Red Voltaire
Buscar
Acampada Avilés

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
13 de octubre de 2010
El pasado miércoles 11 de septiembre, en el llamado “mes de la patria”, se publicó, en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, la contrarreforma, antirrepublicana y antidemocrática, al Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, que implantó en su artículo 322 una nueva inquisición judicial a las libertades de los mexicanos, especialmente con dedicatoria a los periodistas que se nieguen a comparecer, o asistiendo a una diligencia, se abstengan de responder ni afirmativa ni negativamente a las preguntas del Ministerio Público y del juez, en el contexto de una prueba confesional. Es un recurso típicamente fascista para apuntalar el abuso del Poder Judicial del Distrito Federal y de la Procuraduría de Justicia, también del Distrito Federal. Y un ejemplo que contagie a los códigos civiles de los estados y el federal para obtener información confidencial de abogados litigantes, notarios, ministros de las iglesias, y para sancionar a los reporteros que se nieguen a revelar sus (...)
 
Shakespeare: Ricardo III y La tempestad
por Álvaro Cepeda Neri
07. Shakespeare: Ricardo III y La tempestad Ciudad de México (México) | 6 de enero de 2013
El inmortal Shakespeare (1564-1616) vive y revive sobre todo en el teatro y en la vida diaria de las tragedias, comedias y dramas de la humanidad. A diario vemos algún Ricardo III, algún Hamlet, Romeos, Julietas, Enriques, Julio César y por supuesto La tempestad… Y toda la obra shakespereana representada en los escenarios y en nuestra realidad, como si fuéramos actores reencarnando a esos personajes para escudriñar nuestras vidas que, descubiertas y aclaradas (sale al paso Marcel Proust), “es la única vida realmente vivida”. Nada como el Shakespeare que sabe de nuestra naturaleza para mostrarnos las miserias y grandezas, las transformaciones y el rescate de lo que realmente somos en el contexto de Lo humano, demasiado humano (Nietzsche) con sus giros de barbarie y violencia que llenan de sangre la convivencia en la sociedad, su gobierno y el (...)
 
 
 
Radicales
Los parientes pobres
por Hernán Soto
Los parientes pobres Santiago (Chile) | 21 de julio de 2006
Definidas las fechas de los debates y foros entre Soledad Alvear y Michelle Bachelet, candidatas a las elecciones primarias de la Concertación programadas para el 31 de julio, sigue penando una opinión que falta. La del Partido Radical Socialdemócrata (PRSD). Todavía el Partido Radical, para usar el nombre corto propio de su larga historia -es el más antiguo del país-, no se pronuncia y debería hacerlo en estos días. Dirigentes y militantes están divididos entre las dos precandidatas pero hay una corriente que desea candidato propio. El nombre que más suena es el de Nelson Avila, mediático senador elegido con una alta votación, que se acaba de incorporar al PRSD después de activa militancia en el PPD y de un tiempo como independiente. Yerno del influyente Enrique Silva Cimma, ex ministro del presidente Aylwin, y ex presidente del PR, la incorporación de Avila anticipa turbulencias en el PRSD. No es el único nombre que se baraja: también el del actual presidente del partido, José Antonio (...)
 
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
Vicente Fox o la renuncia de la soberanía nacional
Vicente Fox o la renuncia de la soberanía nacional
El neoliberalismo en México
 
El Vaticano canoniza a miembros de la extrema derecha mexicana
El Vaticano canoniza a miembros de la extrema derecha mexicana
El fanatismo parece ser eterno, según el libro «Los otros cristeros»
 
06. Música y políticas educacionales
Música y políticas educacionales
A propósito del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles
 
Manifiesto a la Nación
Manifiesto a la Nación
Ecuador: Encuentro por la Patria y la Humanidad
 
Medio Oriente: la contrarrevolución de Obama
Medio Oriente: la contrarrevolución de Obama
Seguir controlando los recursos y los pueblos
 
Con la mirada en el horizonte
Con la mirada en el horizonte
Histórico discurso de Fidel Castro ante la juventud cubana. El último período, los errores y vicios. Línea para conducir el proceso revolucionario cubano.