Red Voltaire

Calderón en Harvard: ofensa para México

Felipe Calderón llegó a la Presidencia de la República mediante el fraude, y se mantuvo en ella con ayuda del Ejército Mexicano, del clero y de empresarios poderosos.

| Ciudad de México
+

Su gobierno estuvo marcado por el genocidio ejercido en nombre de una ridícula “guerra contra las drogas”, lo mismo que por la destrucción del Estado laico y por el cotidiano despojo contra los sectores mayoritarios.

Por ello, su nombramiento como profesor de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, es una ofensa para nuestro país.

A finales de enero pasado, un grupo de activistas entregó a las autoridades de la Escuela de Gobierno John F Kennedy, de esa Universidad, una caja con 35 mil firmas de rechazo a la incorporación de Felipe Calderón como profesor invitado de esa institución.

Por su parte, el exembajador de México en Noruega, Dinamarca e Islandia, Héctor Vasconcelos, anunció públicamente que devolvería su título en ciencia política que obtuvo en la Universidad de Harvard como rechazo a la colaboración de Calderón con esa Universidad (www.planoinforma tivo.com/nota/id/239558).

El calderonista Servitje

Aunque es claro el rechazo de la mayoría de la sociedad mexicana a lo que fue el gobierno de Calderón, éste todavía goza de apoyo en algunos medios de comunicación regidos por empresarios afines a la derecha, lo mismo que por parte de personajes de esa extracción política e ideológica.

Por ejemplo, Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, nieto del acaudalado y reaccionario Lorenzo Servitje (este último ha sido uno de los promotores más entusiastas de la censura en los medios de comunicación, así como del conservadurismo católico).

El padre de Guillermo es el priísta Fernando Lerdo de Tejada, quien desde la década de 1990 ha hecho notar su compromiso con las ideas de su suegro.

En 2009, Guillermo Lerdo de Tejada fue candidato a diputado local en el Distrito Federal por el Partido Revolucionario Institucional, a pesar de que el Partido Acción Nacional ha sido la opción favorita de su abuelo materno y de otros de sus parientes que, finalmente, no desdeñan la posibilidad de tener influencia dentro del partido que esté en el poder…

Con una retórica tramposa, en enero de 2012 salió en defensa de la estancia de Calderón en la mencionada Universidad de Harvard, Cambridge, Massachusetts, al alegar que ahí se “dará la oportunidad a académicos y estudiantes de establecer un diálogo con él sobre sus políticas públicas”.

El nieto de Servitje preside la agrupación denominada Asociación de Estudiantes Mexicanos de la Universidad de Harvard (HUMAS, por su sigla en inglés), misma que, según él, es “apolítica”. No obstante, salió en defensa de Calderón al aducir que “las peticiones en contra de la incorporación de Calderón en Harvard son válidas y se respetan, pero hay otras personas en México y Estados Unidos que no comparten ese punto de vista”.

Hizo su insustancial comentario –de que unos están a favor de Calderón y otros en desacuerdo– precisamente cuando arreciaban las críticas contra la estancia de Calderón, y Guillermo salió a la luz sólo para alegar que algunos, como él mismo y los suyos, no comparten tales críticas. A fin de cuentas, salió a defender a Calderón.

Ha declarado que ni él ni los miembros de su organización “harán un pronunciamiento a favor o en contra de la llegada de Calderón, porque sus integrantes tienen opiniones divididas.

“En ningún momento hemos hecho ningún posicionamiento a favor de la llegada del expresidente Calderón… HUMAS no se ha manifestado ni a favor ni en contra” (http://aristeguinoticias.com/1601/m...).

Con ese galimatías quiso hacer creer que no es partidario del impopular Calderón, pero el hecho es que oportunamente salió en su defensa para tratar de desvirtuar las muchas críticas contra el exmandatario.

En la página de la asociación (www.huma.org.mx/events/) se recurre de nuevo a la retórica tramposa de “aclarar que en ningún momento HUMAS se manifestó en favor o en contra [de la estancia de Calderón]; cada miembro deberá expresar su opinión”.

Pero lo cierto es que las declaraciones de Guillermo Lerdo de Tejada Servitje han sido sistemática y tendenciosamente favorables a Calderón, además de que si Lerdo de Tejada y su grupo no quieren pronunciarse sobre el tema ¿Entonces para qué se involucraron en el debate?, ¿sólo para aclarar que no tenían nada qué decir?

En la mencionada agrupación HUMAS participa también Claudio Xavier González Caraza, hijo de Claudio X González Guajardo, directivo de Televisa y presidente de la asociación civil Mexicanos Primero, que promueve una visión empresarial de la educación.

En octubre de 2012, la HUMAS organizó un “encuentro” con Alejandro Ramírez, directivo de la cadena de salas de cine Cinépolis y vicepresidente de la organización no gubernamental Mexicanos Primero, a fin de platicar, “entre otros, sobre temas de competitividad y negocios”.

Según la HUMAS, de los casi 40 mexicanos que actualmente estudian maestrías en Harvard, una veintena ocupó cargos en gobiernos panistas en los últimos 12 años, en dependencias como la Presidencia de la República y secretarías de Estado, como Energía, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Economía, es decir, es gente favorecida por Calderón o por otros panistas y que, por lo tanto, seguirán siendo sus súbditos aquí o allá.

Otra panista en Harvard

En 2008 se dio a conocer que la diputada panista María del Pilar Ortega Martínez, en su calidad de estudiante de maestría de la Universidad de Harvard, hizo trampa al presentar como suyo un trabajo que obtuvo, con influencias, de la Secretaría de Energía, gracias a su amigo el entonces subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico, Jordy Herrera.

“A la legisladora se le hizo fácil recurrir a su amistad con el subsecretario de Energía, Jordy Herrera, y pedirle que le enviara información que le habían solicitado en el curso, con el fin de que ella simplemente ?copiara y ‘pegara’, relatan compañeros de la materia ‘reforma energética en México‘. “Al evaluar el trabajo, Gallagher [su profesora] se percató de que había sido realizado por terceras personas y mostró enojo al detectar la trampa, afirman” (El Universal, 19 de julio de 2008).

Con la actitud típica de muchos políticos, una vez descubierta, Pilar trató de inventar excusas y soslayar los hechos mediante eufemismos y juegos de palabras, por ejemplo, que “no plagió información sino que solicitó la ayuda de personal a su cargo en la Cámara de Diputados que le proporcionó los documentos en que basó su trabajo”.

En suma, recurrió a sus influencias para evadir sus deberes escolares en Harvard, haciéndose trampa ella misma, al pretender que eso es estudiar y que así se está preparando concienzudamente.

Por otra parte, Pilar estaba tomando ese curso denominado nada menos que reforma energética en México, junto con otros diputados panistas: Fabián Montes Sánchez, María Eugenia Campos y Luis Gerardo Serrato. Ese entrenamiento, cuyo costo es de 240 mil pesos por diputado, era pagado en un 70 por ciento con fondos públicos provenientes de la bancada de Acción Nacional en la Cámara de Diputados.

En premio por haberse destacado en las prácticas corruptas y tramposas, en 2010 el entonces gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, la nombró secretaria ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública, y en 2012 pasó a ocupar la curul que dejó vacante la muerte del también panista Alonso Lujambio (www.proceso.com.mx/?p=320832).

El primer mundo, el poder y la academia

El nombramiento de Calderón en Harvard es ofensivo para México en vista de todo el daño que él ocasionó a nuestro país; es, ante todo, un insulto a la memoria de todos los muertos por la absurda “guerra contra las drogas” desatada por el espurio exmandatario.

Su llegada a Harvard es resultado de una iniciativa financiada por la multimillonaria griega Gianna Angelopoulos-Daskalaki, que tiene el interés de salvar del desempleo a políticos cuyas gestiones terminaron: interesada y extravagante es la filantropía de la acaudalada dama.

Respecto de su proyecto dijo: “Cuando los líderes democráticamente electos dejan sus puestos, el mundo pierde su compromiso, sus contactos, su experiencia y su sabiduría. Por eso he decidido anunciar la iniciativa de permitir a líderes que han dejado sus cargos para que continúen en el servicio público compartiendo sus lecciones y preparando nuevas generaciones en Harvard” (http://blogs.milenio.com/node/4541).

El primero de los beneficiados de la beca Angelopoulos es, precisamente, Felipe Calderón, quien contrariamente a las intenciones expresadas por la filántropa, no fue democráticamente electo ni mostró compromiso alguno, excepto con sus propios intereses y los de sus testaferros, ni llevó a cabo nada bueno para México.

Si Angelopoulos tuviera mejores sentimientos, destinaría su dinero no a financiar el retiro de Calderón, sino a brindar ayuda a los deudos de las víctimas de su gobierno.

Por otro lado, la complicidad de algunas instancias académicas con el poder, por ilegítimo y sanguinario que éste sea, tiene una larga historia, lo mismo en América Latina que en el llamado “primer mundo”, donde no todo lo que se decide es sensato, honesto o digno de elogio.

En España, la Universidad de Salamanca (nada menos) le otorgó, en 1954, un doctorado honoris causa al dictador Francisco Franco, mientras que ante Adolfo Hitler se plegaron las instituciones educativas alemanas en la época del nazismo.

En mayo de 2001, la Universidad de Yale otorgó el doctorado honoris causa al entonces presidente de Estados Unidos, George W Bush, ultraderechista y genocida igual que Calderón.

El militar argentino Emilio Eduardo Massera (1925-2010), colaborador del dictador Jorge Rafael Videla, y culpable de crímenes de lesa humanidad, fue otro de los genocidas premiados por instituciones académicas con designaciones como éstas: miembro académico del Instituto de Ciencias Políticas de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, doctor honoris causa de la Universidad Argentina John F Kennedy y profesor honorario de la Universidad del Salvador.

En el caso de Calderón, es una aberración que la Universidad de Harvard lo considere digno de servir como ejemplo y mentor para los futuros dirigentes del mundo. Mejor dicho, Calderón tendría que responder ante la justicia por los crímenes y abusos cometidos por su gobierno.

Fuente
Contralínea (Mexico)

Edgar González Ruiz

Edgar González Ruiz Maestro en Filosofía. Investigador y periodista, especializado en la derecha política en México y América Latina. Ha publicado varios libros, como: La Última Cruzada (2001); Los Abascal (2002); Cruces y Sombras (2006); El clero en armas (2007). En 2005 obtuvo el Premio José Martí; en 2006, el Premio Nacional de Periodismo, de México. Colabora en Contralínea.

 
01 de abril de 2013

Tasa de asesinatos de mujeres en México supera la del continente / El Libro blanco de Pemex / Calderón en Harvard: ofensa para México / La expropiación petrolera: el “líder”, el director y el presidente / México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos / La farsa de la reforma neoliberal de las telecomunicaciones / Enrique Peña Nieto: va por la tercera reforma / El fin del conflicto en la UACM y los retos del rector Dussel / Moses I Finley, El nacimiento de la política / México, sin registro oficial y confiable de feminicidios / Sin tipificar delito de feminicidio, en ocho estados de la República / Declaraciones de alerta por feminicidios, fallidas / Supervía destruye área natural protegida / Mitigación de Impactos Ambientales, la farsa del GDF / La Loma: la inversión en un cadáver / México desdeña la espeleología / Estados Unidos: derroche de fondos en el Pentágono / La arqueología también divide a israelíes y palestinos. / Parte III: Ley antilavado: 12 años de retraso /

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.