Red Voltaire
Buscar
Agencia Prensa Rural

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
01. Santiago el Pinar: ciudad rural, el embuste 16 de diciembre de 2012
El programa gubernamental de Ciudades Rurales Sustentables posibilitó que el municipio chiapaneco de Santiago el Pinar pasara del lugar 19 de marginación a nivel nacional al 268; no obstante, en las nuevas casas “de material”, los indígenas viven hacinados, sin agua potable ni luz eléctrica; caminan hasta 6 horas en la montaña para conseguir el vital líquido. “El servicio sólo llega cuando viene el gobernador”, señalan. Debido a la exposición al monóxido de carbono cuando cocinan, padecen una enfermedad que les genera pus en los ojos, pero no se atienden porque en el nuevo hospital falta personal médico y medicamentos. Además, el cobro por el servicio de luz eléctrica, para los que lo tienen, rebasa los 400 pesos bimestrales, pese a que los hogares sólo cuentan con tres focos. Ni con los recursos que reciben del programa Oportunidades pueden (...)
 
 
 
 



Artículos más leídos
Esas imágenes que los Estados Unidos no quieren ver
Esas imágenes que los Estados Unidos no quieren ver
Oficialmente alrededor de 17,000 mutilados estadounidenses por la invasión de Irak. Para fuentes independientes son más de 30,000.
 
Genocidio del pueblo iraquí
Genocidio del pueblo iraquí
Llamado a la comunidad mundial para que se movilice por la paz en Irak
 
Libertad de prensa estilo USA: ¿Quién mató a Gary Webb?
Libertad de prensa estilo USA: ¿Quién mató a Gary Webb?
El mundo de los reporteros de investigación de los Estados Unidos está de luto
 
Muertos en Irak 2,313 soldados estadounidenses
Muertos en Irak 2,313 soldados estadounidenses
La Guerra por el petróleo del presidente Bush. Irak país devastado.
 
Los amos de la prensa
Los amos de la prensa
En América Latina
 
El imperio y la mentira
El imperio y la mentira
11 Septiembre: La Gran Impostura
 
Cómo la prensa en EEUU lava el cerebro a la opinión pública
Cómo la prensa en EEUU lava el cerebro a la opinión pública
La hiper-realidad de una prensa corporativa en plena decadencia