Red Voltaire
«El arte de la guerra»

Italia regresa a la «cuarta orilla»

El gobierno nacional de Enrico Letta se ha comprometido a hacer lo que el gobierno de Silvio Berlusconi se negó a hacer en Libia: recolectar armas para que Qatar las envíe a los mercenarios que operan en Siria, a cambio de unos cuantos contratos preferenciales en materia de hidrocarburos. ¡Viva la democracia!

| Roma (Italia)
+
JPEG - 24.3 KB
Enrico Letta y Barack Obama en la cumbre del G8 (Lough Erne, 17 de junio de 2013)

Durante su encuentro con el primer ministro [italiano] Enrico Letta en el G8, el presidente Barack Obama «pidió que Italia le echara una mano para resolver las tensiones en Libia». Y Letta, como un alumno modelo, sacó de su cartera la tarea ya hecha de antemano: Un plan para Libia. La ministra [italiana de Relaciones Exteriores] Emma Bonino, orgullosa por tan alto honor, jura: «Haremos el máximo. Libia es un país que conocemos bien históricamente.»

De eso no hay duda. Italia ocupó Libia en 1911, ahogando en sangre la sublevación popular, utilizando –en los años 1930– armas químicas contra las poblaciones que se resistían e internando más 10 000 personas en campos de concentración. Y 30 años después, cuando perdió su colonia, Italia respaldó al rey Idriss para conservar sus privilegios coloniales. Con el derrocamiento de Idriss, Italia llegó a un acuerdo con Kadhafi para tener acceso a las reservas energéticas de la República Libia. Pero en 2011, cuando la máquina de guerra de Estados Unidos y la OTAN se puso en marcha para demoler el Estado libio, Roma rompió, con un consenso bipartidista en el parlamento, el Tratado de Amistad que había firmado con Trípoli sólo 3 años antes y proporcionó bases y fuerzas militares para la guerra.

Una historia de la que podemos enorgullecernos. Y que sigue adelante con el plan italiano para la «transición democratica» de la Libia donde –como tuvo reconocer el mismísimo Consejo de Seguridad de la ONU– se producen «continuas detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales».

Están en juego, según explica [la ministra] Bonino, «no sólo el interés de los libios sino nuestro interés nacional». De ahí, «el firme compromiso del gobierno italiano con la estabilidad del país norafricano».

Estabilidad muy necesaria para que la ENI [Ente Nazionale Idrocarburi] y otras compañías occidentales puedan explotar, en condiciones mucho más ventajosas que antes, las reservas petrolíferas libias (las más grandes de África) y también las de gas natural (cuarto lugar en importancia de toda África). Pero es precisamente alrededor de los campos petrolíferos que se desarrollan los enfrentamientos armados entre facciones y grupos, cuya rivalidad se ha exacerbado a raíz de la destrucción del Estado libio.

El jefe del estado mayor libio, Salem al-Gnaidy, invitó los grupos armados a ponerse bajo las órdenes del ejército, dispuesto a acoger en su seno «cualquier fuerza». Pero eso puede hacer estallar los enfrentamientos en el seno del ejército, que esencialmente está aún por construir. La OTAN convocó a Bruselas al primer ministro libio Ali Zeidan para sentar las modalidades del entrenamiento del ejército libio, [entrenamiento] que –según precisó el secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen– se desarrollará «fuera de Libia».

En Libia, quienes sacarán las castañas del fuego serán enviados militares y funcionarios italianos, acompañados de «operadores humanitarios» militarizados. Nadie sabe cuánto costará esa operación, que será una nueva sangría para los fondos públicos. Pero, qué importa que eso aumente el gasto público en Italia, que ya se eleva a 70 millones de euros al día. Lo esencial es «hacer el máximo» para que la coalición Estados Unidos/OTAN logre controlar Libia, cuya importancia no sólo reside en su riqueza energética sino también en su posición geoestratégica en el norte de África y en relación con el Medio Oriente.

Esto lo confirma el hecho –según una investigación del New York Times– que armas de los antiguos arsenales gubernamentales están siendo transportadas, en aviones qataríes, desde Libia hacia la base de Al-Udeid, en Qatar, donde están desplegadas las unidades aéreas del CentCom [el Mando Central de Estados Unidos]. Desde allí esas armas se envían a Turquía para ser entregadas a los «rebeldes» que operan en Siria. Una foto tomada en un depósito de los «rebeldes» muestra cajas de municiones de 106 milímetros para cañones sin retroceso M-40 y M-40 A1, con marcas que demuestran que provienen de Libia.

Así que, con su plan para Libia, Italia contribuye a la «transición democrática» en Siria.

La «cuarta orilla» es una expresión de la época de la Italia fascista que se utilizada para designar la colonia italiana de aquella época –Libia– que se agregaba a las tres riberas o costas del territorio italiano.

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la traducción al francés de Marie-Ange Patrizio

Manlio Dinucci

Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Geografia del ventunesimo secolo, Zanichelli 2010 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

 
Los «Estados fallidos»
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
 
El verdadero desastre de los Tornado
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
 
Los «salvadores» de Irak
Los «salvadores» de Irak
«El arte de la guerra»
 
OTAN, ofensiva mundial
OTAN, ofensiva mundial
«El arte de la guerra»
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios