Red Voltaire
Buscar
Lista de agresiones policiales

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
8 de abril de 2012
Esta página de Contralínea, si bien no es para autodefensa, tampoco para pasar por alto las amenazas contra el autor de la misma. Más que réplicas, (que son bienvenidas porque tal derecho debe ejercerse para impugnar las opiniones del periodista) siguen las amenazas al teléfono de mi domicilio; no de los trabajadores echados a la calle por el odio a los electricistas por parte del enloquecido Javier Lozano Alarcón y el desprecio de Felipe Calderón a los obreros, sino del grupito de choque y quinta columna que no toleraron la crítica a los abusos permitidos por Martín Esparza Flores contra reporteros que han cubierto el legítimo activismo del Sindicato Mexicano de Electricistas. Pero, ni así bajaré la guardia cada vez que sea necesario para dejar constancia de quienes arremeten de palabra a golpes y agresiones contra los también trabajadores de los medios de (...)
 
 
02. Agresiones y homicidios contra reporteros 5 de julio de 2015
Peña y Osorio, de segundos apellidos Nieto y Chong, respectivamente (el primero inquilino de Los Pinos y huésped de entrada por salida de Palacio Nacional, y el segundo su secretario para el despacho de Gobernación), no paran con sus declaraciones en el sentido de que la criminalidad va a la baja y por tanto la inseguridad también. Lo cual es falso. Es una mentira. Solamente en sus cuentas alegres es que han disminuido las acciones de la delincuencia organizada: las desapariciones forzadas (su punta de lanza Ayotzinapa), los fusilamientos por las Fuerzas Armadas (por el asunto de Tlatlaya no se ha enjuiciado a los militares responsables), así como las torturas en las cárceles (cuando la Organización de las Naciones Unidas documentó cientos de casos y los mexicanos sabemos que esa práctica terrorífica es común ahora mismo con el peñismo y sus encargados de la seguridad con sus policías, marinos y soldados), lo mismo que los feminicidios, siendo que en el Estado de México, Chihuahua, Sonora, (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
02. Homicidios y agresiones impunes contra mujeres periodistas, defensoras de derechos humanos y activistas 6 de abril de 2015
Los funcionarios peñistas como Miguel Ángel Osorio Chong y el señor Monte Alejandro Rubido, jefe de una Policía Federal que sigue cometiendo secuestros, mientras marinos y soldados violan mujeres y fusilan a delincuentes en la guerra entre los dos poderes: el legal –de las instituciones viciadas de ilegitimidad– y el de facto –de las delincuencias que siguen imperando un día sí y otro también con bombo y platillo, reportajes en televisión, ¡con un escenario donde ondea la bandera para recibir a los capos!–, anuncian que se ha detenido a éste o al otro narcotraficante, cabeza de Los Zetas, de los Caballeros Templarios, de La Familia, etcétera, sin que disminuyan los homicidios, las desapariciones, los secuestros, las agresiones y los asaltos en nombre de las delincuencias organizadas que lavan miles de millones de dólares en la nariz del peñismo; sin que hayan sido intervenidas y confiscadas esas fortunas en bancos e inversiones comerciales, hoteles, automotrices, en turismo… pues al cortar ese (...)
 
02. Agresiones a “Reforma” y “La Jornada” (Zacatecas) para coartar las libertades de expresión y difusión 2 de marzo de 2015
Mientras las cuentas alegres del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y su apéndice de facto, el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, presentan informes de resta de delitos para suavizar la constante suma de homicidios, secuestros, desapariciones y femenicidios, los mexicanos sufren las consecuencias de la criminalidad que aumenta; pues las “estrategias” de Miguel Ángel Mancera, Enrique Peña y los desgobernadores son pura saliva de discursos e informes que echan abajo los que están monitoreando los hechos a sangre y fuego de sicarios versus soldados, marinos y policías, en el contexto de guerras intestinas en al menos 23 entidades de nuestro federalismo. Un federalismo donde los mandos únicos proponen ocupar militarmente los municipios, vulnerando el Estado federal y tratando de regresarlo al Estado unitario o (...)
 
 
 
08. Homicidios y agresiones a mujeres periodistas Ciudad de México (México) | 16 de diciembre de 2012
Constitucionalmente, los militares deben estar en sus cuarteles en tiempos de paz. Pero en la práctica, a raíz del golpe de Estado de Calderón, andan por las calles en una seudoguerra que, junto a los delincuentes, ejercen contra la población mexicana. Calderón y sus generales, su García Luna, su Marisela Morales, atentaron contra sus propios colaboradores de las agencias Antidrogas y de la Central de Inteligencia estadunidenses (DEA y CIA, por sus siglas en inglés, respectivamente), de la Oficina Federal de Investigación, también estadunidense (FBI, por su sigla en inglés) y anegaron en sangre a miles de mexicanos ajenos a su “guerra”. Los emisarios de los cárteles, así como del capo más buscado (con ganas de no encontrarlo), el Chapo Guzmán, se convirtieron en funcionarios de primer nivel en la Procuraduría General de la República, en la Secretaría de la Defensa Nacional y en la Secretaría de Seguridad Pública (¿seguridad (...)
 
 
05. Agresiones a periodistas, atentados contra los derechos de toda la sociedad Ciudad de México (México) | 15 de mayo de 2017
El comunicador de periodismo Raúl Rodríguez Cortés, preciso columnista crítico en El Universal –donde el 3 de marzo pasado publicó “EU destruye a sus niños”– es de lo mejor que tienen los noticieros de Televisa. Y nos ha ofrecido una síntesis sobre el problema. “La procuraduría de la Cuidad de México capturó ayer a José Castrejón, un joven de 28 años al que se le imputa la amenaza a periodistas y artistas a través de twitter. Operaba desde Puebla. Amenazó, entre otros, a Denise Maerker, Héctor de Mauleón, Leo Augusto, al caricaturista Alarcón y al comediante Adrián Uribe, entre otros”. Ciertamente ese personaje lleva tiempo dedicado a repartir intimidaciones. Unas con hasta carácter de ultimátum, a punto de cumplirse. Particularmente pone en su mira a reporteros, columnistas y analistas que no embonan con su criterio extremista, donde hacen contacto los radicalismos de izquierda y derecha, esa zona desde donde los francotiradores, den o no la cara o los pillen tras sus trincheras, enseñan los dientes y (...)