Ehud Barak, ex jefe del estado mayor de Israel y más tarde primer ministro (de julio de 1999 a ‎marzo de 2001), anunció el 26 de junio su regreso a la política con la creación de su propio partido ‎político, que tendrá lugar en dos semanas. Un sondeo de opinión realizado ese mismo día por el ‎canal 13 de la televisión israelí le augura la obtención de 6 de los 120 escaños del parlamento en ‎las próximas elecciones legislativas. ‎

Paradójicamente, Ehud Barak es un personaje muy impopular aunque goza de la estima de todos –‎es el oficial que más condecoraciones ha recibo en el ejército de Israel. ‎

En el plano político, Ehud Barak es la única personalidad israelí que negoció de manera franca ‎con Siria y con los palestinos. En tiempos del presidente estadounidense Bill Clinton, Ehud Barak ‎logró definir los términos de un acuerdo de paz definitivo con Siria durante las negociaciones ‎realizadas en Ginebra con el entonces presidente de Siria Hafez al-Assad. Posteriormente logró ‎definir los términos de un acuerdo prácticamente completo con la OLP durante las negociaciones ‎de Taba. ‎

Sin embargo, inquieto por la falta de apoyo en Israel, no llegó a firmar el acuerdo con Siria ni el ‎acuerdo parcial con la OLP y su mandato como primer ministro terminó de manera lamentable ‎con la segunda Intifada, cuando fue expulsado de su puesto de primer ministro, que había ‎ocupado sólo durante un año y 8 meses. ‎

El regreso de Ehud Barak a la política –que en realidad nunca abandonó– tiene importantes ‎consecuencias. Es la única personalidad israelí que mantiene desde hace años un discurso ‎muy claro sobre la ausencia de ética en la política. En 2016 acusó explícitamente al actual primer ‎ministro, Benyamin Netanyahu, de instaurar en Israel un «régimen de apartheid» [1] y exhortó a los jueces a investigar la corrupción de Netanyahu. ‎Aunque obtuviese un bajo resultado en las próximas elecciones legislativas, el partido de ‎Ehud Barak podría contribuir –junto a los centristas de la formación Azul y Blanco– a la formación ‎de una nueva mayoría parlamentaria para sacar a Netanyahu de la jefatura del gobierno. ‎

En su conferencia de prensa, Ehud Barak dejó claro que sigue siendo favorable a una solución ‎negociada del conflicto israelo-palestino al formar su partido junto al empresario Kobi Richter.‎

[1] «Ehud Barak acusa al gobierno de Netanyahu de instaurar el apartheid», ‎‎Red Voltaire, 17 de junio de 2016.