Red Voltaire
Buscar
Stop Desahucios Albacete

 
 
 
 
 
 
Desigualdad creciente, algo va mal
por Xavier Caño Tamayo
06. Desigualdad creciente, algo va mal 5 de julio de 2015
En España, tras las elecciones municipales de hace 1 mes, los nuevos gobiernos locales del cambio ya trabajan por la gente común. Para empezar, encuentros con cúpulas bancarias para frenar desahucios y planes de emergencia social para dar de comer a niños que han acabado el curso y ya no disponen de comedor escolar, entre otras medidas. Pero al mismo tiempo, Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, insiste en que las reformas que ha perpetrado su gobierno ya dan sus frutos. Reformas que son retrocesos sociales en servil aplicación de la austeridad y recortes sociales que imponen la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI). Y añade Rajoy, con la boca pequeña, que “hay mucha gente a la que todavía no han llegado los efectos de esta política económica, pero (...)
 
 
 
 
 
 
 
08. Prohibido quejarse 16 de diciembre de 2013
A partir de ahora, protestar en España puede salir muy caro. En algunos supuestos, más caro que robar un coche, que doblar el límite de velocidad permitida en carretera o que agredir de forma leve a una persona. El gobierno español prepara una ley de seguridad ciudadana que contempla multas de entre 1 mil euros por insultar o fotografiar policías, hasta 30 mil euros por perturbar la seguridad en actos públicos, deportivos, religiosos y culturales, o manifestarse en infraestructuras estratégicas, como aeropuertos o centrales eléctricas. Esta nueva ley ha despertado un fuerte rechazo entre partidos políticos y organizaciones sociales que consideran un intento de silenciar el descontento y de cercenar el libre derecho a la protesta contra un gobierno que ha aprobado numerosos recortes en el gasto social, pero también en derechos fundamentales relativos al acceso a la sanidad, a la educación o a la (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26 de Julio, fecha que jalona la historia de un pueblo que ni se rinde ni se vende.
Bayamo ¡Siempre!
por Ricardo Alarcón de Quesada, Altercom