No deja de llamar la atención, que pese a que el sentido común señala que el compromiso del candidato a Presidente por NFR de incrementar en un cien por ciento el presupuesto que reciben las Fuerzas Armadas de la nación es inviable, éste insiste en su propuesta.

Recordemos que como justificativo, Reyes Villa aseveró que gracias a las Fuerzas Armadas se ha mantenido la democracia en el país; aseveración con la que no creo que el conjunto de los bolivianos esté de acuerdo. La pregunta nace entonces: ¿para qué quiere Reyes Villa redoblar el presupuesto de las Fuerzas Armadas?

Ensayaremos dos respuestas. La primera tiene que ver con las afinidades que sin duda existen entre él y sus camaradas de curso, quienes después de varios años han llegado a grados de mando medio y superior en las FFAA; y que en el periodo presidencial de Reyes Villa podrían ocupar los cargos jerárquicos mas importantes en las diferentes armas. Empero, ¿duplicar un presupuesto sólo para favorecer a una élite de amigos?, no resulta plenamente coherente, aunque la considero como parte de la estrategia del ex militar.

La segunda respuesta, de fondo, es la que sí puede ir haciendo cuajo en quiénes no hemos perdido los tres dedos de frente en política. Para ello debemos recordar en primer lugar quién es Manfred Reyes Villa. Su familia está vinculada, vía su padre el ex Gral. Armando Reyes Villa, a la aristocracia criolla, siempre viviente y dependiente de los favores del Estado, falta de ideas y por ello sirviente ovejuna del Imperio. Pertenece a la clase dizque dirigente, incapaz al frente del Estado de los últimos 50 años, de la que también forman parte Sánchez de Lozada, Carlos Mesa o Paz Zamora, solo falta ver las páginas de sociales donde se codean en banquetes en los cuales olvidan sus aparentes dificultades políticas. En el plano de la política, está directamente vinculado a las generaciones de su clase social que creyeron en gran medida que para hacer política no había nada mejor que gracias al favor de sus padres o padrinos se debía ingresar a las FFAA, a partir de la quimera del barrientismo. Ese entusiasmo habría empujado al hijo del Gral. Armando Reyes Villa (socio dilecto de García Meza y Arce Gómez en el Golpe del `80) a ingresar al Colegio Militar en el gobierno de Bánzer y luego del retorno del país a la democracia, se aparta de las FFAA al darse cuenta que como militar no tendría vigencia política alguna, al haberse clausurado ese nefasto periodo con la llegada de Carter a la Casa Blanca.

Pero no olvidemos que antes de abandonar el barco, Manfred pasó como un buen alumno en los cursos de la escuela del terror y de los golpes de Estado en Latinoamérica que funcionaba en Panamá. La breve reseña se hace importante cuando, volviendo al epígrafe central de este artículo, encontramos que el ex capitán Reyes Villa promete duplicar el presupuesto para las FFAA, y ahora nos resulta obvio responder a la pregunta ¿para qué?

Consideramos que la soberbia y el indisimulado egoísmo han hecho creer a Reyes Villa que ya siendo el más votado en los comicios del 30 de junio, no necesitará permanentemente de un socio político en el Congreso para gobernar, si cuenta con la fuerza de los sables, que después de 20 años de haber ¿permitido la democracia? nuevamente levantan cabeza con uno de sus hermanos perdidos, el Lázaro que para reinvindicarse ofrece de inicio darles el doble de presupuesto. Lo que pareciera una especulación toma forma en cuanto Manfred Reyes Villa, en ninguna de sus últimas participaciones publicas ha desechado la idea, y es mas, en una ultima presentación ante Jefes de las FFAA ratificó su compromiso presupuestario con sus ex congéneres, que de hecho constituye cohecho electoral. Lo que las FFAA han hecho en éstos últimos 20 años no es más que cumplir, así sea formalmente, su rol constitucional, empero ello no implica que cual medalla de guerra deban ser premiados con un presupuesto generoso por batallas que no se pelearon, menos por la democracia, al margen de que ya reciben un presupuesto que de lejos envidian otros sectores como salud y educación.

En resumen, no es aventurado indicar que los regalos monetarios ofrecidos por el ex Cap. Reyes Villa a sus condiscípulos van mas allá del mero galanteo y buscan en el fondo reforzar, pesos de por medio, la vieja amistad con quien se avizora como su socio más importante de gobierno, es decir las FFAA, y no es difícil pensar que político que hace aquello se encuentra en camino sin retroceso al fujimorazo o golpismo, este último el primer y viejo amor del ex capitán. Finalmente, sabiendo que el candidato de NFR y sus adulones de ocasión no gozan de buena memoria, el primero olvida al suegro así como a su ex jefe de campaña Roberto Landívar, tal vez también tratarán de olvidar este mensaje, empero para descargo mío, en tiempo oportuno lo publico por escrito.