Por la guerra entre los monos y los longos. Por los manabas, los patasalada, los chupa mangos y los raspados. Por las niñas en mini y vividí en pleno aguacero o al anochecer. Por los morlacos ultra celosos y recontra peleones. Por los lojanos que son buenos para una guitarra, un levante y para el chupe. Por los quiteños que son creídos pero buenos para la farra. Por los costeños que son alegres, chiros y que les gusta chupar al remo. Por nuestros platos típicos: guatita, bolón de verde con chicharrón, patacones, arroz con menestra, caldo de bola, y llapingacho acompañado de una biela bien helada. Por el mote, el choclo, las chucchucaras, la fritada, el ceviche, las banderas, la tripa mishqui (chicle de indio), el yaguarlocro. Por el caldo de bagre y un jugo de borojó, que es más efectivo que el viagra y te pone hecho toro. Por nuestras fiestas de carnaval, con agua y todo, mojando al primero que se cruce por delante y armando relajo si protestan. Por nuestras vacas locas en las fiestas con banda de pueblo para salir quemado como Dios manda. Por la colada morada con tremenda guagua de pan recordando el día de los difuntos. Por nuestro Himno Nacional considerado el segundo mejor del mundo detrás de la Marsellesa francesa. Por los paseos en tren, en ferrocarriles, pasando por cantones y provincias trepado como mono en el techo mirando nuestro hermoso paisaje o por los paseos en bus en clase de lujo acompañado de chanchos o gallinas. Por las reuniones con tus panas acompañado de las rondas de cachos con el infaltable canelazo, el Pájaro Azul, el 7 Pingas, puntas, tarántula, sánduche, huevapegada, huayusa, Trópico y Zhumir; o simplemente una Turbobiela. Por las 3 mentiras eternas creadas aquí en el Ecuador: “La última y nos vamos” “La plena que mañana te pago” “Eres la única (o) mi amor”. Por lo increíble que hemos hecho: tumbar a 3 presidentes y tener 10 presis en menos de 10 años. Por el “SÍ SE PUEDE”, que unió a todo un país: costeños, serranos, mestizos, negros, cholos, mulatos e indios y decretar día feriado cuando juega nuestra Selección, la Tricolor. Porque los ecuatorianos somos especiales, porque como dijo un científico alemán, enamorado del Ecuador, Alexander Von Humboldt: “LOS ECUATORIANOS SON SERES RAROS Y UNICOS: DUERMEN TRANQUILOS EN MEDIO DE CRUJIENTES VOLCANES, VIVEN POBRES EN MEDIO DE INCOMPARABLES RIQUEZAS Y SE ALEGRAN CON MUSICA TRISTE”. Y porque ahora, después de casi 30 años de partidocracia, este 28 de Septiembre del 2008, el pueblo ecuatoriano ha enterrado con un contundente SÍ en las urnas, aprobando la nueva Constitución redactada en Montecristi. ¿Digan si no es el Ecuador bien bacán?

*(Colaboración desde Miami-Florida)