JPEG - 29.3 KB

Nosotros, ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania, Canadá, los Estados Unidos ‎de América, Italia, Japón y Reino Unido, y el Alto Representante de la Unión Europea, condenamos ‎unánimemente y con la mayor firmeza el envenenamiento de Alexei Navalni, que ha sido ‎confirmado. ‎

Alemania ha informado a sus socios del G7 que las conclusión clínicas y toxicológicas de los ‎expertos médicos alemanes y de un laboratorio especializado de las fuerzas armadas alemanas ‎han determinado que Alexei Navalni fue víctima de un ataque por medio de un agente neurotóxico ‎químico del grupo «Novichok», sustancia preparada por Rusia. Navalni está bajo cuidado en una ‎unidad de cuidados intensivos de un hospital de Berlín y su estado sigue siendo serio. Todos ‎nuestros pensamientos van a su familia y le deseamos un pronto y total restablecimiento. ‎

Todo uso de armas químicas, en cualquier lugar, en cualquier momento, por parte de quién sea y ‎bajo cualquier circunstancia es inaceptable y contradice las normas internacionales contra el uso ‎de dichas armas. Nosotros, ministros de Exteriores del G7, llamamos a Rusia a aclarar totalmente, ‎sin demora y con toda transparencia, la identidad de los autores de este odioso envenenamiento ‎y, teniendo en cuenta los compromisos contraídos por ese país en el marco de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas, a procesar judicialmente a esas personas. ‎

Este ataque contra Alexei Navalni, figura de la oposición, constituye igualmente un nuevo ataque ‎grave contra la democracia y el pluralismo político en Rusia. Representa una seria amenaza para ‎las mujeres y hombres que se dedican a la defensa de las libertades políticas y civiles que la propia ‎Rusia se ha comprometido a garantizar. Llamamos a Rusia a mostrarse a la altura de sus ‎compromisos en el marco del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y a ‎garantizar esos derechos a sus ciudadanos, sobre todo el derecho a la libertad de expresión. ‎

Continuaremos siguiendo con atención la respuesta de Rusia a los llamados internacionales ‎solicitando explicaciones sobre el envenenamiento abyecto de Navalni. Seguimos firmemente ‎decididos a apoyar la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos en Rusia y a ‎fortalecer nuestro apoyo a la sociedad civil rusa. ‎