Según la Comisión Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes estadounidense ‎‎(Permanent Select Committee on Intelligence), los servicios de inteligencia de la República Popular ‎China son ahora más eficaces que los de Estados Unidos en los sectores estratégico, político y ‎militar (exceptuando el Medio Oriente). ‎

Con la disolución de la Unión Soviética, hace 30 años, en Estados Unidos creyeron que ya ‎no habría un competidor a la altura de la superpotencia estadounidense, cuyos dirigentes ‎reformaron entonces sus servicios de inteligencia reorientándolos hacia la destrucción de los ‎Estados en los países del Medio Oriente, conforme a la estrategia Rumsfeld/Cebrowski ‎ [1]‎. ‎Pero eso ha permitido a China conquistar la supremacía en todos los demás sectores. ‎

Al cabo de 2 años de investigación, la Comisión del Congreso estadounidense dice haber quedado ‎sorprendida ante el actual retraso de Estados Unidos en materia de inteligencia. ‎

La Comisión recomienda la creación de medios de concertación bipartidistas para reformar la ‎arquitectura misma de los servicios de seguridad estadounidenses y reorientar los servicios de ‎inteligencia. La Comisión recalca que habrá que contratar expertos en política china para tratar ‎de entender las intenciones de Pekín. ‎

[1] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el ‎mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017.‎