Red Voltaire
El arte de la guerra

Libia, el plan de conquista

Los dirigentes occidentales nos habían asegurado que la operación militar que emprendían contra la Yamahiria Árabe Libia no apuntaba a apoderarse de las reservas de petróleo del país ni a dividirlo en tres partes sino que se trataba de proteger a la población civil de la amenaza del dictador. Después de una guerra que provocó en Libia más de 120 000 muertes, ahora están iniciando la segunda fase de aquella operación. Y esta vez nos dirán que hay que proteger a la población civil contra el Emirato Islámico, cuando en realidad se trata de tomar posesión de los yacimientos de petróleo.

+


Después del linchamiento de Muammar el-Kadhafi, la entonces secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton declara entre carcajadas: «¡Fui, vi y él murió!».

«El año 2016 se anuncia como muy complicado en el plano internacional, con tensiones difusas, incluso en nuestro país. Italia está allí y cumplirá con su parte, con el profesionalismo de sus mujeres y de sus hombres y con el compromiso de los aliados». Así anunciaba Matteo Renzi a los militantes del Partido Democrático la guerra en la que Italia participará próximamente, otra guerra contra Libia, 5 años después de la primera.

El plan está en marcha. Las fuerzas especiales británicas SAS, según reporta el Daily Mirror [1]– ya se encuentran en Libia para preparar la llegada de 1 000 soldados británicos. La operación, «acordada entre Estados Unidos, el Reino Unido, Francia e Italia», implicará la participación de 6 000 soldados estadounidenses y europeos para «bloquear a unos 5 000 extremistas islamistas que se han apoderado de una docena de los mayores campos petrolíferos y que, desde la guarida del Emirato Islámico en Sirte, se preparan para avanzar hacia la refinería de Marsa el-Brega, la más grande del norte de África». La acción en el campo de batalla, donde los SAS están instruyendo a «comandantes militares», cuya identidad se desconoce, prevé el uso de «tropas, tanques, aviones y navíos de guerra». Para bombardear nuevamente Libia, el Reino Unido está enviando aviones adicionales a Chipre, donde ya están basados 10 Tornado y 6 Typhoon para las incursiones en Siria e Irak, mientras que un navío de guerra se dirige hacia Libia. La publicación electrónica italiana Difesa Online confirma que varios equipos de Navy Seal estadounidenses ya se encuentran en Libia.

El conjunto de la operación estará formalmente «bajo dirección italiana». Pero lo que eso quiere decir es que Italia cargará con la parte más pesada y costosa, poniendo tanto sus bases como sus fuerzas militares a la disposición de la nueva guerra en Libia, sin tener por ello el mando verdadero de la operación, que en realidad seguirá estando únicamente en manos de Estados Unidos.

Y, por supuesto, un papel clave será el del U.S. Africa Command (AfriCom), el Mando de las fuerzas militares estadounidenses en África, que acaba de anunciar, el 8 de enero de 2016, el «plan quinquenal» de una campaña militar para «enfrentar las crecientes amenazas provenientes del continente africano». Entre sus principales objetivos anuncia el AfriCom el de «concentrar los esfuerzos en el Estado fallido de Libia, conteniendo la inestabilidad en el país». En 2011, fue el AfriCom quien dirigió la primera fase de la guerra contra Libia, antes de ser rápidamente relevado por la OTAN –también bajo las órdenes de Estados Unidos–, que mediante el uso de fuerzas infiltradas y 10 000 ataques aéreos destruyó Libia transformándola en un «Estado fallido».

Ahora el AfriCom está listo a intervenir nuevamente para «contener la inestabilidad en el país». Y también lo está la OTAN, cuyo secretario general Jens Stoltenberg la ha declarado «lista para intervenir en Libia».

Y nuevamente será Italia la principal base que servirá de trampolín a la operación. En suelo italiano hay dos mandos subordinados al AfriCom : en Vicenza está el del U.S. Army Africa (el ejercito terrestre de Estados Unidos en África) y en Nápoles el de las U.S. Naval Forces Africa (las fuerzas navales de Estados Unidos en África). Este último mando está a las órdenes de un almirante estadounidense, que también está al mando de las fuerzas navales estadounidenses en Europa, del JFC Naples (Mando Conjunto de las fuerzas de la OTAN) y, cada 2 años, también tiene bajo su mando la Fuerza de Respuesta de la OTAN.

Ese almirante estadounidense se subordina directamente al Comandante Supremo de las fuerzas aliadas en Europa (SACEUR), un general estadounidense nombrado directamente por el presidente de Estados Unidos. Este último general también está al mando del EuCom, o sea el Mando estadounidense para Europa.

Ese será el marco de la «dirección italiana» de la nueva guerra en Libia, guerra cuyo verdadero objetivo es la ocupación de las zonas costeras económica y estratégicamente más importantes. Y, como en 2011, la nueva guerra será presentada como una «operación de preservación de la paz y de carácter humanitario».

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

Manlio Dinucci

Manlio Dinucci Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Laboratorio di geografia, Zanichelli 2014 ; Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

 
Los emails explosivos de Hillary Clinton
Los emails explosivos de Hillary Clinton
«El arte de la guerra»
 
Luz verde para la bomba
Luz verde para la bomba
«El arte de la guerra»
 
Escombros de la democracia
Escombros de la democracia
«El arte de la guerra»
 
La OTAN y el «golpe» turco
La OTAN y el «golpe» turco
«El arte de la guerra»
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Simulacro de paz
Simulacro de paz
por Thierry Meyssan
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
¿Unión? ¿Europea?
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
por Thierry Meyssan
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
Francia: implantación de un Estado policiaco (4ª parte)
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
por Jean-Claude Paye
Señal de Alerta
APM, LAP y Línea2 demandan a Perú ante CIADI
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Los Fujimori blindan el secreto bancario porque tienen mucho que esconder!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
E-pasaportes: herencia que parece pesadilla
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
Embajadores Luna, Valdez y Popolizio demandados penalmente
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Volver a Víctor Raúl, lo demás es pura farsa barata!
por Edmundo Haya de la Torre Barr, Socios
 
Los emails explosivos de Hillary Clinton
«El arte de la guerra»
Los emails explosivos de Hillary Clinton
por Manlio Dinucci, Red Voltaire