Red Voltaire

Beatriz Chisleanschi

Periodista. Integrante del Observatorio de Medios-UTPBA.

9 artículos
 
 
 
 
 
Cuando callar es una cuestión de respeto
Ser digno de ser
por Beatriz Chisleanschi
 
Telefonía móvil
El crimen perfecto
por Beatriz Chisleanschi
06. El crimen perfecto Buenos Aires (Argentina) | 26 de julio de 2006
El garrote, elemento fundamental del hombre primitivo en la escala biológica ya tiene su reemplazo: el celular. La mano humana parece haber cambiado su morfología, a la palma, las falanges y las falangetas y los dedos se le suma el teléfono móvil. Ingresar al universo de la telefonía celular significa transitar por rutas donde las palabras parecen haberse trasvestido: ringtones, cameraphones, musicphones, megapixel, messenger, tecnología imode. Distintas funciones que conforman un nuevo planeta en el cual las preguntas filosofales primarias sobre la vida encuentran su sentido en una serie de chips, redes o placas. Hace 33 años nacía el primer teléfono celular. Nadie imaginó los alcances a los que llegaría un avance tecnológico cuyo fin último era facilitar la (...)
 
 
 



Artículos más leídos
Ser digno de ser
Cuando callar es una cuestión de respeto
 
06. El crimen perfecto
El crimen perfecto
Telefonía móvil
 
El mundial que se juega todos los dias
El mundial que se juega todos los dias
Faltan los goles de la distribución de las riquezas
 
04. Veinte por ciento no es nada
Veinte por ciento no es nada
Camino al Seminario “Objetadas. Perspectiva de Género y Medios”
 
08. Aroma a rosas en un campo de algodón
Aroma a rosas en un campo de algodón
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
 
07. Cuatro años del aire de Sin Zapping
Cuatro años del aire de Sin Zapping
Debate, análisis, comunicación y cultura en el programa radial de la UTPBA
 
05. ¡Qué barbaridad!
¡Qué barbaridad!
Nota de opinión
 
06. “Todo, por desgracia, tiene que ver con las relaciones de poder”
“Todo, por desgracia, tiene que ver con las relaciones de poder”
Seminario “Objetadas”. Reportaje a la escritora Luisa Valenzuela