JPEG - 21.8 KB
El crimen ha tenido lugar cuando se inicio el juicio a Texaco-Chevron y se profundizan las presiones del Plan Colombia.

El pasado 4 de noviembre, en las cercanías de Coca (Orellana) en la Amazonía ecuatoriana, fue secuestrado y acribillado a balazos el conocido activista campesino Ángel Shingre. El crimen tiene lugar precisamente cuando se ha iniciado el juicio por la reparación de los graves daños ambientales ocasionados por Texaco en la región selvática, y en el contexto de un crecimiento de la explosividad en la frontera norte del país, por efecto de las presiones de EEUU, por una mayor intervención del Ecuador en su "Plan Colombia".

La muerte de Shingre ha estremecido a los ciudadanos de las provincias orientales y ha conmovido a la opinión pública.

La policía afirma que "se encuentra tras la pista" de sus victimarios. Las últimas palabras que le oyó decir un testigo fue "petroleras". Shingre participó activamente en el juicio que siguen los afectados por la explotación y contaminación de la Texaco.

El asesinato del valioso dirigente ambientalista y social denuncia el uso del crimen político como un instrumento de represión e intimidación, en contra de ciudadanos que en ejercicio de sus derechos democráticos han participado activamente en la defensa de la ecología amazónica, del pueblo y la nación, en conflictos que afectan a intereses privados.

El hecho no puede ser tratado como un suceso aislado, es una señal del peligro emergente de que el país se hunda en una vorágine sangrienta, por lo que es indispensable que la sociedad en su conjunto detenga a tiempo estas tendencias terroristas

Acción Ecológica, la Red Amazónica, la Comisión Ecuménica de Derechos y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos exigen el esclarecimiento pleno de los hechos, la identificación de los autores materiales e intelectuales y su sanción legal.

¿Quién era Ángel Shingre?
Acción ecológica

Ángel Shingre, un campesino de 45 años, oriundo de la provincia de Loja, residente en el barrio las Américas, en la ciudad de Coca, fue asesinado en la mañana del 4 de noviembre de este año, en las afueras de la ciudad.

El tuvo una larga trayectoria como dirigente campesino. Se caracterizó por sus dones de líder y tenaz defensor de los derechos de los agricultores. Ocupó cargos como Presidente del Comité pro mejoras de Tarapoa, Presidente de la Asociación Hermano Miguel, Miembro de la Junta Parroquial de Tarapoa, Presidente de la Federación de Organizaciones Campesinas de Orellana FOCAO, presidente del Centro Agrícola de Orellana, entre otros.

Desde hace 6 años se dedicó a la defensa de los derechos ambientales en la zona de Orellana víctima de las operaciones petroleras, debido a su condición de afectado directo de la empresa Texaco. Fue promotor ecologista de la Red de Monitoreo Ambiental de la Amazonía, Miembro fundador del Comité de Afectados por las Actividades Extractivas de Recursos Naturales en la Amazonía y actualmente coordinador de la oficina de Derecho Ambiental en la provincia de Orellana.

En el año 1998, siendo promotor ecologista, fue detenido por varios días en la cárcel de Coca, acusado por Petroecuador de haber provocado un derrame de crudo en su propia finca. La empresa petrolera le puso un juicio por robo y sabotaje cuya sentencia después de dos años fue favorable al acusado por haberse comprobado su inocencia, pues se demostró que se encontraba a más de 150 Km. durante el suceso.

Por este trabajo, orientado a defender el medio ambiente, los derechos colectivos de los pueblos indígenas y los derechos ambientales en general de toda la población, Ángel Shingre recibía muchas amenazas, principalmente de personas relacionadas con empresas petroleras que le consideraban "una piedra en el zapato", ya que este luchador no tenía miedo de enfrentarse en público a los funcionarios petroleros por defender a los campesinos que son perjudicados con los impactos sociales y ambientales de esta actividad.

Acción Ecológica conoció de cerca el trabajo y vida de este defensor de derechos humanos y considera su muerte como una gran pérdida para la lucha por el medio ambiente y por alcanzar una vida digna para los campesinos e indígenas de la Amazonía Ecuatoriana. Así mismo exige a las autoridades competentes que se investigue este caso hasta las últimas consecuencias y se sancione enérgicamente a los autores materiales e intelectuales.