Red Voltaire
Buscar
Archivo

500 artículos
 
 
 
 
 
 
17. Defensores de seres humanos Ciudad de México (México) | 27 de enero de 2013
31. enero, 2013 Sergio Ortiz Borbolla Contraluz
 
 
11. Niños pepenadores Ciudad de México (México) | 29 de abril de 2013
Sergio Ortiz Borbolla
Contraluz
 
 
16. México desdeña la espeleología Ciudad de México (México) | 1ro de abril de 2013
México desdeña la espeleología
 
 
 
 
 
 
 
Viejos en el desamparo
por Sergio Ortiz Borbolla
04. Viejos en el desamparo 24 de febrero de 2014
 
04. Bomberos de Guatemala: rescatistas entre la miseria y la violencia Ciudad de Guatemala (Guatemala)  | 23 de septiembre de 2012
 
11. La dignidad y la esperanza que vinieron de Centroamérica Ciudad de México (México) | 18 de noviembre de 2012
 
 
 
10. Una introducción a las teorías políticas 30 de junio de 2013
No es precisamente un libro donde su autor entre de lleno a un punto de vista filosófico, si por filosofía ha de entenderse una doctrina cerrada, como la de Platón, Aristóteles y/o Hegel. Tampoco sus seis amplios capítulos son la propuesta abierta de Kant para filosofar, es decir, para reflexionar a partir de los últimos fundamentos científicos de las creaciones de grandes pensadores que nos legaron sus reflexiones en lógica, voluntad y sentimiento, como hizo Kant en la Crítica de la razón pura, la Crítica del juicio y la Crítica de la razón práctica. Lo que Dudley Knowles nos ofrece en su Introducción a la filosofía política es una revisión de las teorías sobre el utilitarismo, la libertad, los derechos humanos, la justicia distributiva, la obligación política y la democracia, sustentadas en una amplísima bibliografía (que aparece en la parte final del (...)
 
 
 
 
6 de mayo de 2012
Según la información que ha publicado el investigador y periodista sonorense Humberto Musacchio López (autor de los diccionarios Milenios de México), Popocatépetl es el nombre náhuatl con el que fue bautizado este volcán, el segundo más alto del país, pues el Citlaltépetl o Pico de Orizaba lo rebasa. Los indígenas le apodaron Gregorio-Goyo, para que el intérprete-mago designado para hablar con el volcán, lo hiciera por medio de su nombre. Y a pesar de que al cercano Iztaccíhuatl se le conocía como doña Manuela, a los gachupines-colonizadores les pareció mejor lo de la Mujer Dormida, por la fantasía visual. Ambos volcanes formaban una pareja, por ese afán de encontrar la relación mujer-hombre hasta en las cosas más inapropiadas. Y cuando no había esmog ni tantos edificios, se podían mirar a simple vista desde la ciudad de México, Puebla, Morelos y el Estado de (...)