Red Voltaire
Buscar
Banc de Temps de Santa Coloma de Gramenet

La avenida Santa Fe podría llamarse Juan Pablo II
¿Cambiar Santa Fe por la fe santa?
11 de marzo de 2011
(Por Rubén Derlis).- Habría que quitar tantos nombres del nomenclador urbano para recuperar la dignidad de nuestras calles, limpiarlas de oprobiosos baldones acumulados durante años de nombrar personajes afines en rapacidad, odio y difamación a los poderosos de turno que asentaron sus blandas posaderas en el sillón de Rivadavia (y éste mismo, que en eso del doble juego se las sabía todas, al igual que su ministro especialista en regalar al enemigo, papeles mediante, lo que los valientes habían ganado por las armas), y sin embargo siguen apareciendo propuestas del mismo calibre. Y esto sin entrar a cuestionar a los que accedieron al nombre de una calle en los últimos cuarenta años. De eso trataremos en otra oportunidad si se da el caso; ahora, como introducción a lo que quiero referirme, con lo dicho basta. Tengo de sobra para ejemplificar con los nombres del poetastro Varela, del genocida Roca, del gringo Monroe, por lo que de "hombres de virtudes cívicas y patrióticas" están investidos (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
07. Peña-Santa Anna: te falta cobrar por puertas, ventanas, gatos y perros 30 de enero de 2017
Casi siempre, el nuestro ha sido el país de un solo hombre. Santa Anna… ¡con sus nueve reelecciones!, durante 22 años. Y, después, la continuidad de los 27 años de Porfirio Díaz. Benito Juárez estuvo 14 años. Plutarco Elías Calles fue el poder tras el trono con 10. Alemán y su creación del PRI, que con los cuatro años de Peña, el presidente en turno ha ejercido el poder presidencial de un solo hombre durante 58 años. El PAN 12 años, en el mismo tenor: país de un solo hombre. La reelección, por sí misma, no es antidemocrática. Y menos si está regulada constitucionalmente. Pero sí lo es cuando, como Santa Anna y Díaz, impusieron sus reelecciones por el servilismo del Congreso y el apoyo de las bayonetas para desempeñar la presidencia autocrática y autoritariamente.