Red Voltaire
Temas

Energía

El petróleo y el gas, fuentes fósiles de energía, vienen alimentando la actividad humana desde hace un siglo. El comercio de estos recursos constituye el primer mercado mundial, por delante de la compra-venta de alimentos, de armas, de medicamentos y de droga.
Estados Unidos ha destinado progresivamente sus fuerzas armadas a garantizar la seguridad del aprovisionamiento energético para su economía. Ya al firmar el acuerdo del Qincy (en 1945), el presidente Roosevelt elevaba la protección de la familia real saudita a la categoría de objetivo estratégico. Posteriormente, el informe Hamilton (en 1975) y la doctrina Carter (en 1980) incluían en las misiones del Pentágono el control de los campos de petróleo del Golfo y de sus vías de acceso. Para garantizar dicho control, Washington había instituido el Central Command y se había dado a la tarea de someter a su aliado iraquí. Hoy en día, en momentos en que se agotan los recursos de la región y en que el excesivo despliegue de las fuerzas armadas estadounidenses se hace insostenible para Washington, es la OTAN quien garantiza el relevo de las tropas de Estados Unidos. La alianza atlántica incluyó entre sus objetivos (en 2006) la seguridad energética de sus miembros y expande su presencia cerca de los yacimientos de la cuenca del Caspio.
En todo caso, los estrategas se vuelven ya hacia las reservas del Golfo de Guinea y hacia los petróleos pesados de Venezuela y Brasil, que deberían sustituir los petróleos ligeros que ya van agotándose. Previendo esa situación, el Pentágono creó el AfriCom y emprendió la militarización de la región del Caribe con la resurrección de la IV Flota.
Lo más importante es que el surgimiento de nuevas técnicas en el transporte del gas debe conducir a la generalización del uso de ese recurso. Se producirá entonces un viraje, de una geopolítica basada en el uso del petróleo a una geopolítica del gas, que reservará un lugar preponderante a Rusia, Irán y Qatar.

«Ante nuestra mirada»
Tras la coartada antiterrorista, la guerra del gas en el Levante
por Thierry Meyssan
Tras la coartada antiterrorista, la guerra del gas en el Levante Damasco (Siria) | 29 de septiembre de 2014
Si bien cualquiera puede estar de acuerdo con el discurso antiterrorista de Washington y sus aliados del Golfo, todo el mundo se da cuenta de que sólo es la justificación oratoria de una guerra que en realidad persigue otros fines. Estados Unidos dice querer destruir el Emirato Islámico –organización que él mismo creó y que realiza, precisamente para Estados Unidos, la limpieza étnica necesaria para concretar el plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado». Más contradictorio aún, Estados Unidos dice querer combatir en Siria del lado de la oposición, supuestamente moderada, de la que forman parte los mismos yihadistas del Emirato Islámico. Y, para terminar, Estados Unidos ha destruido en Raqqa edificios que el Emirato Islámico había abandonado 2 días antes de los bombardeos estadounidenses. Thierry Meyssan estima que, tras esas aparentes contradicciones, estamos viendo la continuación de la guerra del (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Industria petrolera: ¡México puede!
por Pablo Moctezuma Barragán
09. Industria petrolera: ¡México puede! Ciudad de México (México) | 6 de mayo de 2013
Desde que el papa Alejandro VI, mejor conocido como Rodrigo Borgia, le “donó” a los españoles nuestras tierras, en 1493, hemos sido sujetos del saqueo de nuestras riquezas. Nuestra tierra ha sido invadida y sus riquezas fueron a parar a manos de potentados extranjeros. Incluso en 1787, cuando se expidieron las Reales Ordenanzas para la Minería, en lo que ellos llamaron la Nueva España, determinaron que los “jugos de la tierra” pertenecían a la corona de España, es decir, al invasor extranjero. Durante el porfirismo esta situación continuó, ya que en 1906 la Cámara de Diputados aprobó una ley en la que se eximía a las compañías petroleras de cualquier pago de impuestos –a excepción del impuesto de timbre– si explotaban terrenos privados.
 
 
 
 
 
 
06. La expropiación petrolera: el “líder”, el director y el presidente Ciudad de México (México) | 1ro de abril de 2013
Mientras el Estado laico ha sido atropellado por las visitas de Enrique Peña Nieto a los papas Benedicto XVI y Francisco I (una Iglesia como el águila austriaca, de dos cabezas), con lo que ratifica el catolicismo donde se educó hasta culminar en la universidad del Opus Dei, donde obtuvo su licenciatura en derecho natural (como Felipe Calderón en la Escuela Libre de Derecho…, libre, precisamente, del derecho constitucional); aparte de insistir en borrar la separación de Estado e Iglesia, Peña Nieto también ha ido poniendo las condiciones por medio del Pacto por México para llevar a cabo la contraexpropiación petrolera, que pasará por encima de la memoria histórica de la nación –que no es simple pasado–, que en 1938 Lázaro Cárdenas instituyó contra la privatización que imperaba sobre esos mermados recursos naturales –patrimonio de los mexicanos–, mismos que ahora Carlos Romero Deschamps, Emilio Lozoya Austin y Peña Nieto –el “líder”, el director y el presidente– quieren devolver a los empresarios y al (...)
 
 
 
 
 
 
 
 
 



Artículos más leídos
El poder del petróleo en el siglo XXI
El poder del petróleo en el siglo XXI
La Guerra por recursos energéticos ya comenzó
 
El mito de Lázaro Cárdenas
El mito de Lázaro Cárdenas
La historia y las conspiraciones del petróleo mexicano (1/3)
 
El lado oscuro de Lázaro Cárdenas
El lado oscuro de Lázaro Cárdenas
La historia y las conspiraciones del petróleo mexicano (2/3)
 
04. Crisis petrolera y cambio tecnológico
Crisis petrolera y cambio tecnológico
Energía: cuando las crisis generan oportunidades
 
14. ¿Energía nuclear para Venezuela?
¿Energía nuclear para Venezuela?
Revisar nuestras opciones
 
Gaza: el gas en la mirilla
Gaza: el gas en la mirilla
«El arte de la guerra»
 
Siria, centro de la guerra del gas en el Medio Oriente
Siria, centro de la guerra del gas en el Medio Oriente
De la geopolítica del petróleo a la del gas
 
La Revolución interrumpida
La Revolución interrumpida
La historia y las conspiraciones del petróleo mexicano (3/3)
 
La compañía estadounidense Halliburton, oportunista de guerra
La compañía estadounidense Halliburton, oportunista de guerra
Segunda parte. Objetivos militares, intereses financieros