La publicación electrónica The Intercept reporta que el moderno sistema estadounidense de ‎identificación biométrica militar HIIDE (Handheld Interagency Identity Detection Equipment) ‎ha caído en manos de los talibanes [1].‎

A lo largo de 20 años, las fuerzas de ocupación estadounidenses en Afganistán crearon y ‎alimentaron un enorme fichero de datos biométricos de casi toda la población afgana. ‎Ese enorme archivo incluye todo el juego de huellas digitales de cada persona fichada y los datos ‎que permiten identificarlas escaneando el iris ocular. Todas las personas que entraban o salían ‎de Afganistán así como todas las personas que fueron detenidas en algún momento o que ‎trabajaron para Estados Unidos están incluidas en ese fichero biométrico. ‎

Todavía se ignora si los talibanes disponen de la capacidad técnica necesaria para comenzar a ‎explotar rápidamente esa enorme base de datos biométricos… o si pedirán ayuda a los servicios secretos de Pakistán.‎

Los talibanes ya disponen también de listas completas donde están identificados los afganos que ‎torturaron y asesinaron en el marco de las “labores” de contrainsurgencia que los ocupantes ‎estadounidenses confiaban a la Khost Protection Force y a la Dirección Nacional de Seguridad del ‎derrocado gobierno afgano. ‎

titre documents joints


(PDF - 3.3 MB)

[1«The Taliban Have Seized U.S. Military Biometrics ‎Devices», Ken ‎Klippenstein y Sara Sirota, The Intercept, 18 de agosto de 2021.