Red Voltaire
Temas

SouthCom : Control de la América Latina

Desde el siglo XIX, Estados Unidos considera Latinoamérica como su zona de influencia (Doctrina Monroe), pero no fue hasta 1903 que creó el SouthCom o “Comando Sur”, como se le denomina en ese continente. El objetivo, en aquel entonces, era apropiarse de la zona del ferrocarril que conectaba el Atlántico con el Pacífico para abrir allí un canal interoceánico. En detrimento de Colombia, Washington suscitó entonces un movimiento secesionista que dio lugar a la aparición de Panamá como país y envió sus tropas para «garantizar la seguridad del nuevo Estado».
Durante la guerra fría, el Comando Sur o SouthCom respaldó abiertamente las dictaduras militares de derecha y, más discretamente, dirigió incluso la represión contra las guerrillas marxistas, bajo el pretexto de luchar contra el narcotráfico. Esta evolución dio lugar a una reforma estructural paulatina del SouthCom, que ahora trabaja en estrecha coordinación con numerosas agencias estadounidenses en vez de hacerlo únicamente bajo las órdenes del Departamento de Defensa.
Hoy se prevé un fortalecimiento del SouthCom, a medida que Estados Unidos vaya retirándose del Gran Medio Oriente, para concentrar sus esfuerzos en las zonas petrolíferas del Caribe. Para mostrar músculo ante Venezuela y Cuba, Washington reactivó la IV Flota en 2008, derrocó en 2009 el gobierno de Honduras que quiso cerrar la base estadounidense de escucha de Soto Cano y abrió 7 nuevas bases militares en Colombia, también en 2009.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La estrategia imperial de Washington se aplica a la letra en Bogotá
Colombia: terrorismo de Estado en nombre de la paz
por James Petras
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El honor de una visita
por Héctor Lerín Rueda
Ciudad de México (México) | 5 de abril de 2010
En un contexto político mucho más complicado que el de la Cumbre de las Américas, celebrada en abril de 2009, donde el entonces recién estrenado presidente Barack Obama fue la “estrella” y brillaron los términos “entendimiento”, “asociación de igualdad” y “multilateralismo”, tuvo lugar el pasado febrero una gira de la señora Clinton por la región, sólo que en esta ocasión una palabra sintetizó el estado de ánimo de América Latina con respecto de Washington y Obama: decepción. Para contrarrestar este efecto, continuación de lo que los latinoamericanos consideran también como desinterés de la Casa Blanca hacia la región, la gira de la canciller Clinton se movió sobre tres ejes más o menos identificables: bilateral, regional y global.
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
El Imperialismo en el Ecuador: Oro y Sangre en Portovelo
El Imperialismo en el Ecuador: Oro y Sangre en Portovelo
Reedición a los 68 años de una obra fundamental de Ricardo Paredes, fundador del Partido Comunista del Ecuador.
 
Ecuador: El significado de la Asamblea Nacional Constituyente de 2007
Ecuador: El significado de la Asamblea Nacional Constituyente de 2007
O el gobierno reforma al Estado, o ese Estado termina subordinando al Gobierno y derrotando a las fuerzas del cambio.
 
Solidaridad de Ecuador con Venezuela: Comunicado público
Solidaridad de Ecuador con Venezuela: Comunicado público
En Quito, este miércoles 13 de junio, 16h30, plantón solidario con Venezuela ante la Embajada venezolana, Amazonas y Eloy Alfaro. Acto político y artístico.
 
Comando Sur de EEUU combate al «populismo radical» en América Latina
Comando Sur de EEUU combate al «populismo radical» en América Latina
Ecuador y otros Estados son fichados por los militares estadounidenses
 
Golpe de Estado en Haití
Golpe de Estado en Haití
Estados Unidos y Francia derrocan Aristide
 
03. ¿Vidas paralelas?
¿Vidas paralelas?
Venezuela y Colombia
 
Pandilla depredadora asola el Ecuador
Pandilla depredadora asola el Ecuador
Sobre los ’proyectos de Autonomías’ en Guayaquil, Zulia, Santa Cruz y Loreto.
 
08. Unidad histórica e integración suramericana
Unidad histórica e integración suramericana
Una alarmante dicotomía en los procesos regionales
 
Falla el putsch de Obama en Venezuela
Falla el putsch de Obama en Venezuela
Estados Unidos, Alemania, Canadá, Israel y el Reino Unido participantes en la «Operación Jericó»