Red Voltaire
04 de marzo de 2012
El Salvador: agroquímicos siembran de tumbas una comunidad / Con Calderón, más de 4 mil feminicidios / Mujeres en México: inequidad laboral del 20% / Mineras pagan a México 1 por ciento de lo que extraen / Fugas de reos durante "guerra" de Calderón / Se dispara violencia en Centroamérica / Pacto de muerte... para las mayorías / Corrupción en Estela de Luz / Los Pinos prepara su defensa / Desvío y abuso monumental / Laveaga, Alessio y Calderón: de la intolerancia a la impunidad / Criminzalición de la protesta social / Polvos de los robos de España durante la Colonia / Educación Pública: ¿fantasía o realidad? / ¿Por qué una Comisión de la Verdad con ciudadanos? / La CFE y la complicidad presidencial / Suprema Corte: ¿nuevo rostro?
14 artículos
 
26 de febrero de 2012
En lo que va de este sexenio al menos 4 mil 419 mujeres y niñas han sido víctimas de feminicidio u homicidio doloso en 17 entidades del país, de acuerdo con las procuradurías locales. La Segob se disculpa y reconoce que no han logrado erradicar la violencia contra las mujeres. No obstante, asegura que hay “esfuerzos” y que han cumplido con el 75 por ciento de la sentencia “Campo Algodonero”. La presidenta de la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios de la Cámara de Diputados no está de acuerdo: falta trabajo en materia de capacitación, bancos de información genética, investigación y reparación del daño. Durante este periodo, el Observatorio del Feminicidio ha documentado 3 mil 193 feminicidios. Denuncia que, en la “guerra contra el narcotráfico”, el 25 por ciento de éstos se adjudican al crimen organizado sin previa (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
Criminalización de la protesta social
por Álvaro Cepeda Neri
26 de febrero de 2012
En casi todos los países, sobre todo los que siguen su proceso político de liberalización hacia la democracia o más democracia con liberalismo político y para conquistar mejoras económicas, se sancionan penalmente las protestas de vanguardias de los pueblos que dan la cara y se exponen a sufrir homicidios, palizas (que pueden causar toda clase de lesiones) o hasta ser encarcelados; permanecer sujetos a procesos que intencionalmente se alargan, para después de años dictarles sentencias draconianas o dejarlos en libertad (porque no hay delito que perseguir y ni siquiera un “usted disculpe”). Incluso, gobiernos de Estados con democracias consolidadas criminalizan manifestaciones públicas contra abusos de poder, que demandan soluciones a problemas o reclaman violación a los derechos universales consignados en documentos constitucionales y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (documento declarativo adoptado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones (...)