Red Voltaire
Páginas Libres

Tesis chilena contraría Convenio de 1952

+

3-12-2012

Cualquiera que lea, aún desprevenido, todas las consideraciones del documento suscrito entre Perú-Chile-Ecuador el 18-8-1952 notará que se refiere expresa y puntualmente a la “conservación, protección y aprovechamiento de recursos naturales…que poseen en sus mares” y que su razón de ser no fue la delimitación marítima; ergo, no es un convenio sobre límites. Todo documento posterior se ajusta a tales parámetros sin desborde posible.

En base a tan nítida y única consideración gestora del acuerdo, convenio o declaración que firman los 3 países los respectivos gobiernos tienen el “deber de impedir que una explotación de dichos bienes…ponga en peligro la existencia, integridad y conservación de esas riquezas…que poseen en sus mares…fuera del alcance de su jurisdicción”.

No existen otras consideraciones para la suscripción del acuerdo, sino solo las relativas a “recursos naturales”, “bienes” o “riquezas. Al contrario, el tema de los límites entre sus mares queda sujeto “como norma de su política internacional marítima” al ejercicio de la “soberanía y jurisdicción exclusivas que a cada uno de ellos corresponde sobre el mar que baña las costas de sus respectivos países, hasta una distancia mínima de 200 millas marinas desde las referidas costas”.

Ratificando el concepto de las 200 millas, no menos, no más, como norma de la política internacional de cada país, se establece como declaración conjunta: “La jurisdicción y soberanía exclusivas sobre la zona marítima indicada, incluye también la soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el suelo y subsuelo que a ella corresponde”.

Por lo tanto, en la fase oral que hoy comienza en La Haya, el Perú debe enarbolar la defensa del texto de aquel convenio sobre explotación pesquera, totalmente ajena a un tema de límites de mares que corresponda a cada país firmante de la declaración.

Que el norte de la corte de La Haya sea la aplicación del derecho de los tratados, tal como están gestados o concebidos en sus consideraciones y finalmente redactados.

Documentos adjuntos

 
Declaración de Santiago, 1952
(Word - 39 KB)
 
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios