El presidente estadounidense Joe Biden anunció que Estados Unidos «se retira» ‎de Afganistán [1]. ‎

A pesar de ese anuncio, emitido el 14 de abril de 2021, Biden no está aplicando el programa de su predecesor, Donald Trump, que además de la ‎retirada de las tropas estadounidenses incluía el cese definitivo de la «guerra sin fin». ‎Por cierto, Joe Biden nunca ha mencionado un abandono de la estrategia Rumsfeld/Cebrowski ‎‎ [2]‎.‎

Según el secretario de Defensa de Joe Biden, el general Lloyd Austin, Estados Unidos seguirá ‎pagando los salarios del ejército y la policía de Afganistán y se ocuparía también del equipamiento ‎de la fuerza aérea y de las fuerzas especiales afganas. De hecho, no habrá una verdadera ‎‎«retirada» estadounidense sino más bien una “operación de retrogradación” ya que el Pentágono planea ‎redesplegar esas tropas en otros “frentes”. ‎

Todo está sucediendo como si el Pentágono tuviera intenciones de continuar la «guerra sin fin» ‎en Afganistán exactamente como la inició en Líbano, o sea sin tropas estadounidenses y ‎explotando las divisiones entre las poblaciones locales. ‎

De paso, tuvimos la oportunidad de oír una mentira más. Según el presidente Biden y el secretario ‎de Estado Blinken, Estados Unidos ha cumplido su promesa ya que «hicimos justicia a Osama ‎ben Laden» (sic).‎

[1] «Anuncio de retirada militar de Estados Unidos de Afganistán», por ‎Joseph R. Biden Jr., Red Voltaire, 14 de abril de 2021.

[2] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para ‎el ‎mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, ‎‎22 ‎de ‎agosto ‎de 2017.‎