Padre de tres hijos, hincha furioso de Independiente, Eduardo Maicas recuerda su amor de siempre por el dibujo y nos habla de su ética ante la profesión y ante la vida.

- ¿Hay momentos socio-políticos más favorables para generar humor?

- El humor ingenioso y bien elaborado se puede hacer en todo momento, aunque lógicamente teniendo un enemigo común el mensaje es más claro. En la época del Proceso la revista Humor era esa ventanita que nos permitía expresarnos y enfrentarlo. También la era menemista resultó una buena generadora de humor. Sin embargo, durante la presidencia de Alfonsín, Revista Humor toma un poco de distancia de la crítica política, porque había tanta expectativa puesta en la democracia que no se lo quiso enfrentar porque sí.

- ¿Se genera ideología a través del humor?

- La bajada de línea siempre está, pero intento que resulte humorística y no panfletaria. Trato de no vender mi alma a nadie y ser yo sin transgredir mi ideología. No obstante uno se tiene que adaptar al lugar donde está trabajando. Tampoco se puede ser un mercenario.

- ¿Cómo nace en vos este difícil oficio de hacer reír?

- La pasión por el dibujo nace desde muy chico. Mi papá traía a casa las revistas Rico Tipo o Paturuzú y yo me pasaba horas copiando los dibujos. Es más, cuando apareció el Cinegraf dibujaba las peliculitas cuadrito por cuadrito. Hice hasta la copa de Independiente. Obviamente, a esa altura no sabía que mi profesión resultaría la de humorista, simplemente me gustaban los dibujos de humor.

- ¿Cuándo comenzaste a sentir que eras humorista?

- No fue fácil. Me rebotaron los chistes varias veces hasta que Abrevaya publicó mi primer trabajo en El Ratón de Occidente. Después llegó Geno Díaz con Media Suela, Landrú con Tía Vicenta, después me contrataron en Humor y el trabajo se hizo más estable.

- Otras de tus virtudes son las imitaciones a Héctor Gagliardi...

- Sí, esta posibilidad se la debo a la radio. El formato radial te impone un lenguaje diferente a la gráfica y el humor toma la característica de inmediatez. En esa necesidad de crear un sketch diario y motivado por una situación callejera, surge la idea de hacer poemas y recitarlos como Gagliardi, a quien siempre admiré. En realidad fue una forma de rendirle un homenaje.

- Yironside (1), Clara de Noche, ¿Qué relación hay entre Maicas y la prostitución?

- Yironside, surge trabajando en Sex Humor y uno siempre mete sus mambos. La idea del personaje está tomada de la serie “Ironside”, cuyo protagonista era un detective en silla de ruedas. Lo presenté y gustó.

Y Clara fue a pedido: Lo llaman a Trillo (Carlos) y le solicitan una historieta de “puta madre”, en el sentido de que fuera buena, y él hace una historieta de una puta que tiene un hijo. Luego Trillo me convoca para hacer los remates humorísticos.

- ¿Se podría decir que sos un cafishio?

- De alguna manera sí, porque hoy vivo de Clara.

# Nota publicada en la revista “Movimiento continúo” número 1, junio de 2007 (*) Periodista y docente. Integrante del Observatorio de Medios-UTPBA (1) Prostituta en silla de ruedas.