Red Voltaire
Buscar
Huéscar

 
 
 
 
03. Óscar Naranjo, la pieza de la continuidad de la “guerra” contra el narcotráfico 22 de julio de 2012
A 16 días de las elecciones presidenciales, Enrique Peña Nieto, abanderado del PRI, anunció que en caso de salir triunfador emplearía al colombiano Óscar Naranjo Trujillo, el “mejor policía del mundo” y general de “cuatro estrellas”, como consultor externo en materia de seguridad. Víctimas de violación a derechos humanos y organizaciones no gubernamentales denuncian supuestos nexos del también miembro de la DEA con grupos criminales. Advierten que contribuyó a la consolidación del “terrorismo de Estado” en Colombia y que cuenta con un proceso abierto en Ecuador por el asesinato de 25 personas, entre ellas cuatro estudiantes mexicanos. De acuerdo con especialistas, Óscar Naranjo es la pieza de la continuidad de la política de seguridad ejercida por Felipe Calderón, estrategia impulsada desde (...)
 
La misma historia
por Óscar Enrique Díaz Santos
08. La misma historia Ciudad de México (México) | 10 de marzo de 2013
Desde el gobierno de Miguel de la Madrid hasta el de Ernesto Zedillo, en los inicios de los gobiernos priístas se acostumbró a meter a la cárcel a connotados servidores públicos y a un líder sindical. Generalmente se hizo para que los presidentes entrantes tuvieran legitimidad y credibilidad, aunque ninguno de ellos lo logró. Así, De la Madrid actuó en contra de Jorge Díaz Serrano por un supuesto fraude en la adquisición de barcos petroleros; Carlos Salinas de Gortari le tendió una trampa a Joaquín Hernández Galicia, la Quina, entonces líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, el cual se había enfrentado al presidente entrante y había apoyado electoralmente a Cuauhtémoc Cárdenas; Zedillo no se quedó atrás y procedió jurídicamente en contra de Raúl Salinas. Todos los encarcelados fueron liberados, como si no hubieran cometido los delitos, por el presidente entrante. Simplemente, eran un estorbo para el gobierno en (...)
 
 
 
 
PRI: 12 de 12
por Óscar Enrique Díaz Santos
10. PRI: 12 de 12 Ciudad de México (México) | 25 de julio de 2010
En los artículos que he escrito, he insistido que desafortunadamente en México nos falta mucho para adquirir una cultura en casi todos los aspectos (financieros, económicos, políticos, sociales). Desgraciadamente, eso nos hace ser un pueblo conformista y dado al me vale, y con ello perdemos memoria de todo lo que nos hacen y nos dicen. El gobierno y los partidos políticos nos hacen creer que México transita hacia una democracia, que generalmente es negada en los países pobres y subdesarrollados. Lo peor de todo es que seguimos gobernados de la misma forma y por los mismos personajes, y todo se busca encubrirlo. Nos hacen creer que todo está bien y que realmente existe una contienda electoral real. Nos quieren manejar como un pueblo ignorante, pero la realidad es que hemos llegado a la indiferencia y ello resulta más peligroso. En la política, estamos viviendo una situación que lejos de darnos credibilidad y acercarnos a ella, cada vez más nos (...)
 
 
¿No pasa nada?
por Óscar Enrique Díaz Santos
11. ¿No pasa nada? 21 de noviembre de 2016
Lo que la mayoría de los mexicanos, por no decir todos, no deseaba, pasó. Donald Trump es el presidente electo de Estados Unidos. En la jornada electoral del 8 de noviembre nunca estuvo en riesgo su triunfo y los resultados cada vez más lo favorecían. Millones de personas en el mundo estuvieron atentas a este máximo evento de la nación más poderosa del orbe. La mayoría le apostaba a un triunfo de Hillary Clinton. Incluso, todas las encuestas le daban ventaja a ella, la ubicaban como favorita; pero como pasa en el futbol, no siempre gana el que supuestamente juega mejor sino el que mete el gol decisivo. ¿Es injusto? No lo creo. Sólo que Trump y su equipo hizo mejor su trabajo electoral. Echarle la culpa a alguien como las mujeres, a los latinos y otros factores es llegar a lugares comunes, porque Hillary ganó las elecciones en cuanto a números de votos obtenidos, pero no en cuánto a los votos electorales. Decir que es un sistema electoral no justo no es válido porque en toda su historia ha sido (...)