Por: Jean – Guy Allard, Periodista de Gramma Internacional

La Fiscalía boliviana ha identificado a Hugo Achá Melgar, que la agencia de noticias AFP señala como el representante en Bolivia de la ONG estadounidense Fundación Human Rights (FHR), como principal financiador de la pandilla terrorista desarticulada, el día 16 de abril, en Santa Cruz, mientras urdía el plan de asesinato del presidente Evo Morales.

La FHR es una organización neoyorquina conocida por sus actividades injerencistas y sus vínculos con la CIA , cuyo Secretario General es el terrorista de origen cubano Armando Valladares.

El fiscal Marcelo Sosa, director de las investigaciones de este caso, identificó a Achá, alias "Súperman", junto a Alejandro Melgar, "El Lucas", como integrantes y financiadores del complot.

Desde Estados Unidos donde se encuentra, en declaraciones a un canal de televisión de La Paz , Achá rechazó las denuncias pero confesó que se reunió con el jefe de la banda asesina, el húngaro-boliviano Eduardo Rózsa - Flores, en "cuatro o cinco" ocasiones.

La banda terrorista de Rózsa Flores fue desarticulada hace dos semanas en un operativo de la policía boliviana. Tres de los mercenarios, entre ellos el supuesto líder del grupo, Eduardo Rózsa Flores, murió en el tiroteo, mientras se detuvo a otros dos, actualmente recluidos en un penal de La Paz. Las autoridades luego capturaron a otros dos conspiradores, ambos miembros de la organización fascista Unión Juvenil Cruceñista, que proveyeron armas al grupo.

Un neonazi húngaro recuperado

Nacido en Bolivia, Eduardo Rózsa Flores, el jefe de origen húngaro de la conspiración para asesinar a Evo, pertenecía a círculos de la extrema derecha de Hungría cercanos al partido neonazi Jobbik, quien mantiene ilegalmente una organización paramilitar, la Guardia Húngara.

Según el sitio web Hungarian Spectrum, se sumó al principio de los años 90 al ejército de Croatia, en el cual participa en varios combates y fue herido tres veces. Sospechoso de trafico de armas y de droga, abandona el territorio croata y regresa en 1994 a Hungría, donde se asocia a los círculos neonazis.

Dos de sus cómplices también presentan biografías que terminan en los círculos de extrema derecha. Árpád Magyarosi, muerto en el asalto, y Elõd Tóásó, en detención, son de la Székely Légió (Legión Siculus), una organización paramilitar que proyectó ataques de comandos contra el territorio rumano. El irlandés Michael Martin Dwyer fue mercenario en los Balkanes y conoció posiblemente ahí al líder del grupo en Croatia.

En Bolivia, Rózsa estuvo en contacto con Jorge Mones Ruiz, capo de UnoAmérica, fundación fascista asociada a la CIA. Según EFE, uno de los detenidos del complot de Santa Cruz, Juan Carlos Gueder, ya confesó haberse reunido con Rózsa Flores y denunció a Achá que, dijo, también deberá "dar la cara".

El cómplice de Achá, Alejandro "Lucas" Melgar, se encuentra en Uruguay adonde, según su familia, viajó tras "participar en un torneo de tiro deportivo".

Según la Fiscalía , Melgar fue quien contrató al dueño del vehículo con el que Rósza, en un primer intento, dinamitó el acceso a la casa del cardenal Julio Terrazas, el pasado 14 de abril, en una acción de provocación.

Trabajadores de los cuatro hoteles de lujo donde se alojaron los mercenarios y empleados de la Cooperativa de Teléfonos Santa Cruz serán citados por la Fiscalía.

Además compareció en el Juzgado Octavo de Instrucción en lo Penal, un testigo calificado de clave por la Fiscalía , quien presentó un vídeo grabado con un teléfono celular, en el cual Rózsa-Flores habla de sus planes asesinos contra la vida del presidente Evo Morales.

Valladares: poeta paralítico y agente de la CÍA

Arrestado a finales de 1960 en La Habana, mientras situaba explosivos en lugares públicos por cuenta de la CIA , Armando Valladares se hizo famoso por su burlesca salida de la cárcel, solicitada desde el exterior, disfrazado de "paralítico poeta". Informante de la policía batistiana, luego se dedicó al sabotaje hasta su detención.

El único libro que "escribió" Valladares, titulado irónicamente Desde mi silla de ruedas, fue escrito por su socio y cómplice, Carlos Alberto Montaner.

A su llegada a Estados Unidos, Valladares se puso a disposición de la inteligencia norteamericana con un servilismo extremo, al punto de ser nombrado embajador en Ginebra por el ultraderechista Ronald Reagan.

Valladares, a través de su "Human Rights Foundation", publicó en octubre un "Informe sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia", en el cual denunciaba la "violencia política" en ese país.

Según la abogada e investigadora venezolana Eva Golinger, autora de La Teleraña Imperial, la Human Rights Foundation fue creada por Thor Halvorssen Mendoza, en el 2005, para atacar y desacreditar los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Hijo de una de las familias más ricas de Venezuela, Halvorssen trabajó con la CIA en El Salvador y Nicaragua. Hace un año, el 4 de mayo, el agente CIA Valladares ofició como "observador" del referendo ilegal de Santa Cruz a nombre de su organización.