“Como sabemos la comunicación juega un rol casi determinante en estas mal llamadas guerras, que no son otra cosa que una sucesión de genocidios. Tal concepto -el de genocidio- es sostenido, a mi entender con acierto, por García Cuñarro. En cada punto geoestratégico donde EE.UU. tiene intereses concretos de dominación hay un equipo de información- comunicación al estilo del Club de Prensa de Bagdad, órgano constituido por ‘periodistas’ iraquíes, teledirigidos desde una oficina establecida en Washington. Por eso en la lucha de ideas tenemos como gran desafío privilegiar la lucha política capaz de llegar a las masas, no sólo con las denuncias sino con nuestras verdades y estrategias”, dijo Camaño, entre otros conceptos.

Fue presidente del Comité Organizador del Seminario el Dr. Jesús Bermúdez Cutiño, presidente del CEID, actuando como moderadores el Dr. Luis García Cuñarro (vicepresidente del organismo); el propio Bermúdez Cutiño; el Dr. Guillermo Rodríguez del Pozo, Jefe de Análisis del CEID; el general de Brigada Juan B. Pujol Sánchez; y el investigador del CEID, Horacio Soto Placer.

Participaron panelistas canadienses, de EE.UU., Colombia y especialistas cubanos. El programa abrió con una exposición del catedrático de la Universidad de Harvard, Jonathan Hansen quien se refirió a la ocupación de Guantánamo desde una óptica que combinó “mito, símbolo e historia”.

El profesor Harold Klepak, de Canadá, desarrolló, por su parte, el tema de la “Nueva arquitectura de seguridad y defensa de las Américas”.

El coordinador del ciclo fue el Dr. Luis M. García Cuñarro, quien en sus intervenciones aportó conceptos que desnudan con meridiana claridad la verdadera naturaleza del imperialismo norteamericano en esta etapa del desarrollo de la humanidad.

Dejó entrever García Cuñarro que “El nuevo orden mundial que encabeza EE.UU. es regulado a partir de la confrontación y no pueden esperarse cambios en otro sentido si primeramente no cambian las reglas. Las intervenciones militares de los EE.UU. en otros países, a las que asistimos actualmente, en pos de garantizar para la potencia hegemónica la consolidación de sus posiciones estratégicas o la apropiación lisa y llana de recursos naturales que no le pertenecen, no son guerras tradicionales, sino verdaderos genocidios”.

El panelista Dr. Leyde Rodríguez Hernández, desarrolló el tema “Revolución y conflicto norte-sur en la relaciones internacionales”, del cual surgió que la proyección guerrerista de la administración Bush es superior a la que se practicó durante la primera ola neoconservadora de Reagan.

“Hoy, la guerra-dijo- que impulsan los EE.UU. persigue la satisfacción de los intereses estratégicos de la extrema derecha, cuya agenda política coincide con la estrategia de redefinición militar de la ‘gran nación americana’, para imponer un efectivo sistema de dominación global mediante la argumentación de que la décadas de ‘guerra fría’ habían atrofiado las capacidades militares estadounidenses. En el futuro, la única superpotencia deberá estar preparada para contener y destruir los sistemas espaciales desplegados por países con propósitos hostiles”.

No faltaron otros temas, como el lugar de la cultura en el mundo de hoy, las mujeres cubanas y del mundo por la defensa de la vida y la supervivencia, la situación colombiana, el uso de la energía nuclear con fines no pacíficos, y la despenalización del uso de las droga.

# Revista La Utpba de mayo de 2006