Red Voltaire

Claudia Villegas

21 artículos
 
 
 
 
 
 
 
07. México competirá con Suramérica por el turismo 10 de octubre de 2016
Guayaquil, Ecuador. Ante inversionistas del sector hotelero de América Latina, el director de Desarrollo de la multinacional Hilton para la región de México, Centroamérica y el Caribe, Juan Corvinos, dijo hace unos días en Guayaquil que en muchos países de esta zona la costumbre había sido crecer más allá del 5 por ciento. Ahora, sin embargo, las nuevas condiciones de la economía mundial nos obligan a conformarnos con incrementos para el PIB de apenas el 2 por ciento en el mejor de los casos. Sin embargo, dijo Corvinos, en negocios como el turístico crecer a niveles de 2 por ciento no está nada mal mientras se tenga claro que es un momento de prepararse para mejores momentos. De hecho, las inversiones en este sector son así: se realizan con mucha anticipación para comenzar a dar dividendos varios años después. En México, sin embargo, la mala noticia es que sí se espera un recorte para actividades vinculadas con el turismo. Enrique de la Madrid, exlegislador y actual titular de la Secretaría de (...)
 
 
 
 
08. La obligada conversión moral de los empresarios 4 de julio de 2016
Para el sector empresarial mexicano la inevitable despetrolización de la economía cambió todos los escenarios. Sin una ley como la Sarbanes Oxley o un sin número de normas anticorrupción que imponen severos candados a las compañías estadounidenses para evitar acciones como el cohecho, sobornos o cualquier clase de actividad vinculada con la corrupción, en México las llamadas comisiones en contratos con los gobiernos federales o estatales se habían convertido –lamentablemente-– en un estilo de hacer negocios. Sin embargo, con la caída en los precios del petróleo que también impactó a los negocios en el sector eléctrico y, por su puesto, los recursos para obras de infraestructura (presas, hidroeléctricas, carreteras, puentes, escuelas, hospitales) se generó una obligada revolución moral en las empresas. Simplemente ya no hay dinero para actos de corrupción y los contratos con el gobierno –al menos por ahora– son escasos y pequeños. Ahora el sector privado quiere licitaciones justas, trámites sin (...)