Red Voltaire
Buscar
Quer

 
 
 
 
 
 
Suruç bien vale una guerra
por Adrián Mac Liman
03. Suruç bien vale una guerra 10 de agosto de 2015
Hizo falta una matanza colectiva, un auténtico baño de sangre, para que las autoridades de Ankara decidan sumarse a la coalición internacional antiterrorista liderada por el presidente estadunidense Barack Obama. En realidad, Turquía –miembro fundador de la Alianza Atlántica y socio de primera hora de Washington en la guerra contra el Estado Islámico– tardó más de 11 meses en movilizar su poderoso Ejército contra las huestes del califa Al Baghdadi. Desde el inicio de la ofensiva yihadista en Siria y su extensión al vecino Irak, los puestos fronterizos turcos sirvieron de coladera para los radicales deseosos de sumarse al Ejército yihadista, para el tráfico de armas destinadas al Estado Islamico, o el tránsito de petróleo barato comercializado por los cabecillas de la agrupación islamista, un extraño entramado que reunía a antiguos oficiales del Ejército de Saddam Hussein, a financieros saudíes y a príncipes cataríes dispuestos a sacar el máximo provecho al proyecto del Califato árabe. ¿Y Turquía? (...)