Red Voltaire
Buscar
Asociación de Consumidores de Productos Electorales

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Entrevista con Jean-Claude Willem
¿Es legal el boicot contra los productos israelíes?
por Silvia Cattori
¿Es legal el boicot contra los productos israelíes? 5 de agosto de 2009
Jean-Claude Willem, de 75 años, cuenta en esta entrevista como, siendo alcalde (PCF) de Seclin, un pueblo francés de 12 000 habitantes, se vio envuelto en una tormenta jurídica de 7 años y fue condenado a pagar una multa de 1 000 euros por haber expresado su intención de eliminar de los comedores de la escuela comunal los jugos de fruta provenientes de las colonias israelíes ilegalemente implantadas en Palestina. Finalmente, la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo (CEDH) acaba de rechazar la acción jurídica que había emprendido Jean-Claude Willem.

Aunque reconoció como legítima la intención de Jean-Claude Willem de luchar contra el apartheid, la justicia francesa consideró por su parte que la acción de boicot contra cualquier producto del apartheid israelí representaba una forma de discriminación económica contra los productores israelíes. Así que la justicia francesa condenó a Jean-Claude Willem, al mismo tiempo como ciudadano que estaba llamando a ejercer una forma de discriminación (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Política
Los medios impusieron las preferencias electorales
por Franklin Falconí
 
 
04. Las Fuerzas Armadas Mexicanas en jornadas electorales 1ro de junio de 2015
El descrédito y desconfianza social a las que han sido conducidas las antaño respetables instituciones del Ejército Mexicano, Fuerza Aérea Mexicana y Armada de México, impone efectuar breve análisis histórico a quienes dedicamos gran parte de la vida a servir a la nación encuadrados en filas; porque las experiencias reviven diversas épocas electorales a partir del licenciamiento del Ejército Federal de la tiranía porfirista luego de dos derrotas consecutivas y la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, cuando los federales entregaron las armas del pueblo a los victoriosos soldados de la insurrección en cumplimiento de los tratados de Teoloyucan –origen del actual Ejército Mexicano–, razón por la cual juramos como herederos de la tradición libertaria mexicana, a costa de la propia vida y desde el instante de nuestro ingreso a las filas del Ejército, cumplir y hacer cumplir la Carta Magna y las leyes que de ella (...)