Red Voltaire
Buscar
Hospital Universitario Santa Cristina

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
07. Peña-Santa Anna: te falta cobrar por puertas, ventanas, gatos y perros 30 de enero de 2017
Casi siempre, el nuestro ha sido el país de un solo hombre. Santa Anna… ¡con sus nueve reelecciones!, durante 22 años. Y, después, la continuidad de los 27 años de Porfirio Díaz. Benito Juárez estuvo 14 años. Plutarco Elías Calles fue el poder tras el trono con 10. Alemán y su creación del PRI, que con los cuatro años de Peña, el presidente en turno ha ejercido el poder presidencial de un solo hombre durante 58 años. El PAN 12 años, en el mismo tenor: país de un solo hombre. La reelección, por sí misma, no es antidemocrática. Y menos si está regulada constitucionalmente. Pero sí lo es cuando, como Santa Anna y Díaz, impusieron sus reelecciones por el servilismo del Congreso y el apoyo de las bayonetas para desempeñar la presidencia autocrática y autoritariamente.
 
 
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
18. ¿Y por qué me va a hacer daño un porro?
¿Y por qué me va a hacer daño un porro?
Habla Rafael Maldonado, investigador de Ciencias Experimentales y de la Salud de UPF
 
El Opus Dei a la Conquista del Mundo
El Opus Dei a la Conquista del Mundo
Extremistas católicos
 
09. El negocio con las enfermedades de la industria farmacéutica
El negocio con las enfermedades de la industria farmacéutica
Denuncia por genocidio y otros crímenes contra la humanidad
 
Diálogo entre monseñor Oscar Arnulfo Romero y el Papa Juan Pablo II
Diálogo entre monseñor Oscar Arnulfo Romero y el Papa Juan Pablo II
Vaticano y la Teología de la Liberación
 
El negocio de la Guerra Santa
El negocio de la Guerra Santa
Franklin Graham, el capellán del Pentágono: Matar en nombre de Cristo
 
 Pacelli - Papa Pío XII y «el exterminio de los judíos de Europa»
Pacelli - Papa Pío XII y «el exterminio de los judíos de Europa»
El cartel de la película Amén desató gran polémica
 
La condena de Galileo
22 de junio de 1633
 
14. Juan Pablo II, el retroceso
Juan Pablo II, el retroceso
Un papado polémico