JPEG - 11.7 KB

"Es injusto obligar a Colombia, cuyas reservas de gas y petróleo no significan prácticamente nada respecto a las de Bolivia y Venezuela, a que no entre en el mercado más grande del mundo", dijo el presidente colombiano Álvaro Uribe.

Bogotá "actuará con la máxima prudencia", ante la crisis que atraviesa el quinteto andino, pero "no suspenderá ni congelará" el TLC, afirmó Uribe, quien viajó el martes a Brasilia para analizar con su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva el estado de la integración sudamericana.

Brasil, con Argentina, Paraguay y Uruguay, más Venezuela en proceso de adhesión plena, integran el Mercado Común del Sur (Mercosur), que se ha propuesto converger con la CAN, Chile, Guyana y Surinam en una Comunidad Sudamericana de Naciones.

La crisis en la CAN siguió a la suscripción por Colombia y Perú de sendos TLC con Washington, lo que criticó el presidente venezolano Hugo Chávez en una reunión la semana pasada en Asunción con sus homólogos Evo Morales, de Bolivia, Nicanor Duarte, de Paraguay, y Tabaré Vázquez, de Uruguay.

La CAN "no existe, está muerta, la mató el neoliberalismo", afirmó Chávez tras sostener que los TLC son pequeñas versiones del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), una iniciativa estadounidense de la que abomina, y ordenó el retiro "irrevocable" de Venezuela del grupo que había ingresado al que ingresado en 1973.

Ese retiro, condimentado con debates acerca de las ventajas y desventajas económicas y comerciales para los involucrados, en realidad "es una decisión política", declaró a IPS el vicecanciller venezolano Pavel Rondón.

La CAN "no ha dado los resultados que esperábamos y la política de alianzas de algunos países con Estados Unidos reduce la autonomía de nuestros pueblos y gobiernos", aseveró el vicecanciller.

Además, "los TLC no reconocen, como sí los tratados de la CAN y el Mercosur, cláusulas para favorecer a países de menor desarrollo relativo, en este caso Bolivia y Ecuador, pues libran esos aspectos a las fuerzas del mercado", agregó Rondón.

Morales, quien dio la razón a Chávez en sus críticas a los TLC —y ha destacado que afectan la exportación de soja boliviana a Colombia y Perú— sostuvo que "no es posible que los presidentes de Colombia y Perú, desconociendo la lucha de su pueblos, puedan firmar tratados como el TLC con Estados Unidos".

Según Morales, su homólogo de Perú, Alejandro Toledo "traicionó al movimiento indígena latinoamericano" al firmar ese tratado con Estados Unidos, en tanto el peruano Allan Wagner, secretario general de la CAN "jugó sucio" contra Bolivia en el organismo.

Toledo replicó en términos parecidos a los de Uribe y exigió a Chávez y Morales "recapacitar sobre su decisión de alejarse de la CAN", pero, si deciden apartarse, "que lo digan con claridad, sin buscar excusas esquivas y evadir responsabilidad".

"Yo entiendo que hay países que no tienen necesidad de abrir nuevos mercados porque cuentan con ingresos fuertes por el petróleo. Que Dios los bendiga, particularmente cuando los precios del crudo han superado la barrera de los 70 dólares por barril" de 159 litros, expresó el gobernante peruano.

"Los países que son importadores netos de petróleo (como es el caso de Perú) sí tienen la obligación de generar trabajo para su gente", añadió Toledo.

Morales pidió a Chávez reconsiderar el retiro de Caracas de la CAN, a lo que el presidente venezolano respondió que daría marcha atrás si Colombia y Perú dejaban sin efecto lo negociado como TLC con Estados Unidos.

El canciller de Ecuador, Francisco Carrin, celebró el anuncio venezolano de reconsiderar su regreso a la CAN, mientras Quito continúa negociando un TLC con Estados Unidos.

Su homólogo boliviano, David Choquehuanca, visitó Caracas el martes para pedir a Chávez que "reconsidere su retiro de la CAN. Los TLC son los que perforan y atropellan a la Comunidad Andina, pero consideramos que juntos podemos enfrentar esta situación".

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado (cancillería), Adam Ereli, rehusó comentar la crisis andina pues "cada país decide si quiere participar o pertenecer a organizaciones regionales", y Estados Unidos "quiere ayudar a promover el libre comercio y el crecimiento económico". En Venezuela, el recién estrenado candidato presidencial opositor Teodoro Petkoff, un antiguo líder socialista, dijo que "ciertamente los TLC crean ruido en la CAN, pero coincido con Morales en que se debe discutir, y la respuesta no puede ser la de Chávez, de darle un palo a la lámpara."