Red Voltaire
Buscar
María Carmen Sánchez Díaz

 
 
 
05. Victoria de la libertad de prensa y laboral de Carmen Aristegui Ciudad de México (México) | 30 de julio de 2018
En resolución definitiva del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil, la empresa MVS recibió la sentencia de que su conducta fue ilegal al haber dado por terminado el contrato con la periodista Carmen Aristegui. Y cancelar el programa periodístico de información y comentarios, que ella transmitía. Y fue, sin que lo diga el fallo, una censura. Pero, sobre todo, es una victoria para la libertad de expresión en el contexto de los derechos de prensa. Significa, además, que esos empresarios –de radio, televisión y restauranteros– abusaron de su poder económico y su relación a favor del presidencialismo peñista y la intervención, tras bambalinas, del vocero de Los Pinos: Eduardo Sánchez, actualmente con un activismo de vicepresidente segundón, ya que Luis Videgaray sigue siendo el primer (...)
 
06. El regreso de Carmen Aristegui a la información y la crítica Ciudad de México (México) | 20 de febrero de 2017
Contra viento y marea del gobierno peñista y la censura empresarial, el noticiario de Carmen Aristegui, por radiovideo en línea, regresa para continuar su trabajo periodístico matutino que interrumpieron los funcionarios y cómplices concesionarios de la radio y televisión. Con el lema “ni me doblo ni me quiebro”, Aristegui ha vuelto a la radio y televisión abiertas e internet, para cumplir con su derecho constitucional a buscar y dar información, veraz y contrastada, enmarcada en la crítica constitucional de enfrentar inquisiciones administrativas y judiciales, para difundir opiniones, información e ideas para el también constitucional “libre examen y discusión” de los asuntos públicos y los privados que inciden en los intereses nacionales para su debate; con réplicas y contrarréplicas. Y para ejercer el “libre acceso a la información plural y oportuna, para difundirla a través de cualquier (...)
 
 
8 de marzo de 2008
La única manera, guardando las formas contractuales, para impedir que la periodista Carmen Aristegui continuara con su programa radiofónico, de información, opiniones y crítica –a través de W-Radio, de Televisa, en sociedad-complicidad con Prisa-El País–, consistió en no renovarle su contratación. Y es que Aristegui nunca cedió a las condiciones que implicaban censura previa e inquisición administrativa, para seguir conduciendo Hoy por hoy que había logrado, por su calidad democrática, una considerable cantidad de radioescuchas. La publicidad de Televisa y Prisa, de que “se necesita valor para hablar de frente”, fue llevada hasta sus últimas consecuencias por Aristegui y finalmente traicionada por ambas empresas que sumieron en la falta de credibilidad al periódico El País, y a los noticieros de Televisa, de los que W-Radio era su única (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Colombia: mientras viajaba en un auto del Comité Internacional de la Cruz Roja
Gobierno de Álvaro Uribe asesina a un dirigente indígena
por Juan Alberto Sánchez Marín
 
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
La Mara Salvatrucha, un proyecto delictivo de debilitamiento fronterizo
La Mara Salvatrucha, un proyecto delictivo de debilitamiento fronterizo
México: Es dudoso que la administración del Partido Demócrata rechace a la delincuencia multitudinaria
 
Carlos: cómo y por qué retuve los ministros de la OPEP
Carlos: cómo y por qué retuve los ministros de la OPEP
Documento inédito: Viena, Austria, 21 de diciembre de 1975
 
00. Movilización popular echó a Gonzalo Sanchez de Lozada
Movilización popular echó a Gonzalo Sanchez de Lozada
Historia de la masacre de octubre en Bolivia
 
La educación, ese acto político...
Patio sexto, una propuesta tras las rejas
 
Irán, la destrucción necesaria
Irán, la destrucción necesaria
Las razones-pretextos de Occidente
 
05. El lado oscuro de la oposición
El lado oscuro de la oposición
Salve democracia, los que te van a aniquilar te saludan
 
Israel no debe olvidar su origen terrorista
Israel no debe olvidar su origen terrorista
Los padres de Tzipi Livni y Ehud Olmert pertenecieron a Irgún