Red Voltaire

Blackwater digital manda

Una investigación del diario Washington Post descubrió que las agencias de seguridad, contraterrorismo y espionaje de EE.UU. mantienen negocios con más de 1.900 compañías. En consecuencia una banda de contratistas de alta tecnología del «conocimiento» gozan de un acceso indiscriminado a información ultraconfidencial. Un administrador de estos sistemas como el jóven espía norteamericano Snowden que denunció esto desde Hong Kong podía tener acceso prácticamente a todo.

+
JPEG - 50.8 KB

El fallo de Daniel «Los papeles del Pentágono» Ellsberg es definitivo: «En la historia de EE.UU. no ha habido una filtración más importante que la divulgación por parte de Edward Snowden de material de la NSA». Y eso incluye la divulgación de los propios Papeles del Pentágono. En este vídeo [en inglés] de The Guardian, Snowden detalla sus motivos.

A estas alturas, todo lo que gira alrededor de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA) apunta a una caja negra en un agujero negro. La caja negra es la sede de la propia NSA en Fort Meade, Mayland. El agujero negro es un área que incluiría los suburbios de Fairfax County en Virginia, cerca de la CIA, pero sobre todo la intersección de Baltimore Parkway y Maryland Route 32.

Allí se encuentra un parque industrial a unos 2 kilómetros de la NSA del que Michael Hayden, un exdirector de la NSA (1999-2005), dijo a Tim Shorrock de Salon que es «la mayor concentración de poder cibernético del planeta». [1] Hayden lo bautizó «Digital Blackwater».

En este sitio se encuentra un buen resumen de preguntas cruciales que todavía no se han respondido sobre el agujero negro. Pero cuando se trata de cómo un mago informático de 29 años con poca educación formal ha podido acceder a una cantidad de secretos ultraconfidenciales del complejo de inteligencia nacional-seguridad de EE.UU., la respuesta es bastante obvia; todo tiene que ver con la agresiva privatización del espionaje, a la que se refieren mediante una montaña de eufemismos como «dependencia de contratistas». En realidad la mayor parte del hardware y del software utilizados por la mareante red de 16 agencias de inteligencia de EE.UU. está privatizada.

Una investigación del Washington Post descubrió que las agencias de seguridad, contraterrorismo y espionaje de EE.UU. mantienen negocios con más de 1.900 compañías [2]. Una consecuencia obvia de ese tsunami de contratistas –hordas de proletarios de alta tecnología del «conocimiento» en cubículos marrón topo– es su acceso indiscriminado a información ultraconfidencial. Un administrador de sistemas como Snowden puede tener acceso prácticamente a todo.

La «puerta giratoria» ni siquiera comienza a explicar el sistema. Snowden fue uno de 25.000 empleados de Booz Allen Hamilton («Somos visionarios») durante los últimos tres meses [3]. Más de un 70% de estos empleados, según la compañía, tienen una aprobación de seguridad del gobierno; 49% son de máximo secreto (como en el caso de Snowden) o aún mayor. El exdirector de inteligencia nacional Mike McConnell es ahora vicepresidente de Booz Allen. El nuevo director de inteligencia nacional, el general retirado de aspecto siniestro James Clapper, es un exejecutivo de Booz Allen.

La opinión pública estadounidense –y mundial– podrá tener ahora una idea más clara de cómo una muchacha pastuna en Waziristán fue exterminada por un «ataque selectivo». Todo tiene que ver con estos meta-datos y multiplicación de matrices recolectados por la NSA privatizada conducente a una «firma». La muchacha pastuna «terrorista» podrá terminar por transformarse en un futuro cercano en una peligrosa abraza-árboles o una ruidosa manifestante política.

Todo por culpa de China

Como era de esperar, en cuanto Snowden reveló su identidad los medios corporativos de EE.UU. dieron prioridad a matar al mensajero en lugar de estudiar el mensaje. Eso incluyó todo, desde el mal gusto de asesinar su reputación a la acostumbrada elucubración de un exagente de la CIA de que en Washington muchos consideraban que Snowden formaba parte de una presunta conspiración del espionaje chino.

También se ha hablado mucho de un complot al estilo de John Le Carré de que Snowden abandonase su vida tranquila en Hawái y volase a Hong Kong el 20 de mayo porque «tiene un compromiso apasionado con la libertad de expresión y el derecho al disenso político». El bloguero basado en Hong Kong, Wen Yunchao, lo describió memorablemente como que Snowden «abandonó la guarida del tigre y entró al cubil del lobo». Sin embargo, la visa de Snowden en el aeropuerto Chek Lap Kok dura 90 días, bastante tiempo para pensar en su próximo paso.

Desde 1996, antes de la entrega británica a China, se aplica un tratado de extradición entre el tigre y el lobo [4]. El Departamento de Justicia de EE.UU. ya está considerando sus opciones. Es importante recordar que el sistema judicial de Hong Kong es independiente del de China, según la idea de «un país, dos sistemas» conceptualizada por Deng Xiaoping. Por mucho que Washington intente extraditar a Snowden, éste también puede solicitar asilo político. En ambos casos puede permanecer en Hong Kong meses, en realidad años.

El gobierno de Hong Kong no puede extraditar a nadie que afirme que será perseguido en su país de origen. Y crucialmente, el artículo 6 del tratado estipula que «no se entregará a un delincuente fugitivo si el delito del que se le acusa o por el que fue condenado es de carácter político”. Otra cláusula estipula que no se entragará a un fugitivo si eso implica «la defensa, los asuntos exteriores o el interés público esencial o la política» de –¿quién será?– la República Popular China.

Por lo tanto podríamos estar ante un caso en el cual Hong Kong y Pekín tendrán que llegar a un acuerdo. Sin embargo, incluso si decidieran extraditar a Snowden, podría argumentar ante el tribunal que se trata de «un delito de carácter político». El resultado es que esto podría tardar años. Y es demasiado temprano para decir cómo lo trataría Pekín para lograr máximo efecto. Una situación en la que no puede perder desde el punto de vista chino sería equilibrar su compromiso con la no injerencia absoluta en los asuntos internos, su deseo de no agitar el frágil bote de la relación bilateral, pero también qué acción de no «pivoteo» el gobierno de EE.UU. ofrecería a cambio.

El panóptico ideal

Los usuales derechistas rabiosos de EE.UU. seguramente olvidan el hecho de que Snowden no considera a los analistas de inteligencia –e incluso al gobierno de EE.UU. per se- inherentemente «malos» [5]. Lo que subrayó es que todos trabajan según una premisa falsa: «Si un programa de vigilancia produce información de valor… En un paso, hemos logrado justificar la operación del panóptico».

Oh sí, no hay que equivocarse; Snowden ha leído cuidadosamente a Michel Foucault (también subrayó su repugnancia ante «las capacidades de esta arquitectura de opresión»).

La deconstrucción de Foucault de la arquitectura del panóptico es ahora un clásico ( véala aquí en un pasaje de su obra maestra Vigilar y castigar de 1975). El panóptico es el sistema de vigilancia ideal, diseñado por el filósofo Jeremy Bentham en el Siglo XVIII. El panóptico –una torre rodeada de celdas, un ejemplo preorwelliano de «arquitectura de opresión» no se concibió originalmente para la vigilancia de una prisión, sino de una fábrica repleta de campesinos sin tierras en trabajos forzados.

Oh, pero esos eran días proto-capitalistas rudimentarios. Bienvenidos al futuro (salvajemente privatizado), en el cual el agujero negro de la NSA, «Blackwater Digital», domina sobre todo cómo el panóptico perfecto.

Fuente: Asia Times Online, 11 de junio de 2013.
Traducido del inglés por Germán Leyens.

[1] Digital Blackwater: Meet the Contractors Who Analyze Your Personal Data, Alternet, 10 de junio de 2013.

[2] Top Secret America, Washington Post, junio, 2010.

[3] Vea aquí para sitio en la web de la compañía.

[4] Vea aquí para tratado de extradición.

[5] Nombre de código ’Verax’: Snowden, en contactos con periodista del Post, dejó en claro que conocía los riesgos. Washington Post , 10 de junio de 2013.

Pepe Escobar

Pepe Escobar es periodista y autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su último libro es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Es también corresponsal para el diario Asia Times y analista político para the Real News.

 
El Guernica kurdo
El Guernica kurdo
El misterio de Kobane
 
El nacimiento de un siglo eurasiático
El nacimiento de un siglo eurasiático
Las alianzas comerciales son solo parte del futuro pacto
 
China juega Crimea al lado de Rusia
China juega Crimea al lado de Rusia
Mientras ladran los perros occidentales
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Simulacro de paz
Simulacro de paz
por Thierry Meyssan
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
¿Unión? ¿Europea?
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
por Thierry Meyssan
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
Francia: implantación de un Estado policiaco (4ª parte)
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
por Jean-Claude Paye
Señal de Alerta
APM, LAP y Línea2 demandan a Perú ante CIADI
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Los Fujimori blindan el secreto bancario porque tienen mucho que esconder!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
E-pasaportes: herencia que parece pesadilla
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
Embajadores Luna, Valdez y Popolizio demandados penalmente
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Volver a Víctor Raúl, lo demás es pura farsa barata!
por Edmundo Haya de la Torre Barr, Socios
 
Los emails explosivos de Hillary Clinton
«El arte de la guerra»
Los emails explosivos de Hillary Clinton
por Manlio Dinucci, Red Voltaire