JPEG - 16.9 KB
Larry Page y Sergey Brin.

Cuando Larry Page y Sergey Brin inventaron y fundaron Google a mediados de los años noventa, nunca se imaginaban que su buscador se impondría en el «web» como el útil favorito de los internautas del mundo entero.

Estudiantes en informática en la Universidad de Stanford en los Estados Unidos, el éxito de su invención reside en la formula matemática precisa que permite a Google de seleccionar lo buscado gracias a su «colador» o filtro que facilita la circulación de miles de páginas web en el Net recuperando lo deseado por el utilizador.

Dicha formula matemática es guardada secretamente y celosamente como la formula de la Coca Cola.

A pesar que la empresa nunca ha hecho la publicidad, su notoriedad se ha difundido a través de los comentarios dentro del mundo de los internautas. Se calcula aproximadamente que son 160 millones de consultas diarias las que recibe Google.

Alrededor de dos mil millones de páginas están indexadas en los servidores y son disponibles en 66 lenguas.

Otro motivo de su atracción, a la inversa de sus rivales, es la negativa de Google de introducir publicidad de cualquier tipo, pero esto no le ha impedido de realizar grandes beneficios el año pasado cuando recibió 60 millones de dólares revendiendo sus búsquedas al gigante norteamericano AOL de la telefonía.

Los puntos fuertes de Google son la gran cantidad de páginas indexadas almacenadas y su clasificación en función del número de sitios internet que tienen un enlace o conexión entre ellas.

Otro de los secretos de Google es que posee una gran memoria. Google archiva millones de páginas en sus propios computadores, dándoles así una existencia independiente a parte de aquella dada por sus creadores.

Por ejemplo, si un sitio internet es destruido por un régimen o estado dictatorial o totalitario, las páginas permanecerán en la memoria de Google. Esto representa un peligro y molesta a los gobiernos donde la democracia y la libertad de expresión no existen o son de cierta manera controladas por el Estado. Los responsable de Google declaraban hace poco que estaban trabajando con las autoridades chinas para llegar a un acuerdo respecto a un diferendo.

El funcionamiento de Google también ha engendrado muchas interrogaciones en cuando a las amenazas que podrían afectar a la sociedad civil si Google se convirtiera en un instrumento de manipulación y de propaganda. Por ejemplo, favoreciendo y mostrando principalmente el acceso a ciertos sitios internet.