Red Voltaire
Temas

Justicia et reconciliación

Al término de una guerra o de un periodo de represión política, cada sociedad se ve obligada a realizar un esfuerzo de reconstrucción y sus miembros tienen que aprender nuevamente a vivir juntos. No se puede restaurar la Justicia dejando impunes los crímenes cometidos. Pero la Justicia tiene que aplicarse a todos por igual ya que los vencedores se ven ante la tentación de juzgar únicamente los crímenes de los vencidos. Fue así como el Tribunal de Nuremberg juzgó los crímenes contra la humanidad cometidos por los nazis, pero dejó impunes los crímenes masivos de los estadounidenses (como los bombardeos sistemáticos contra ciudades alemanas ordenados en el marco de la política de «tierra arrasada» en previsión del avance de los soviéticos, los bombardeos nucleares contra Hiroshima y Nagasaki destinados a disuadir a los soviéticos de toda intención de extender su propia influencia, la limpieza étnica de Europa Central y la deportación de la población alemana residente en esa región, etc.). El Tribunal de Nuremberg tampoco tuvo en cuenta la complicidad de los Aliados con los crímenes nazis, como el papel de diversas empresas estadounidenses en el rearme del Reich y en la construcción de su maquinaria de exterminio. De manera enteramente desvergonzada, el Tribunal de Nuremberg incluso acusó a los nazis de ser los responsables de la masacre de oficiales polacos cometida por los soviéticos en Katyn, aunque acabó renunciando a atribuirles aquel hecho.
En todo caso, el restablecimiento de la Justicia no debe prolongar los enfrentamientos del pasado. El regreso a la vida colectiva supone también la concesión de amplias amnistías. A través de la manipulación de estas problemáticas, las élites tratan de mantenerse en el poder en todos los regímenes y exigen impunidad afirmando haber actuado para garantizar la continuidad del Estado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hace 11 años, un genocidio como estrategia de guerra total
La inconfesable responsabilidad francesa en Ruanda
por Paul Labarique
La inconfesable responsabilidad francesa en Ruanda Paris (Francia) | 28 de junio de 2005
Hace once años, entre abril y julio de 1994, el Hutu Power masacraba más de 800 000 personas, principalmente tutsis. Sólo la derrota militar de los genocidas ante los soldados del FPR de Paul Kagamé pudo poner fin al horror. Patrick de Saint-Exupéry, periodista del diario francés Le Figaro, fue testigo ocular de aquella locura sangrienta. Vio las fosas comunes, habló con tutsis que huían y con hutus que los perseguían. Estuvo también con los soldados franceses cuando François Mitterrand finalmente decidió desplegarlos con «fines humanitarios». Regresó a Francia obsesionado por lo que había visto pero decidido a comprender por qué Francia apoyó hasta el final al régimen genocida. Publicó el resultado de sus reflexiones en un libro sorprendente: L’Inavouable. La France au Ruanda [Lo inconfesable. El rol de Francia en (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
Los culos sucios y la impunidad
Los culos sucios y la impunidad
Algo huele mal en Argentina
 
El asesinato de mujeres en Ciudad Juárez continúa impune
El asesinato de mujeres en Ciudad Juárez continúa impune
Sigue la cadena de crímenes en México
 
¿Quién ordenó la libertad de Raúl Salinas de Gortari?
¿Quién ordenó la libertad de Raúl Salinas de Gortari?
México: Un acto de injusticia inexplicable
 
La inconfesable responsabilidad francesa en Ruanda
La inconfesable responsabilidad francesa en Ruanda
Hace 11 años, un genocidio como estrategia de guerra total
 
Listado completo de periodistas detenidos – desaparecidos
24 de marzo de 1976/24 de marzo de 2010
 
Las páginas del terror
Clarín y La Nación durante la dictadura
 
La Tiranía Mundial
La Tiranía Mundial
Memorias y reflexiones sobre los fundamentos de la CIA y su impunidad omnímoda.
 
01. El gabinete neoliberal
El gabinete neoliberal
México de Felipe Calderón
 
Torturadores de EEUU asesinan en Afganistán e Irak
Torturadores de EEUU asesinan en Afganistán e Irak
Las 25 historias top más ocultadas en EEUU en el 2006 (VII)