JPEG - 30.9 KB

Declaración de Alemania, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, sobre los intercambios comerciales después de la conclusión del Plan Conjunto de Acción Global con Irán

Conforme al Plan Conjunto de Acción Global (JCPOA), la Unión Europea y Estados Unidos han levantado las sanciones económicas y financieras vinculadas al tema nuclear e impuestas a Irán, [levantamiento que se ha producido] a cambio de una reducción significativa de su programa nuclear.

Este compromiso de levantar las sanciones se cumplió en la fecha de aplicación, el 16 de enero de 2016, y como consecuencia de ello existen ahora amplias posibilidades económicas para las empresas y los establecimientos financieros en Europa y en el mundo en materia de comercio con Irán.

El interés de las empresas comerciales, principalmente europeas, por Irán es considerable y es nuestro interés y el de la comunidad internacional de velar por que el Plan Conjunto de Acción Global sirva a todos los participantes, beneficiando sobre todo al pueblo iraní. Eso implica un regreso de los bancos y empresas europeas a Irán.

No obstaculizaremos actividades comerciales autorizadas con Irán [ni nos opondremos] a las empresas o establecimientos financieros internacionales que cooperen con Irán mientras se sometan a todas las leyes en vigor. En el Plan Conjunto de Acción Global todas las partes se comprometieron a tomar medidas para garantizar el acceso iraní en los campos del comercio, de la tecnología, las finanzas y la energía. En ese contexto, la Unión Europea y sus países miembros exploran posibles sectores de cooperación con Irán, principalmente la utilización de créditos a la exportación para facilitar los intercambios, el financiamiento de proyectos y las inversiones en Irán. Es importante señalar que la vigilancia requerida por el respeto de las sanciones no se aplica exclusivamente a las posibilidades comerciales en Irán.

Nuestros gobiernos han formulado profundas orientaciones sobre el alcance de las sanciones levantadas y las que se mantienen, y seguirán haciéndolo, fundamentalmente a través de directivas suplementarias. Entendemos que las empresas puedan tener todavía preguntas o preocupaciones específicas sobre las sanciones en lo tocante a los intercambios comerciales con Irán y estamos dispuestos a aportar aclaraciones rápidamente. Invitamos las empresas a que se pongan en contacto con nuestros gobiernos para tratar las cuestiones en suspenso, en vez de perder oportunidades por causa de ideas falsas o por falta de información.

Si bien nos comprometemos a aportar la mayor claridad sobre los temas vinculados a las sanciones, las empresas podrán tomar sus propias decisiones en cuanto a su actividad comercial con Irán. Algunos factores bajo el control de Irán han influido en la adopción de decisiones por parte de las empresas y han obstaculizado el progreso económico de ese país. Para que Irán pueda realizar los avances económicos que desea, tendrá que tomar medidas para crear un entorno propicio a la inversión internacional, principalmente en lo tocante al respeto de las recomendaciones del GAFI. Nosotros estamos dispuestos a aportar un respaldo total a los esfuerzos de Irán en ese proceso.

Por nuestra parte, estamos dispuestos a seguir cooperando activamente con el sector privado para aclarar todas las interrogantes vinculadas a las sanciones y velar por evitar que actividades económicas autorizadas se vean obstaculizadas por falta de información. Es nuestro interés, así como el de la comunidad internacional, actuar de manera que el Plan Conjunto de Acción Global esté al servicio de todos los participantes.