Red Voltaire
Buscar
Porta

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
4 de septiembre de 2008
(Por Pascual Serrano).- Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, es un saludable ejercicio de análisis mediático pensar cómo habrían tratado los medios una noticia si hubiese acontecido en un país diferente del que sucedió. ¿Qué hubiera dicho la prensa si la policía de fronteras de Cuba o de China registrase nuestro ordenador portátil, teléfono móvil, MP3 o cualquier otro dispositivo electrónico que pueda almacenar información, incluido cuadernos, informes y hasta un papel arrugado en el bolsillo? Lo que hemos comprobado es que si lo hacen en Estados Unidos el comentario en la prensa española se limita a: “En el difícil equilibrio entre la seguridad y el derecho a la intimidad tras los ataques terroristas del 11-S, una vez más ha perdido el segundo”.