Red Voltaire
«Otra mirada sobre Rusia»

Depardieu se hace ruso. ¡No están tan locos estos galos!

| Moscú (Rusia)
+
JPEG - 48.3 KB

Un texto bastante sorprendente apareció el 3 de enero de 2013 en el sitio web del Kremlin anunciando que el presidente Putin otorgaba la nacionalidad rusa al actor francés Gerard Depardieu [1].

Este decreto presidencial aparece en el marco de una polémica entre el actor y las autoridades francesas después de la adopción de un proyecto de ley destinado a cobrar en Francia un impuesto del 75% sobre los ingresos muy elevados. El actor criticó enérgicamente el proyecto de ley, antes de decidir emigrar a Bélgica. Posteriormente decidió devolver su pasaporte francés, cuando el primer ministro francas Jean-Marc Ayrault calificó de «miserable» su decisión de establecerse en Bélgica.

El caso tomó un nuevo giro cuando las autoridades rusas invitaron al actor a instalarse en Rusia, prometiéndole que el impuesto ruso sobre los ingresos, del 13%, no será modificado. La más reciente sorpresa en este asunto fue la decisión del presidente ruso que otorga al actor la nacionalidad rusa. Depardieu escribió entonces una increíble carta de amor al pueblo ruso y a su presidente, afirmando además que «es agradable la vida en Rusia» [2]. En la noche del 5 de enero, al actor recibió su nuevo pasaporte, en la estación balnearia de Sochi, de manos del propio presidente y al día siguiente se le propuso un cargo de ministro de Cultura en una región central de la Rusia europea, puesto que rechazó humildemente.

Por supuesto, en los días que siguieron a la declaración positiva de Depardieu sobre el presidente, la prensa dominante francesa dio rienda arremetió contra el actor con desmedida furia. Para Rue89, el actor que interpretó al célebre Obelix se ha convertido en el amigo de los tiranos [3], mientras que Médiapart se congratula por su partida afirmando que «no vamos a extrañar a un ciudadano francés que afirma que Rusia es una gran democracia» [4]. Para el semanario Le Nouvel Observateur, el hecho mismo de que haber obtenido la nacionalidad rusa gracias al poco recomendable amo del Kremlin prueba que «Depardieu es, efectivamente, un miserable» (sic) [5], que la verdadera patria de Obelix es «sobre todo su cuenta bancaria» y, para terminar, que ese favor de un cuasi-dictador (sic) «hace imposible la defensa del actor» [6]. Unos cuantos moralistas autoproclamados y otros personajes que se creen autorizados a dar lecciones a los demás incluso creyeron necesario precisarle al actor que Rusia no es una democracia [7], pero sería muy interesante oírlos hablar con ese mismo fervor sobre la situación en Arabia Saudita, en Corea del Norte o en Zimbabue… Para el diario Le Figaro, el actor tiene «relaciones sulfurosas» en Eurasia, porque ha elogiado al presidente de la República de Chechenia Ramzan Kadyrov y porque tiene relaciones con la familia del presidente de Uzbekistán [8]. Le Figaro recuerda, sin embargo, que el actor también ha hecho «publicidad para bancos de varios oligarcas kazajos, para la compañía aérea armenia Armavia y que también promueve la cocina de azerbaiyana».

Nos hubiera gustado que la prensa dominante en Francia recordara que Obelix no es todavía Gran Príncipe de Eurasia sino más bien que sus vínculos con el espacio ex soviético son de larga data y muy reales [9]. Por ejemplo, el año pasado compró viñedos en Crimea [10], en 2011 hizo donaciones a varios hospitales de San Petersburgo [11], participó en el rodaje de la serie Rasputín y, lo más importante, es muy popular en Rusia, donde incluso fue miembro del jurado del Festival de Cine de Moscú.

Es sorprendente, por otra parte, que la prensa francesa se indigne ante la decisión de Gerard Depardieu de irse de Francia, cuando este célebre actor no hace más que seguir el camino de la gran mayoría de las fortunas y de celebridades francesas como Yannick Noah, Johnny Halliday, Florent Pagny, Alain Delon, Paul Loup Sulitzer, Marion Bartoli, Richard Gasquet, Gilles Simon, Jo-Wilfried Tsonga, Sébastien Loeb, Amélie Mauresmo y las familias Meunier (propietaria de la cadena de supermercados Carrefour), Castel (Nicolas, Vichy Célestins), Weirtheimer (Chanel), Mulliez (Auchan y Décathlon), además del multimillonario Bernard Arnault y del también actor Christian Clavier, exilado en Londres. La lista está lejos de ser exhaustiva.

Además, la mayoría de los franceses no saben que muchas de las estrellas francesas hacen regularmente largas estancias en Rusia, como Alain Delon [12], Patricia Kaas, Pierre Richard, Mireille Matthieu y Lara Fabian [13], lo cual prueba que ese país les parece aceptable y que la cultura francesa cuenta con muchos seguidores en Rusia. En cuanto a los miembros de la familia de Masha Méril, estos simplemente aceptaron los pasaportes rusos ofrecidos por las autoridades rusas [14].

Habría que preguntarse también por qué ningún periodista francés creyó necesario responder a David Cameron cuando, hace 6 meses, este último incitaba abierta y públicamente a los franceses y a las empresas francesas a buscar el exilio fiscal en Inglaterra afirmando simplemente: «desplegaremos la alfombra roja para dar la bienvenida a las empresas francesas que ahora pagarán impuestos en Gran Bretaña y financiarán nuestros servicios públicos y nuestras escuelas» [15]. Es evidente que Bélgica e Inglaterra no son Rusia y que hablar de Putin y de Rusia es un sacrilegio inmoral que sistemáticamente provoca en los medios una cólera ilógica e irracional.

En Rusia algunas voces disidentes se hicieron oír en contra de la decisión del Zar Putin, lo que prueba por demás que cada cual puede expresarse libremente. Así lo hizo, por ejemplo, el siempre rebelde Edouard Limonov, quien se regocijó de que su peor enemigo concediera la nacionalidad [a Depardieu] y dijo que espera que este último lo acompañe todos los días 31 en sus manifestaciones contra el Kremlin, esperanza que seguramente no verá concretarse [16]. Pero el propio Limonov, quien obtuvo la nacionalidad francesa en tiempos de la cohabitación francesa de 1987, sabe sin dudas mejor que nadie de lo que habla ya que él mismo devolvió recientemente su pasaporte francés para poder presentarse como candidato a las últimas elecciones rusas. Por su parte, el periodista Matvei Ganapolski afirma en la radio opositora Echo Moskvy que «nunca olvidaremos ni le perdonaremos [a Depardieu] esta frase: es una gran democracia» [17].

Para darse perfectamente cuenta de los ridículos que resultan los ataques contra Obelix hay que saber que ahora se le reprocha al actor su deseo de comprar una casa en el sur de Moscú afirmando que allí existe un hospital siquiátrico y que también se le critica por haber aceptado una casa en Mordovia con la justificación de que ese territorio albergaría un establecimiento penitenciario [18]. Esa región es calificada incluso de «quinto pino» ruso [19], pero el autor de ese brillante análisis omite mencionar que esa humilde región rusa es casi del tamaño de Bélgica.

Ahora incluso se acusa a Depardieu de ser un agente del KGB [20] con lo que ya hay que empezar a preguntarse hasta dónde llegará todo esto. Pero, para algunos analistas, son también su rechazo por la ciudad y la atracción que siente por la Rusia campestre (la región de Mordovia y los abedules) lo que le ha valido el odio de muchos comentaristas [21], habitualmente más interesados en la Rusia de las manifestaciones, urbana y occidentalizada, que por la Rusia rural y de las tradiciones.

Todo este asunto da sin embargo mucho que pensar, y no sólo en cuanto a la mediocre agresión mediática desencadenada contra el más célebre de los galos y contra la decisión legal y soberana del presidente democráticamente electo del país más grande del mundo. Esa reflexión tiene que ver sobre todo la aldea gala que Obelix ha decidido abandonar. La triste realidad es que Francia se ha convertido en un país fiscalmente asfixiante, con una economía que marcha a cámara lenta y con 9 millones de personas que no encuentran un trabajo a tiempo completo, o sea el 30% de la población económicamente activa [22], y que Depardieu no ha hecho otra cosa que unirse a los millones de franceses que ya habían preferido irse a vivir al extranjero. Indudablemente, la decisión del actor no se debe por demás a razones únicamente fiscales sino a que prefiere huir de un clima político y moral simplemente detestable [23], sin entrar a mencionar el clima mediático.

En definitiva, ¿qué hay de sorprendente en ello cuando nuestras propias élites han venido promoviendo durante decenios la creación de una Europa sin fronteras, en la que cada cual se vea libre de instalarse y de vivir donde mejor le parezca? Lo que debiera resultar sorprendente son los discursos con acentos patrióticos que acompañan las críticas en contra de la partida de Depardieu, cuando incluso hasta la noción misma de Patria está siendo vilipendiada en Francia, por lo menos tanto como la noción de frontera.

Durante todo este asunto, ciertos políticos franceses han mostrado además su verdadero rostro. Daniel Cohn-Bendit simplemente calificó a nuestro Obelix de «perfecto cretino» [24], mientras que Jean-Christophe Cambadelis recordaba con dudoso humor que «Depardieu ya quería hacerse belga. Así que me dije que ni Putin es Catalina la Grande ni Depardieu es Diderot o Voltaire» [25].

Más recientemente fue Brigitte Bardot quien, por razones diferentes, amenazó con pedir ella también la nacionalidad rusa e irse de Francia para siempre [26]. El ministro de Economía Benoit Hamon declaró en tono de broma que Bardot «podrá pedir en matrimonio a Gerard Depardieu. ¡Eso será formidable!» [27], lo que le valió una respuesta de la célebre actriz llamándolo «imbécil ecologista». Mientras tanto, numerosos políticos que ocupan puestos sometidos a elecciones se desahogaron contra ella a través de Twitter [28]. Los lectores podrán juzgar por sí mismos.

Uno se pregunta lo que el resto del planeta puede estar pensando ante este nivel de intercambios entre los políticos y los artistas franceses. Lo cierto es que a los franceses no les gusta que se insulte a sus artistas y que todo este asunto puede costarle muy caro al gobierno francés, que seguramente hubiese preferido que el proyecto de ley sobre los impuestos no se convirtiera en tema de conversación a nivel mundial, lo cual convierte de paso a Francia en el país más impopular entre los ricos del mundo entero.

La pregunta que todo el mundo se hace ahora es saber si va a producirse un éxodo de ricos (y de menos ricos) galos hacia la Rusia de Putin. Aunque muchos franceses no lo saben –porque sus periodistas no tocan ese tema– más de 4 500 franceses optaron por la nacionalidad rusa en 2010, según el periodista Yuri Kovalenko, quien cita la cifra proporcionada por el instituto Eurostat. Es posible que una buena cantidad de esas personas sean de origen ruso, pero seguramente que no son todas. El caso de Obelix es únicamente el que más atención mediática ha concitado.

Por lo demás, Francia no tiene en realidad mucho de qué alegrarse ya que, mientras que pierde a Depardieu, y está también en peligro de perder a Brigitte Bardot, la patria de Voltaire no ha recibido otra cosa que las FEMEN y ciertos líderes ecologistas franceses quieren dar la nacionalidad francesa a las Pussy Riot y otorgarles incluso la categoría de ciudadanas honorarias de la ciudad de París. A los lectores que no saben quiénes son, les aconsejo que lean esto [29], donde se repite por cierto la misma canción de algunos dirigentes sindicales franceses, como el líder de FO [Fuerza Obrera] Jean-Claude Maillard, quien declaró «Me parece triste que se diga, como lo hizo [Depardieu] que Rusia es una gran democracia. En este caso, prefiero a las Pussy Riot antes que Gerard Depardieu». Preferir a las Pussy Riot por encima de uno de los más grandes actores de Francia es una acrobacia mental cuyo secreto sólo poseen, al parecer, algunos miembros de la “izquierda plural” francesa, de la misma manera en que Panoramix es el único que conoce la fórmula de la poción mágica.

¿Depardieu y Brigitte Bardot a cambio de las FEMEN y de Pussy Riot? Hay que preguntarse si Francia sale ganando en ese trueque o si, ¡por Tutatis!, el cielo ha caído sobre las cabezas de algunos de sus periodistas, políticos y sindicalistas. Como bien señala Jacques Sapir [30]: «la realidad rusa resulta, una vez más, muy diferente de las apariencias. El caso de Depardieu, al reactivar todo tipo de mitos así como el fondo antirruso de una parte de la prensa francesa, no ayuda a un análisis objetivo de esa realidad» [31].

Nota de la Red Voltaire, 13 de enero de 2013.
La información de Yuri Kovalenko citada en este trabajo es “visiblemente” errónea, según este vínculo de Eurostat.
Kovalenko parece haber confundido la cantidad de ciudadanos rusos que optaron por diversas ciudanías europeas con la adopción de la ciudadanía rusa por ciudadanos de la Unión Europea.

[1] Указ о приёме в гражданство Российской Федерации, kremlin.ru, 3 de enero de 2013, sitio en idioma ruso.

[2] «Depardieu: "La Russie est une grande démocratie"» [Depardieu: “Rusia es una gran democracia”], Le Point, 3 de enero de 2013.

[3] «Depardieu russe: plus près de ses amis tyrans tchétchènes et ouzbeks» [Depardieu ruso: más cerca de sus amigos tiranos chechenos y uzbekos.], Rue89, 3 de enero de 2013.

[4] «Depardieu? Bon débarras» [¿Depardieu? Que se vaya con viento fresco.], Médiapart, 4 de enero de 2013.

[5] «Depardieu devient russe grâce à Poutine: Ayrault a raison, c’est un "minable"» [Depardieu se hace ruso gracias a Putin: Ayrault tiene razón, es un “miserable”], nouvelobs.com, 4 de enero de 2013.

[6] «Gérard Depardieu: enfin le passeport qu’il lui faut» [Gerard Depardieu: por fin tiene el pasaporte que merece.], nouvelobs.com, 3 de enero de 2013.

[7] «Non M. Depardieu, la Russie n’est pas "une grande démocratie"» [No, señor Depardieu. Rusia no es una gran democracia.], nouvelobs.com, 4 de enero de 2013.

[8] «Les sulfureuses amitiés de Depardieu dans l’ex-URSS» [Las sulfurosas amistades de Depardieu en la ex URSS], Le Figaro, 3 de enero de 2013.

[9] «Depardieu et la Russie: une histoire d’amour» [Depardieu y Rusia: una historia de amor], liberation.fr, 4 de enero de 2013.

[10] «Gérard Depardieu achète des vignobles en Ukraine» [Gerard Depardieu compra viñedos en Ucrania], RIA Novosti, 6 de abril de 2012.

[11] «Gérard Depardieu visite un hôpital pédiatrique de Saint-Pétersbourg» [Gerard Depardieu visita un hospital pediátrico en San Petersburgo], RIA Novosti, 11 de febrero de 2011.

[12] «VIDEO - Alain Delon est encore plus plébiscité que Gérard Depardieu en Russie» [VIDEO - Alain Delon todavía más popular que Gerard Depardieu en Rusia], premiere.fr, 3 de enero de 2013.

[13] «Lara Fabian: la Russie se l’arrache» [Lara Fabian: en Rusia se la disputan], closermag.fr, 3 de enero de 2013.

[14] «Macha Méril sur Depardieu: la Russie "racole"» [Macha Meril sobre Depardieu: Rusia “Rusia enamora”], tf1.fr, 4 de enero de 2013.

[15] «David Cameron accueille à bras ouverts les riches expatriés français» [David Cameron acoge con los brazos abiertos a los ricos expatriados franceses], lesnews.ca, 19 de junio de 2012.

[16] «Depardieu, nouveau Russe, suscite sarcasmes et critiques en Russie» [Depardieu, nuevo ruso, suscita sarcasmo y crítica en Rusia], lemonde.fr, 4 de enero de 2013.

[17] «Depardieu devient russe après sa rencontre avec Poutine» [Depardieu se convierte en franco-ruso después de su encuentro con Putin], leparisien.fr, 6 de enero de 2013.

[18] «Russie: Depardieu chez les fous?» [Rusia: ¿Depardieu entre los locos?], lexpress.fr, 7 de enero de 2013.

[19] «La Mordovie, ce «pétaouchnok» russe cher à Depardieu» [Mordovia, el “quinto pino” ruso que tanto le gusta a Depardieu], liberation.fr, 7 de enero de 2013.

[20] «Russian spy in Finland accuses Russia’s new citizen, French actor Depardieu, of working for the KGB» [Espía ruso en Finlandia acusa al nuevo ciudadano de Rusia, el actor francés Gerard Depardieu, de trabajar para el KGB], kavkazcenter.com, 7 de enero de 2013.

[21] «La déclaration d’amour Eurasiste de Gérard Depardieu à la Russie» [La declaración de amor proeuroasiática de Gerard Depardieu a Rusia], Ice Station Zebra, 3 de enero de 2013.

[22] «Les VRAIS Chiffres du chômage: 9 000 000 de demandeurs d’emplois...» [Las VERDADERAS Cifras del desempleo: 9 000 000 de personas en busca de empleo…].

[23] «Affaire Depardieu: et si on quittait la France parce qu’elle est devenue détestable?» [Caso Depardieu: ¿Será que la gente se va porque Francia se ha hecho detestable?], lexpress.fr, 18 de diciembre de 2012.

[24] «Depardieu et Bardot sont des «crétins finis» pour Cohn-Bendit» [Depardieu y Bardot son «perfectos cretinos» segun Cohn-Bendit], liberation.fr, 4 de enero de 2013.

[25] «Gêne et consternation en France après l’exil de Depardieu» [Malestar y consternación en Francia después del exilio de Depardieu], lemonde.fr, 4 de enero de 2013.

[26] «Brigitte Bardot menace de devenir russe» [Brigitte Bardot amenaza con hacerse rusa], lefigaro.fr, 4 de enero de 2013.

[27] «Le ministre français de l’Economie propose à Bardot d’épouser Depardieu» [El ministro francés de Economía propone a Bardot que se case con Depardieu], La Voix de la Russie, 8 de enero de 2013.

[28] «Depardieu en Russie: les élus du Val d’Oise se lâchent sur Twitter» [Depardieu en Rusia: los funcionarios electos de Val d’Oise se desahogan en Twitter], vonews.fr, 7 de enero de 2013.

[29] «Depardieu: EELV veut faire des Pussy Riot des citoyennes d’honneur» [Depardieu: EELV quiere hacer a las Pussy Riot ciudadanas honorarias], Metro, 4 de enero de 2013.

[30] «La Russie, entre les fantasmes de l’affaire Depardieu et la réalité» [Rusia, entre los mitos del caso Depardieu y la realidad], RussEurope, 4 de enero de 2013.

[31] «La Russie, entre fantasmes et réalité (suite)» [Rusia, entre mitos y realidad], RussEurope, 5 de enero de 2013.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Señal de Alerta
¡Niveles de miseria humana!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Delinquen Cecilia Blume y ministros dadivosos!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
Una historia dolorosamente real
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Señal de Alerta
¡A la basura todo Cristo!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Estafan directivos de Junta de Propietarios en San Borja!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
El expediente Prado
por Víctor Andrés García Belaunde, Socios
 
Señal de Alerta
¿Y qué tiene que ver Dios?
por Herbert Mujica Rojas, Socios