Red Voltaire

Industria petrolera: ¡México puede!

Desde que el papa Alejandro VI, mejor conocido como Rodrigo Borgia, le “donó” a los españoles nuestras tierras, en 1493, hemos sido sujetos del saqueo de nuestras riquezas. Nuestra tierra ha sido invadida y sus riquezas fueron a parar a manos de potentados extranjeros. Incluso en 1787, cuando se expidieron las Reales Ordenanzas para la Minería, en lo que ellos llamaron la Nueva España, determinaron que los “jugos de la tierra” pertenecían a la corona de España, es decir, al invasor extranjero. Durante el porfirismo esta situación continuó, ya que en 1906 la Cámara de Diputados aprobó una ley en la que se eximía a las compañías petroleras de cualquier pago de impuestos –a excepción del impuesto de timbre– si explotaban terrenos privados.

| Ciudad de México (México)
+
JPEG - 50.1 KB

Así, nuestro trabajo y riquezas engordaron a las compañías extranjeras. Por otra parte, los mexicanos laboramos y acumulamos experiencia en la materia petrolera adquiriendo capacitación y destreza. Ya en 1863 se hicieron perforaciones en Tabasco, y en 1883 el entonces gobernador de aquella entidad, Simón Sarlat Nova, creó una compañía e hizo el primer intento de explotación comercial. Hace ya 112 años, en 1901, comenzó la extracción sistemática del petróleo en Ébano, San Luis Potosí. Edward Doheny y Charles A Canfield estaban a punto de abandonar el proyecto cuando un geólogo mexicano de gran prestigio, el ingeniero Ezequiel Ordóñez, les recomendó el cuello volcánico conocido como Cerro de la Pez para hacer las perforaciones, con lo que obtuvieron un gran éxito;?así empezó la producción en grande: de 1901 a 1911, las compañías exportaron 25 millones de barriles de petróleo y ganaron 4 millones de dólares sin pagar un sólo centavo de impuestos.

Así era la situación petrolera en el porfiriato.

Luego del triunfo de la Revolución Mexicana, Francisco I Madero impuso, en julio de 1912, un impuesto de 20 centavos por tonelada, lo que equivalía a 3 centavos por barril de petróleo. Lo que disgustó a las compañías petroleras, que a su vez alentaron al embajador Henry Lane Wilson a impulsar el complot que derrocó y llevó a la muerte a Madero y a José Pino Suárez. No fue éste, desde luego, su único crimen. Las compañías dividieron comunidades y familias, provocaron matanzas e hicieron de todo para apropiarse de las tierras petroleras. Con el nuevo triunfo de la Revolución contra el usurpador Victoriano Huerta, financiaron a Manuel Peláez, quien con su ejército defendió los intereses extranjeros que en la zona petrolera tenían su feudo, además contaban con sus famosas “guardias blancas”. Las condiciones laborales eran muy desfavorables, por lo que se organizó la Unión de Petroleros Mexicanos. El 19 de febrero de 1918 se hizo la primera tentativa para hacer cumplir el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, gravando esta vez los contratos sobre tierras y petróleo. Nuevamente no se hicieron esperar las protestas de Estados Unidos, Inglaterra y Francia, y también se presentó la negativa de las compañías para aceptar el cumplimiento de los decretos. Esto dio motivo para que las empresas intervinieran activamente en el derrocamiento y asesinato de Venustiano Carranza.

Largas luchas llevaron a la Expropiación Petrolera de 1938, los obreros y técnicos mexicanos comenzaron a organizarse. La historia negra de la acción de las compañías petroleras extranjeras inglesas, holandesas, estadunidenses fue enfrentada por los trabajadores, y la huelga petrolera de casi 1 año (en 1937) fue el catalizador para que el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río efectuase la Expropiación Petrolera. Esos trabajadores que enfrentaron la rapacidad de las compañías petroleras también tuvieron la capacidad de levantar la industria.

La apuesta de las trasnacionales era por el fracaso de los mexicanos, juraban que en 3 meses, de rodillas, el gobierno de Cárdenas les iba a pedir su regreso. La situación de la industria era crítica, ya que desde 1914, a raíz de la Revolución Mexicana y de la aprobación de la Constitución de 1917 y la amenaza de expropiación –ya que ésta determinaba que los bienes del subsuelo son de la nación–, las empresas extranjeras decidieron no invertir en la industria, y lo que dejaron hacia 1938 fueron instalaciones chatarra. Tras la Expropiación Petrolera se decretó un bloqueo contra México, no nos compraban una sola gota de petróleo ni nos vendían un tornillo, además de que las compañías extranjeras se llevaron a sus técnicos, incluso nacionales. La industria en ruinas quedó en manos de los obreros mexicanos y ellos, con gran capacidad y maestría, levantaron la industria petrolera ante el asombro del mundo. Cuando Lázaro Cárdenas anunció que México iba a producir gasolina, para lo que era menester producir tetraetilo de plomo, sustancia que sólo producían en Alemania y Estados Unidos, sumamente venenosa y tóxica, los funcionarios de la compañía Shell se burlaron y llegaron a afirmar en conferencia de prensa que “juraban beberse cada gota de tetraetilo de plomo que produjeran los mexicanos”. Pero los ingenieros y técnicos mexicanos produjeron tetraetilo de plomo y la gasolina necesaria. Petróleos Mexicanos (Pemex) fue construido gracias al empeño y capacidad de obreros, técnicos e ingenieros mexicanos.

Pemex ha sido en el último lustro la cuarta empresa con mayor producción de crudo –sólo por debajo de la Saudi Arabian Oil Company, la iraní National Iranian Oil Company y Petróleos de Venezuela– con ingresos de más de 1 billón de pesos anuales. Es falso que no haya dinero para invertir en Pemex o para construir refinerías y erigir una potente industria petroquímica. El año pasado, en abril de 2012, el gobierno mexicano con aprobación del Congreso de la Unión, le regaló 14 mil 400 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional y 4 mil 400 al Banco Interamericano de Desarrollo, ¡más de 225 mil millones de pesos! Que no digan que no hay dinero. También tenemos miles de trabajadores calificados para las labores que se requieren y jóvenes que pueden entrenarse debidamente. Sí tenemos la capacidad de realizar todas las labores necesarias para ser autosuficientes en la exploración, explotación, producción, transporte, comercialización y refinación de petróleo. México es capaz de generar tecnologías propias y de asimilar nuevas. Desde 1970, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) consolidó el grupo de ingeniería para el desarrollo de proyectos de instalaciones marinas. Desde la década de 1980, el IMP participó en el diseño, construcción, instalación, inspección y mantenimiento de plataformas marítimas. A partir de 1987, personal de sistemas estructurales participó en proyectos para la explotación de 600, 1 mil y 1 mil 500 metros de profundidad. En 1999 se iniciaron trabajos de exploración y se perforó a más de 500 metros.

Dicen que Pemex necesita recursos externos, capital extranjero para la exploración, explotación y producción. Esto es falso. Entre 1972 y 1975 Pemex descubrió, con sus propios medios, los grandes yacimientos de Chiapas, Tabasco, la Sonda de Campeche y el complejo Cantarell (también en Campeche), pues ha tenido los técnicos capaces de levantar la industria y ha contado con tecnología y metodología propias.

Pemex puede y debe ser una empresa estatal autosuficiente que sea un motor para el desarrollo económico de México. Hemos de oponernos a los nuevos planes privatizadores para rescatar nuestra soberanía energética. La movilización popular debe frenar las políticas entreguistas de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) y llevar al triunfo nuestra soberanía energética.

La soberanía energética es un mandato constitucional que hay que cumplir, y cumplirlo a la letra, pues significa la diferencia entre ser un país soberano con el control de sus recursos y riquezas básicas o un país sometido por compañías extranjeras y sus gobiernos. Las riquezas que produce nuestro sector energético pueden ser la base para un desarrollo sostenido y para garantizar a la población los derechos que le otorga la Constitución, pero que hasta ahora han sido letra muerta. No sólo hemos de oponernos a la política privatizadora que plantea el Pacto por (anti) México. Tras la regresión de las últimas 3 décadas de neoliberalismo y neocolonialismo es necesario emprender de nuevo el rescate energético, para ello hemos de contar con la movilización del pueblo en general, y en particular la de los trabajadores del sector. El Movimiento Regeneración Nacional ha emprendido una gran campaña por la defensa del petróleo con el lema: “¡el petróleo es de todos!”. Andrés Manuel López Obrador ha denunciado la intención de entregar el 60 por ciento de la renta petrolera a corporaciones extranjeras. Apoyemos esta lucha, informemos ampliamente a la población de los planes del PRI y el PAN. Está en juego la soberanía nacional, por lo que es necesario apelar a la más amplia unidad de todos los mexicanos por encima de diferencias de edad, sexo, religión, ideología, partido político, estilo de vida, origen nacional y situación socioeconómica. El pueblo unido ha tenido y tendrá la capacidad de solucionar los problemas que se plantean en este inicio del siglo XXI para construir el futuro de un México independiente.

Fuente
Contralínea (México)

Pablo Moctezuma Barragán

Pablo Moctezuma Barragán Politólogo, historiador y urbanista; investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Azcapotzalco. Editor del periódico El Despertar Teixitiani de la Organización México Tekizetiliztli - Unión del trabajo de México.

 
06 de mayo de 2013

Investigan UIF y Cisen a exabogado general de Pemex / PGR: historias de corrupción e impunidad / Hablar sin riesgo / Reporteros y periódicos entre amenazas, agresiones y homicidios / ¿Negociar con la mafia?* / / Las “reformas”, llanamente privatizaciones / La CFE “siembra” quejas por todo el país / Insuficiente recomendación de la CDHDF por caso 1DMX / Industria petrolera: ¡México puede! / Las decisiones políticas que fueron erróneas / Jacobo Silva Nogales: los días en el infierno / Jacobo Silva Nogales: los días en el purgatorio / El ERPI, en fase de acumulación de fuerzas: Jacobo Silva Nogales / España rebosa transgénicos, pero no sabe dónde están plantados / Mentiras para justificar una guerra / Jóvenes, sin oportunidades laborales / Parte I: Mortalidad materna: objetivo del milenio no cumplido / Parte II: México: tres muertes maternas al día / Parte III: En hospitales, mayoría de las muertes maternas.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios