Red Voltaire
Las redes de la injerencia y de espionaje estadounidense. Segunda parte

Freedom House: cuando la «libertad» no es más que un pretexto

Taller propagandístico creado por Roosevelt para preparar a la opinión pública norteamericana para la guerra, Freedom House (Casa de la Libertad) volvió a la carga para estigmatizar al campo soviético durante la Guerra Fría. En aquellos tiempos utilizaba a intelectuales occidentales, entre ellos franceses. Hoy, organiza las campañas mediáticas internacionales para la libertad religiosa en China y para la paz en Chechenia. Freedom House está presidida en la actualidad por James Woolsey, ex director de la CIA.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 10.6 KB
La Carta de la Libertad 2002 según Freedom House, los Estados declarados «no libres» no son elegibles para recibir la ayuda y la cooperación de los Estados Unidos.

En 1941 se crearon varias asociaciones en los Estados Unidos para combatir el aislamiento y la neutralidad, y llevar al país a una intervención en la Segunda Guerra Mundial.
Entre ellas se destacaron el Círculo de la Libertad (Ring of Freedom), Combate por la Libertad (Fight for Freedom) y el Comité para la Defensa de América mediante la Ayuda a los Aliados (Committee to Defend America by Aiding the Allies). Poco antes del ataque a Pearl Harbor estas organizaciones se solidarizaron y, con la discreta ayuda de la Casa Blanca, se hicieron de una sede común en Nueva York: la Casa de la Libertad (Freedom House).

Bajo la dirección del señor George Field, Freedom House participó en cientos de emisiones radiales a lo largo de la guerra, publicó folletos y organizó exposiciones de ayuda a los exiliados, para el avance de la integración racial en las fuerzas armadas, por el reconocimiento de la Francia libre y por la creación de la ONU. Sin embargo la asociación no se limitó a campañas destinadas a lograr el apoyo de la opinión pública a la guerra, sino que al mismo tiempo organizó la movilización industrial mediante una agencia especializada con destino al patronato y los sindicatos.

Desde 1943 Freedom House instituyó un premio anual de la libertad [1] cuyo primer laureado fue Walter Lippman, fundador de los órganos de propaganda del Estado veinte años antes.
Rápidamente Franklin D. Roosevelt logró convencer a su derrotado rival en las elecciones presidenciales, el republicano Wendel Wilkie, para que se convirtiera en su emisario especial en el mundo con vistas a ampliar la Alianza. Naturalmente, Wendel Wilkie y la señora Eleanor Roosevelt se convirtieron en los voceros de Freedom House, incluso si en la práctica Wilkie sólo participó en una sesión del Consejo de Administración antes de su muerte, acaecida en 1944.

JPEG - 9.4 KB

En octubre 1945 Freedom House propició el surgimiento de una casa o sede para diferentes organizaciones en la calle 40, denominada Wilkie Memorial Building, con lo que ofreció locales gratuitos a la Asociación para el Avance de las Personas de Color (National Association for the Advancement of Colored People, NAACP), a la Anti-Defemation League ADL, al Consejo del B’nai B’rith, al Fondo de Ayuda a los Estudiantes del Mundo (World Student Service Fund), etc.

Así, a finales de la guerra, Freedom House no fue disuelta, sino que apoyó los nuevos combates de la Casa Blanca. La asociación llevó a cabo campañas por el Plan Marshall y la OTAN, por la descolonización de los imperios francés e inglés y contra el comunismo. Más que ninguna otra desarrolló el slogan «Estados Unidos, país de la libertad». Fue en los locales de la Casa de la Libertad donde se inició en 1949 el Congreso por la Libertad de la Cultura [2], una vasta operación de manipulación de los intelectuales de Europa Occidental por parte de la CIA.

La libertad al servicio del atlantismo [3]

A finales de los años 60 George Field [4] se retira para darle paso a Leonard R. Sussman, quien tuvo la dura tarea de defender la intervención norteamericana en Vietnam. A continuación se sucedieron R. Bruce McColm (1988-93), Adrian Karatnycky (1993-97), Jim Denton [5] et Jennifer Windsor [6].
En 1982, cuando el presidente Ronald Reagan [7] crea la Fundación Nacional para la Democracia (NED National Endowment for Democracy) [8] para que se ocupara de forma presentable de algunas acciones secretas de la CIA, Freedom House es integrada al nuevo dispositivo.

Es también el momento en que Paul Wolfowitz [9] y sus amigos neoconservadores incorporan a sus diversos organismos a numerosos militantes trotskistas provenientes de Social Democrats, USA. La NED subvenciona a Freedom House, que a su vez cofinancia programas seleccionadas por la NED, diluyéndose así las huellas de la intervención norteamericana.

En enero de 1983, durante el escándalo Irán-Contras, Ronald Reagan reorganizó todo el sistema de «diplomacia pública» [10] de los Estados Unidos [11], dirigido en el Consejo de Seguridad Nacional por Walter Raymond [12]. Este organizó un comité de supervisión en el que integró, para representar a Freedom House, a Leonard R. Sussman y al especialista de guerra psicológica Leo Cherne.

Otto Reich [13], quien debuta en su carrera, se hace cago de la secretaría de Operaciones. En 1986 Freedom House incorpora al ex redactor jefe de las publicaciones del Congreso para la Libertad de la Cultura, Melvin Lasky, quien instaura en Londres una agencia de difusión de artículos por encargo para la prensa internacional. Como la revista Encounter, que dirigió desde entonces, el programa Exchange es financiado por la CIA. Así emplea, entre otros, a Vladimir Bukovsky, Adam Michnik, André Glucksmann y Jean-François Revel. Los artículos son publicados en el Reino Unido en The Daily Mail, The Daily Telegraph y The Times; en Jamaica en The Daily Gleaner; y sobre todo en los Estados Unidos en el Wall Street Journal.

Igualmente en 1986 Freedom House comienza su programa sobre la libertad religiosa en el mundo. Esta iniciativa, retomada por el Congreso, dio lugar en 1998 a la Comisión Consultiva para la Libertad Religiosa en el extranjero que, a su vez, redacta un informe anual sobre el tema [14].

JPEG - 13.5 KB
A la derecha: Leo Cherne en la portada de su obra autobiográfica «Salvar al Mundo», libro que contó con un prólogo de su amigo Henry Kissinger. A la izquierda el filósofo francés André Glucksmann

En 1988 Freedom House crea un grupo de trabajo sobre América Central cuyo objetivo es difundir documentación sobre la revolución sandinista. En esta ocasión, los sindicalistas de la AFL-CIO [15] son integrados al Consejo de Administración de la Freedom House [16] que se sirve del instituto especializado creado por el sindicato a cuenta de la CIA, el AIFLD [17].

La libertad al servicio del imperio

Durante los años 90 la Freedom House amplió sus actividades y para ello abrió oficinas en Argelia, Hungría, Jordania, Kazajstán, Kirguizistán, México, Uzbekistán, Polonia, Rumania, Serbia y Ucrania. La asociación deseaba abrir una oficina en un Estado limítrofe con Nigeria, a lo que renunció provisionalmente.

Freedom House lanzó un programa de formación para los disidentes de Europa Central y Oriental sobre derechos humanos en colaboración con la Asociación de Abogados Norteamericanos; a los efectos, esta creó una oficina especializada en injerencia [18] a partir del modelo existente para la participación de los sindicatos y el patronato en acciones secretas.

La asociación ha tenido el apoyo del Instituto Demócrata para los Asuntos Internacionales (NDI) de Madeleine K. Albright, la sección del Partido Demócrata en el seno de la NED/CIA. El «Rights Consortium» moviliza para sus acciones al inevitable Internactional Solidarity Center de la AFL-CIO, pero también a la Asociación Internacional de Magistrados (The International Association of Women Judges-IAWJ), al Centro Internacional para Periodistas (The International Center for Journalists-ICFJ), al Comité Internacional de Socorro (The International Rescue Committee-IRC) [19], así como a Mujeres, Derecho y Desarrollo Internacional (Women, Law and Development International-WLDI).

En 1999 Freedom House creó el Comité Norteamericano para la Paz en Chechenia (The American Committee for Peace in Chechnya-ACPC), dirigido por el ex consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, por el ex secretario de Estado Alexander Haig y por el ex representante Stephen J. Solarz.

Cuando estas personalidades se encontraban en funciones crearon las jihad contra los soviéticos en Afganistán. A continuación mantuvieron su apoyo a Bin Laden para que orientara la jihad hacia Bosnia-Herzegovina primero contra el poder comunista de Belgrado y luego hacia Chechenia para favorecer el estallido de la Federación Rusa y el control de los hidrocarburos del Cáucaso.

En 2002 la Freedom House creó en Hungría, con el apoyo de la USAID, un servicio web para las ONG de Europa Central y Oriental con las cuales trabaja: ngonet.org.

Más recientemente condujo la campaña de rehabilitación del partido de extrema derecha ARENA, que participó en la Liga Anticomunista Mundial [20] y se responsabilizó con numerosas ejecuciones extrajudiciales en el Salvador; estos esfuerzos fueron coronados con el éxito, pues Antonio Saca se convirtió en presidente del país [21].

JPEG - 15 KB
Izquierda, logo emblema del Freedom House. Derecha: James Woolsey.

Finalmente el presidente George W. Bush le encargó a Freedom House presentar un informe anual sobre las libertades públicas y los derechos políticos en el mundo a partir del cual los Estados Unidos decidieron conceder o rechazar una ayuda al desarrollo en el marco de la Millenium Challenge Corporation [22]. En el transcurso de los últimos años, Freedom House estuvo presidida por el representante demócrata de Nuevo México, Bill Richardson. Personaje afable, especialista de la diplomacia paralela, fue nominado cuatro veces (en vano) al Premio Nóbel de la Paz.

Simultaneaba sus funciones con las de vicepresidente del Instituto Demócrata para los Asuntos Internacionales (NDI) junto a Madeleine K. Albright. Sin embargo, Richardson renunció tras su elección como gobernador de Nuevo México y porque esperaba ser el compañero de fórmula de John Ferry (no obstante presidió la Convención Demócrata). Le sucedió James Woolsey, ex director de la CIA e inventor del Congreso Nacional Iraquí.

El Consejo de Administración de la asociación es un botín de la inteligencia. Además de las personalidades ya citadas, en el mismo se encuentran J. Brian Atwood (ex presidente del NDI y ex coordinador de la ayuda humanitaria norteamericana); el embajador Thomas S. Foley (presidente de la Comisión Trilateral, ex presidente del Consejo Presidencial Consultivo de Inteligencia); Malcolm Forbes (Forbes Magazine); Theodore Forstmann (presidente de Empower America); Samuel Huntington (el teórico del choque de las civilizaciones) [23]; la embajadora Jeane Kirkpatrick (actual embajadora ante las Naciones Unidas en Ginebra, miembro del Comité Consultivo de Defensa del Pentágono); Diana Villiers (esposa del embajador John Negroponte) [24]; y el embajador Mark Palmer (fundador del consorcio CME, de adquisición e instalación de equipos audiovisuales en toda Europa Oriental). El presupuesto de funcionamiento en 2002 fue de alrededor de 14 millones de dólares.

Ver primera parte

NED: La Fundación estadounidense para la democracia

«Las redes de la injerencia democrática»

[1] El premio fue interrumpido entre 1977 y 1991. Entre los laureados se destacan George C. Marshall y Lucius Clay, Winston Churchill, Paul-Henri Spaak, Willy Brandt y Jean Monnet.

[2] «Quand la CIA finançait les intellectuels européens» (Cuando la CIA financiaba a los intelectuales europeos), por Denis Boneau, Voltaire, 27 de noviembre de 2003.

[3] La definición de atlantismo significa el seguimiento de una política imperial estadounidense de dominación utilizando o apoyándose en la fuerza de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y en sincronía con sus países satelites y aliados. La finalidad es preservar una hegemonía estadounidense en todos los campos, sea militar, político o económico.

[4] A George Field le fue difícil asumir su retiro y se enfrascó en diversas polémicas con su sucesor antes de renunciar a la Freedom House.

[5] En 1997, Freedom House absorbió algunos programas de la fundación del almirante Jeremiah A. Denton.

[6] Sussman, Karatnycky y Windsor, republicanos convencidos, militan además en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (Projet for a New American Century), el staff electoral creado por George W. Bush en el Instituto Empresarial Norteamericano (American Enterprise Institute).

[7] «Ronald Reagan contre l’Empire du Mal», Texto en francés, Voltaire, 7 de junio de 2004.

[8] «Las redes de la injerencia democrática», por Thierry Meyssan, Voltaire, 21 de noviembre de 2004.

[9] El propio Paul Wolfowitz es trotskista.

[10] «Diplomacia pública» es el término políticamente correcto para «propaganda».

[11] Ver Directive présidentielle 77.

[12] «George Bush: The Unauthorized Biography»,(la biografía no autorizada de Bush padre) por Webster G. Tarpley y Anton Chaitkin, Capítulo 18. Libro íntegramente disponible en Internet.

[13] «Otto Reich y la contrarrevolución», por Paul Labarique y Arthur Lepic, Voltaire, 14 de mayo de 2004.

[14] Freedom House realiza actualmente una campaña contra China, Cuba, Egipto, Irán, Nigeria, Filipinas, Sudán y Vietnam.

[15] «¿AFL-CIO o AFL-CIA?», por Paul Labarique, Voltaire, enero de 2005.

[16] Es el caso, por ejemplo, de Albert Shanker, William Doherty, Sol C. Chaikin y Norman Hill.

[17] «1962-1979: el AFL-CIO y la contrarrevolución sindical», Voltaire, enero de 2005.

[18] The American Bar Association’s Central and East European Initiative (ABA/CEELI).

[19] El IRC estuvo dirigido durante largo tiempo por el especialista de la guerra psicológica Leo Cherne, administrador de Freedom House. Rescuing the World, the life and time of Leo Cherne, por Andrew S. Smith, prólogo de Henry A. Kissinger, State University of New York Press, 2002.

[20] «La Liga Anticomunista Mundial, internacional del crimen», por Thierry Meyssan, Voltaire, enero del 2005.

[21] «La ultraderecha gobierna en El Salvador», por Edgar González Ruiz, Voltaire, 4 de junio de 2004.

[22] «Le Millenium Challenge, colonialisme libéral», texto en francés, por Paul Labarique, Voltaire, 19 de febrero de 2004.

[23] «La guerra de civilizaciones», por Thierry Meyssan, Voltaire, 7 de diciembre de 2004.

[24] «John Negroponte bientôt à Bagdad» (John Negroponte pronto en Bagdad) texto en francés, por Arthur Lepic, Voltaire, 20 de abril de 2004.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.