Red Voltaire

El cambio que se perfila en Israel

+

Hace 5 años, el presidente estadounidense Barack Obama respaldó la unificación de las principales ‎figuras militares israelíes en apoyo a cualquier política de paz para la región. Surgió así ‎‎«Commanders for Israel’s Security» [1]. El presidente Obama también apoyaba simultáneamente una alianza entre los ‎partidos árabes de Israel. El objetivo era avanzar hacia la «solución de los dos Estados». ‎

Esa estrategia fracasó en las elecciones legislativas de 2015 ante Benyamin Netanyahu. El líder ‎del Likud, respaldado por diario gratuito Israel Hayom), perteneciente al magnate ‎estadounidense Sheldon Adelson, propietario de grandes casas de juego, hacía campaña ‎entonces sobre la destrucción inminente del Estado de Israel y finalmente logró conformar una ‎coalición mayoritaria en el parlamento israelí. ‎

A lo largo de los 4 años siguientes, el primer ministro Netanyahu multiplicó las declaraciones ‎atronadoras frente al peligro que representan el Hamas palestino, el Hezbollah libanés e Irán. Pero ‎evitaba, en la medida de lo posible, toda confrontación… y los electores han comenzado a ‎preguntarse si es real la “amenaza” que tanto anuncia Netanyahu. ‎

La renuncia del ministro de Defensa Avigdor Lieberman, quien rechaza los términos del alto ‎al fuego con el Hamas, provocó la realización de elecciones legislativas en abril de 2019. ‎El ex jefe del estado mayor israelí, Benny Gantz, funda entonces un partido junto a ‎dos personalidades laicas y otros dos ex jefes del estado mayor. Benny Gantz dice querer ‎negociar con los palestinos –pero sin ceder nada de lo que han ganado los israelíes– y fortalecer ‎la democracia en Israel –pero sin contradecir la identidad judía del país– posición ambigua que ‎no le permite obtener la victoria. ‎

Pero Netanyahu tampoco logra formar un nuevo gobierno ya que Avigdor Lierberman denuncia ‎inesperadamente la confusión jurídica que el primer ministro alimenta para salvaguardar su ‎alianza con los partidos religiosos. El debate que se abre entonces sobre la dispensa de servicio ‎militar concedida a los estudiantes de las yeshivas (escuelas religiosas donde los jóvenes judíos ‎estudian los textos sagrados –la Torá y el Talmud) se extiende a otros temas, como las ‎actividades prohibidas durante el shabatt (el séptimo día de la semana, día sagrado del ‎judaísmo). ‎

Se convocan nuevas elecciones para septiembre de 2019. El ex primer ministro Ehud Barak ‎regresa a la política para ‎«luchar contra el apartheid»‎. Se reconstituye la lista árabe unificada ‎de 2015, en la cual figuran todos los partidos árabes, desde los comunistas hasta los islamistas. ‎

Debido a las vacaciones de verano, la campaña electoral sólo dura en realidad dos semanas. ‎Lieberman logra imponer el tema del laicismo del Estado, mientras que Netanyahu llama a un ‎referéndum sobre su propia persona. Los temas diplomáticos y militares quedan marginados. ‎El primer ministro anuncia sorpresivamente su intención de anexar ciertas zonas de Cisjordania y ‎posteriormente menciona un posible tratado de alianza militar con Estados Unidos. También ‎multiplica los llamados de alerta, esta vez ante la hipotética presencia de árabes en un gobierno ‎conformado por Benny Gantz… y pierde las elecciones. ‎

Los numerosos procesos judiciales en los que se ve implicada la familia Netanyahu son ‎ampliamente comentados pero no tienen impacto sobre los resultados de la elección. ‎

Según los primeros resultados del escrutinio, ningún bando tiene posibilidades de formar una ‎coalición mayoritaria, a no ser que algún partido traicione sus compromisos iniciales de ‎campaña. ‎

Aunque es un tema que no se menciona de forma explícita, todo indica que la derrota de ‎Netanyahu marca el fin de la política israelí de expansión territorial, heredada del colonialismo ‎británico. Israel podría adoptar ahora una política “normal”, pero sin llegar a renunciar por el momento ‎a su ocupación militar de los territorios anexados desde 1967. ‎

[1] “The Geo-political Approach: Two States for Two Peoples”, por Commanders for Israel’s Security, Voltaire Network, 30 de octubre ‎de 2014.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.