Una conferencia internacional por el retorno de los refugiados sirios comenzó en Damasco, la ‎capital siria, el 11 de noviembre de 2020. El presidente sirio, Bachar al-Assad, intervino por ‎videoconferencia en la sesión de apertura. ‎

Después de agradecer a los aliados de la República Árabe Siria –Rusia, Irán y China–, el presidente ‎Assad subrayó que la cuestión de los refugiados sirios es un problema creado artificialmente ‎ya que, en toda su historia, nunca hubo en Siria una corriente de emigración colectiva por ‎razones políticas. Los sirios que salieron de su país en los últimos años no huían de las ‎autoridades sirias sino que trataban de poner sus familias a salvo de la agresión externa. ‎El desafío que se plantea en este momento es enorme ya que parte del territorio sirio sigue bajo ‎la ocupación de fuerzas extranjeras o yihadistas mientras que el resto del país ha sido devastado ‎por la guerra. Sin embargo, el gobierno sirio ha logrado restablecer parcialmente un mínimo ‎de las vías de comunicación terrestre y de los servicios públicos. ‎

En la apertura de la conferencia, Alexander Lavrentiev, enviado especial del presidente ruso ‎Vladimir Putin, leyó un mensaje del ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, quien plantea la ‎necesidad de poner fin a la politización del tema de los refugiados. ‎

El jefe de la diplomacia rusa respondió así a una declaración de la Unión Europea, emitida la víspera ‎por el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ‎en contra de la conferencia [1]. ‎

El documento emitido por Borrel ratificaba que la Unión Europea sigue los principios de la administración de ‎la ONU formulados en febrero de 2018, principios provenientes de un memorándum secreto del ‎entonces subsecretario general de la ONU para Asuntos Políticos, el embajador estadounidense ‎Jeffrey Feltman, quien prohibió a las agencias de la ONU toda participación en el esfuerzo de ‎reconstrucción necesario en Siria [2].‎

En la apertura de la conferencia de Damasco, la delegación iraní propuso la creación de un Fondo ‎Internacional de Reconstrucción. ‎

La delegación china recordó por su parte que las sanciones estadounidenses y europeas ‎contra Siria son ilegales a la luz del Derecho Internacional. ‎

[1] “UE Declaration on the refugee conference in Damascus”, por Josep Borrell, Voltaire Network, 10 de noviembre de 2020.

[2] «Parámetros y principios de la asistencia de la ONU en Siria», por Jeffrey D. Feltman, Red Voltaire, 15 de octubre de 2017.