Red Voltaire
Señal de Alerta

¡La parca no me quiere! (aún)

+

2-2-2013

El cruce de la residencial calle Trinidad cuadra 3 con Av. La Floresta cuadra 1, Chacarilla, San Borja no es el mejor escenario para choque de autos. Y hay que ser muy bobo para colisionar o estar distraído o que uno de los conductores embista al otro. Pues bien, el jueves 30-1, a las 5.45 pm. una camioneta Kia destrozó la puerta de un Hyundai. Al conductor del Hyundai -es decir a quien esto escribe- a pesar de la puerta siniestrada y millones de esquirlas adheridas a la película instalada desde que se compró el cuatro-patas, NO le pasó nada salvo el aturdimiento de los primeros 40-45 segundos. Es evidente que la parca no me quiere. (Aún).

Dicho sea de paso que ingresé a la categoría cívica de bobos que chocan o son chocados en el lugar de la referencia que, como dijeron los policías, pertenece a la jurisdicción de la Comisaría de Chacarilla. También es pertinente para esta historia subrayar que todos los trámites son gratuitos y así lo dice el letrero muy vistoso de todas las dependencias policiales.

Orientados por el procurador de la compañía de seguros fuimos los protagonistas de esta cró nica a la Comisaría, allí nos indicaron que debíamos pasar, por la magnitud del choque -siete paños siniestrados- el dosaje etílico y de sangre y eso se hizo en la Av. Olguín y para tal efecto debí pagar la suma de S/ 42.00. Lo de gratuito empezaba a parecer ironía pero lo real fueron las burbujitas que produje por una cañitas y la aguja horrenda que me clavaron allí.

Devueltos a Chacarilla hicimos fotocopias de los principales documentos y con dos oficios debíamos ir al peritaje técnico y volver en los días siguientes para la Manifestación. Hay que decir que dicho trámite tiene un costo de S/ 38. ¿Gratuito no era que decían los letreros?

No sé si en los microsegundos en que se produjo le embestida miré a la derecha y no vi a la camioneta que venía por la izquierda, lo que sí sé es que mi puerta quedó hecha un acordeón y su vidrio respectivo, en innumerables fragmentos. Ciertamente -y por eso puedo noticiar a usted amable lector- quedé vivo y sin ningún rasguño o golpe. La barra de seguridad me salvó.

Estos sucesos se pueden contar con escasísima frecuencia. Cuando la vibración siniestra de los hechos vi a las personas más cercanas e imaginé que era la última vez. Me acordé, también y soy honesto, de a quienes debo y con quienes siempre he cumplido aunque sea a puchos y con demoras; hice reminiscencia de mi modesta vida y creí francamente que allí acababan mis aventuras. Para algunos, felizmente, no ha sido así y la reposición de sus alforjas seguirá su curso esforzado e indetenible.

El materialismo supera cualquier espiritualidad. Doy fe de eso. A 72 horas del hecho, los propietarios del auto Hyundai y que conducía, siguen preguntándose con obsesión reiterativa ¿cómo pude hacerles eso? Como si hubiera escogido calle, hora y lugar para que me embistieran. No importa que haya ofrecido pagar el deducible que exige la compañía de seguros, algo así como US$ 200 criminales billetes. Para aquellos soy culpable y tampoco interesan ni mi relato y tampoco que haya salido indemne.

¿Podrían creer que en ningún momento fui inquirido por golpes, lesiones, cortes, fracturas o raspones? La verdad fría es que los dueños no se tomaron la molestia de preocuparse sobre mi integridad física. ¡Bah, lo que importa es el Hyundai y punto!

Quiero dar gracias a la vida que me ha renovado el pasaporte con un susto y ningún daño o golpe letal.

Quiero renovar mis votos con la vida y ofrecer a quienes algo tienen que reclamarme (no son pocos) que voy a cumplir todas mis obligaciones.

Deseo solicitar a los que me han ofrecido correcciones de libros, participación en revistas y proyectos editoriales, trabajos varios, celeridad en estas dinámicas que hay alguna capacidad y experiencia que aportar a cambio del justo reconocimiento de pago como en cualquier trabajo. Habida cuenta del relato, todo esto es más urgente que nunca.

Luego que pensé -pude hacerlo aunque usted no lo crea- sobre cómo se salta de la vida a la muerte y deduje tras esos 45 segundos príncipes que no era llegada mi hora, he decidido vivir la vida con más pasión, con esfuerzo superlativo y mejores y más optimistas ganas de contribuir a la forja de una Nación libre, justa y culta. Ciertamente lo mío es apenas un granito cuasi insignificante de arena, pero allí está en esa dirección.

Solo tengo que trabajar, trabajar y trabajar.

Documentos adjuntos

 
Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

La metamorfosis de Bachar al-Assad
«Ante nuestra mirada»
La metamorfosis de Bachar al-Assad
por Thierry Meyssan
La «solución» para Gaza
En 2014 igual que en 1948: ¿una segunda Nakba?
La «solución» para Gaza
por Manlio Dinucci
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
«Ante nuestra mirada»
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
por Thierry Meyssan
Señal de Alerta
Andrés Townsend Ezcurra: a 20 años de su partida
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
OTAN, ofensiva mundial
«El arte de la guerra»
OTAN, ofensiva mundial
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Señal de Alerta
¡Libre quien baleó y perforó bazo, hígado e intestinos de empresario!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
por Moshe Feiglin, Red Voltaire
 
Páginas Libres
De charcos, simpatías y admiraciones
por Zully Pinchi Ramírez, Socios