadounidense, lo cual, equivale, en el parlamento ‎griego a optar por la abstención. ‎

Y fue Syriza, la Coalición de la Izquierda Radical lidereada por Alexis Tsipras, quien optó por la ‎abstención, una formación política que estuvo en el poder y que ahora está en la oposición, en un ‎país que –después de haber sido obligado a vender barato su propia economía– ahora también ‎vende barato no sólo sus bases militares sino además lo poco que le queda en términos de ‎soberanía. ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] «La guerra secreta en Grecia», por Daniele Ganser, Red Voltaire, 23 de agosto ‎de 2014.

[2] «Cuando el juez Felice Casson reveló la existencia de Gladio…», por Daniele Ganser, Red Voltaire, 26 de noviembre de 2009.

[3] «Alejandrópolis, nueva base de ‎Estados Unidos contra Rusia», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 27 de ‎septiembre de 2019.

[4] «Grecia, el factor OTAN», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 7 de abril de 2015.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.