JPEG - 20 KB

Deseo informarle, en nombre de mi Gobierno, que Estados Unidos, en ejercicio de su derecho inmanente de legítima defensa, consagrado en el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ha llevado a cabo ataques selectivos contra instalaciones situadas en dos emplazamientos en Siria y uno en Irak, cerca de la frontera entre los dos países. Estas instalaciones eran utilizadas por milicias respaldadas por Irán que han estado implicadas en una serie de ataques lanzados con aeronaves no tripuladas y cohetes contra el personal y las instalaciones de Estados Unidos en Irak. Esta carta complementa otras anteriores enviadas al Consejo, incluida la carta de fecha 27 de febrero de 2021, en la que se exponen más detalladamente los motivos por los que se adoptaron estas medidas de legítima defensa en respuesta a los ataques.

Los ataques de las milicias se han intensificado en los últimos meses. Entre los ataques con cohetes perpetrados recientemente cabe mencionar los lanzados contra la base aérea de Balad el 4 de abril, el 18 de abril y el 3 de mayo de 2021; el Centro de Apoyo Diplomático en Bagdad, cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad, el 2 de mayo de 2021; y la base aérea de Al-Asad el 4 de mayo y el 24 de mayo de 2021. Entre los ataques con aeronaves no tripuladas llevados a cabo recientemente figuran los perpetrados contra instalaciones estadounidenses en Erbil el 14 de abril de 2021; la base aérea de Al-Asad el 8 de mayo de 2021; la base aérea de Bashur el 10 de mayo de 2021; e instalaciones estadounidenses cerca del aeropuerto internacional de Bagdad el 9 de junio de 2021. En estos ataques resultaron heridos miembros del personal de Estados Unidos y de la Coalición, cuyas vidas estuvieron en peligro. Hubo otros intentos de ataque con aeronaves no tripuladas.

En respuesta a estos ataques, Estados Unidos ha emprendido acciones militares para proteger y defender la seguridad de su personal, para debilitar y desbaratar la serie de ataques que se están llevando a cabo contra Estados Unidos y sus socios, y para disuadir a la República Islámica de Irán y a las milicias respaldadas por Irán de llevar a cabo o apoyar nuevos ataques contra el personal o las instalaciones de Estados Unidos. A fin de lograr estos objetivos, hemos emprendido estas acciones necesarias y proporcionadas contra las instalaciones que los grupos implicados en estos ataques utilizan para el almacenamiento de armas, las operaciones de mando, la logística y las operaciones con aeronaves no tripuladas. Esta respuesta militar se puso en marcha para desescalar la situación y evitar nuevos ataques, después de que las opciones no militares resultaran inadecuadas para hacer frente a la amenaza, y fue acompañada de medidas diplomáticas, como consultas con los socios de la Coalición.

Estados Unidos sigue dispuesto a recurrir a la fuerza necesaria y proporcionada en legítima defensa para responder a futuras amenazas o ataques.

Le ruego que tenga a bien hacer distribuir la presente carta como documento del Consejo de Seguridad.