JPEG - 47.2 KB

Señor ministro de Exteriores, Luigi, amigo mío, muchas gracias. Y gracias por el trabajo ‎extraordinario que ha permitido reunirnos a todos, y es maravilloso estar hoy con tantos colegas. ‎Sobre todo, gracias por haber organizado lo que resulta una reunión muy importante. Y, a todos ‎los miembros de la Coalición Mundial contra Daesh, gracias por ser parte de esta empresa hoy, ‎pero también todos los días. ‎

Desde la creación de esta Coalición, en 2014, nuestras acciones conjuntas por, con y a través de ‎nuestros socios locales han sido un elemento esencial para lograr la derrota territorial de Daesh ‎en Irak y en Siria. Millones de civiles han podido regresar a sus hogares. Los desplazamientos de ‎los combatientes extranjeros de Daesh desde y hacia Siria e Irak prácticamente han cesado. Y los ‎principales dirigentes de Daesh han sido capturados o muertos. Se trata de importantes logros ‎que demuestran lo que es posible cuando nos unimos por una causa común con un compromiso ‎común. ‎

Pero aún queda trabajo por hacer y permítanme exponer brevemente lo que Estados Unidos ‎considera como nuestras prioridades claves en este momento. Pienso que parecerá a ustedes muy ‎familiar porque corresponde precisamente a lo que Luigi acaba de decir. Primeramente, los ‎elementos restantes de Daesh en Irak y en Siria, aunque muy disminuidos, siguen aspirando a ‎realizar ataques a gran escala, como hemos visto con los dos atentados suicidas de enero ‎en Bagdad. Para preservar nuestros logros militares debemos reafirmar nuestro compromiso, ‎principalmente con la operación Inherent Resolve, de la misión complementaria de la OTAN ‎en Irak, y con el fortalecimiento de las capacidades antiterroristas confiadas a civiles. ‎

En segundo lugar, tenemos que reactivar la ayuda de la Coalición a la estabilización en Irak y ‎en Siria, como dijo Luigi, para obstaculizar todo resurgimiento de Daesh en esos países. Nuestra ‎ayuda a la estabilización permitirá responder a necesidades críticas que los sirios mismos han ‎priorizado, enfrentar las vulnerabilidades anteriormente utilizadas por Daesh, llenar las lagunas de ‎las capacidades de las autoridades locales. Esas necesidades son particularmente urgentes debido ‎a la sequía y la deterioración económica en Siria, que Daesh trata de explotar. ‎

Hemos avanzado mucho en nuestro objetivo de movilizar 670 millones de dólares para 2021 en ‎el marco de las acciones de estabilización en Irak y en el noreste de Siria. Pienso que ya estamos ‎cerca de los 507 millones en este momento, así que continuemos hasta alcanzar nuestro ‎objetivo. Además, hoy puedo anunciar por otra parte que Estados Unidos aportará una ayuda ‎humanitaria adicional de 436 millones de dólares a los sirios y a las comunidades que ‎los acogen, lo cual elevará el total de la ayuda humanitaria de Estados Unidos en respuesta a la ‎crisis siria a cerca de 13 500 millones de dólares. Juntos debemos persistir también en nuestros ‎objetivos de estabilización, como ya hemos mantenido nuestro compromiso en el marco de ‎nuestra campaña militar que alcanzó la victoria en el campo de batalla. ‎

En tercer lugar, 10 000 combatientes de Daesh siguen detenidos por parte de las FDS en Siria. ‎Esa situación es simplemente insostenible. Simplemente no puede durar indefinidamente. ‎Estados Unidos sigue exhortando los países de origen, incluyendo los que son socios de ‎la Coalición, a repatriar, reinsertar y, de ser necesario, procesar ante la justicia a sus ciudadanos. ‎Varios países han trabajado bien en esos frentes. Kazajastán repatrió más de 600 combatientes y ‎familiares de estos y ha reclutado a numerosos repatriados en programas de rehabilitación. ‎Uzbekistán, Tayikistán y la República Kirguiza han repatriado desde Irak a familiares de ‎combatientes terroristas extranjeros y, en el caso de Uzbekistan, [han sido repatriados] también ‎desde Siria y Afganistán. Varios países de los Balcanes, como Bosnia-Herzegovina, Kosovo y ‎Macedonia del Norte, también han repatriado combatientes terroristas extranjeros. E Italia, ‎por supuesto, se ha distinguido como uno de los pocos países de Europa occidental dispuestos a ‎permitir el regreso de sus ciudadanos de la región. [Italia] acaba de repatriar una combatiente ‎terrorista extranjera y sus hijos. Finlandia también ha dado el ejemplo repatriando varias familias ‎originarias de Finlandia. ‎

En cuarto lugar, garantizar la derrota duradera de Daesh significa también enfrentar eficazmente ‎las amenazas de Daesh fuera de Irak y de Siria, allí donde Daesh ha concentrado recientemente ‎sus esfuerzos. Estamos especialmente agradecidos por el apoyo de los socios de la Coalición en ‎el marco de la extensión de los esfuerzos de fortalecimiento de las capacidades de lucha contra el ‎terrorismo para los países en primera línea de la amenaza de Daesh en África. Y, una vez más, ‎apoyo firmemente lo que el ministro de Exteriores ha dicho en ese sentido. Aprovechemos la ‎discusión de hoy para tratar de desarrollar los planes de la coalición para enfrentar eficazmente la ‎amenaza en África y sincronizar nuestros esfuerzos con nuestros socios nacionales, regionales e ‎internacionales. ‎

Para recapitular muy brevemente varias medidas que la Coalición adoptó recientemente, ‎Estados Unidos y Nigeria convocaron en noviembre pasado una reunión de la Coalición con ‎representantes de los Estados del oeste de África para discutir sobre la lucha contra la amenaza ‎de Daesh en el oeste de África y el Sahel. También hemos realizado conversaciones informales ‎entre socios de la Coalición sobre la creciente amenaza de Daesh en el norte de Mozambique y ‎sobre las medidas que pudiéramos tomar allí. Varios grupos de trabajo de la Coalición extienden su ‎campo de acción privilegiada para incluir África. Por ejemplo, el grupo de trabajo sobre las ‎comunicaciones propuso recientemente un documento-marco para África para guiar el enfoque ‎de la Coalición frente a Daesh en África, en el espacio de la información, quitando credibilidad a la ‎‎“marca”, revelando las tácticas de reclutamiento, favoreciendo las oportunidades de diálogo, ‎difundiendo discursos positivos que constituyen una alternativa a los de Daesh. ‎

Es un esfuerzo de vital importancia. Vemos –yo sé que todos ustedes lo saben–, vemos ‎combatientes de 13 y 14 años tomar las armas para matar gente y tenemos que ocuparnos de ‎eso desde todos los ángulos posibles. Y el trabajo de información es de vital importancia. ‎Exhortamos más grupos de trabajo de la Coalición –por ejemplo, el grupo de lucha contra el ‎financiamiento de Daesh– a unirse a ese esfuerzo y a conceder atención adicional a Daesh y al ‎problema que plantea en África. ‎

Y los recientes esfuerzos de expansión de la Coalición han estado dirigidos a las naciones ‎africanas, con la República Centroafricana y Mauritania como miembros 82 y 83. Seguimos ‎estimulando los principales Estados de primera línea y los dirigentes regionales en África a ‎plantearse integrar esta Coalición. ‎

Para terminar por hoy sobre este tema, Estados Unidos anuncia hoy la inscripción de Ousmane ‎Illiassou Djibo en la lista de terroristas mundiales expresamente designados. Djibo es un alto ‎dirigente y un lugarteniente clave de Daesh Gran Sahara. Esta designación se inscribe en el marco ‎de nuestra acción constante de lucha contra el financiamiento de Daesh en África. ‎

Permítanme concluir diciendo hasta qué punto Estados Unidos agradece la asociación de ustedes ‎y su compromiso en vencer a Daesh en Irak, en Siria, en todas partes del mundo. Hemos hecho ‎grandes progresos porque hemos trabajado juntos. Esperamos, por lo tanto, mantener nuestra ‎vigilancia y continuar la lucha contra esta organización terrorista hasta que sea vencida de ‎manera decisiva. Muchas gracias. ‎