JPEG - 56.8 KB

Las fuerzas terrestres de Estados Unidos en Europa (US Army Europe) han decidido, «después ‎de una atenta evaluación y planificación», realizar en Polonia, del 5 al 19 de junio, el ejercicio ‎militar Allied Spirit en el marco de las grandes maniobras Defender Europe 2020. ‎

Se prevé la participación de 4 000 soldados estadounidenses de varias unidades ‎blindadas y de infantería, junto a 2 000 soldados polacos. Ese ejercicio, programado inicialmente ‎para el mes de mayo, se había pospuesto debido a la epidemia de Covid-19, que modificó ‎parcialmente el conjunto de maniobras denominado Defender Europe 2020. ‎

Según precisa el US Army Europe, cuando se decidió –en marzo– suspender temporalmente el ‎envío de tropas desde Estados Unidos, «más del 90% del material de guerra destinado a ‎Defender Europe 2020 ya estaba en aviones y navíos camino a Europa». En total, llegaron ‎a Europa más de 3 000 unidades de material de guerra estadounidense, comenzando por una ‎buena cantidad de tanques, a los que se agregaron otros más de 9 000 vehículos blindados y ‎otros vehículos militares que ya se encontraban en los depósitos «preposicionados» que ‎Estados Unidos mantiene en Alemania. ‎

Desde Estados Unidos llegaron más de 6 000 soldados, para sumarse a otros varios miles de soldados ‎estadounidenses que también estaban ya en Europa.

A pesar del «ajuste provocado por el Covid-‎‎19», anuncia el ejército de Estados Unidos, «se alcanzaron numerosos objetivos de rapidez ‎estratégica». El ejército de Estados Unidos anuncia así que, para recuperar “el tiempo perdido”, ‎‎«el US Army Europe está planificando ejercicios adicionales para los próximos meses, ejercicios ‎basados en numerosos objetivos originales de Defender Europe 2020 para incrementar la rapidez y ‎la interoperatividad de las fuerzas de Estados Unidos y sus aliados». ‎

Allied Spirit es, por consiguiente, el primero de una serie de ejercicios que se realizarán en ‎el mismo marco estratégico, claramente antirruso. No es casualidad que ese ejercicio se realice ‎en Polonia. Es allí –según lo estipulado en la Declaración firmada en septiembre de 2019 por ‎el presidente Trump con el presidente polaco Duda– donde Estados Unidos está incrementando ‎considerablemente su presencia militar. La cantidad de soldados que Estados Unidos mantiene ‎de forma permanente, mediante un sistema de rotación de los hombres, se eleva de 4 500 a ‎‎5 500 efectivos. ‎

En Poznan, las fuerzas estadounidenses instalan ahora su propio cuartel general avanzado. ‎En Drawsko Pomorskie, las fuerzas armadas de Estados Unidos abren un Centro de Entrenamiento de Combate. En Wroclaw-Strachowice, la fuerza aérea de Estados Unidos realiza ‎una gran escala de desembarco en aeropuerto. En Laski, la fuerza aérea de Estados Unidos ‎despliega un escuadrón de aviones sin piloto, que incluye drones de ataque Reaper MQ-9, ‎mientras que en Powidz despliega una brigada aérea de combate.‎

También en Powidz, así como en Lubliniec, las fuerzas especiales estadounidense instalan ‎bases propias. En una localidad polaca aún por definir se desplegará de forma permanente una ‎escuadra de combate blindada estadounidense. Todo el equipamiento ya está en Bergen-Hohne ‎‎(Alemania).‎

El US Army Europe anuncia por otro lado que la 173ª Brigada Aerotransportada estadounidense, con base ‎en Vicenza (Italia), está planificando operaciones en los Balcanes y en la región del Mar Negro ‎mientras que el 10º Mando Antiaéreo y de Misiles participará en ejercicios en el Báltico. ‎

La fuerza aérea de Estados Unidos anuncia que en mayo los tres tipos de bombarderos ‎estratégicos estadounidenses, capaces de utilizar tanto armas convencionales como armamento ‎atómico –o sea los bombarderos B-2 Spirit, B-1B Lancer y B-52H– realizaron misiones ‎en Europa, despegando desde bases en suelo estadounidense, demostrando que «la pandemias ‎de Covid-19 no afectó la rapidez ni el alcance de los bombarderos estratégicos estadounidenses».‎

Todos esos hechos, convenientemente silenciados por los grandes medios de difusión, que ‎en cambio habían anunciado la «anulación» de Defender Europe 2020 a causa del Covid-19, ‎confirman que Estados Unidos no anuló sino que sólo remodeló la operación estratégica… ‎prologándola. ‎

El objetivo de Washington sigue siendo incrementar la tensión en contra de Rusia utilizando ‎Europa como primera línea de enfrentamiento. Eso permite a Estados Unidos fortalecer su ‎propio liderazgo sobre sus aliados europeos y dirigir la política exterior y militar de la Unión ‎Europea, teniendo en cuenta que de los 27 Estados miembros de la UE, 22 son también miembros ‎de la OTAN, sometida a las órdenes de Washington. ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio ‎