No existe ninguna duda de que los procesos judiciales actuales en Ucrania tienen un carácter político. Tampoco la hay sobre el hecho de que el ministro del Interior tenga razones para afirmar que no ha dado ninguna orden ya que todos, en uno y otro momento, han infringido la ley. La situación no ha cambiado después de la revolución: 18 000 funcionarios han sido despedidos y esa ola de destituciones tiene un carácter represivo. Hoy día, el régimen trata de sustituir a las personas que no le son favorables por personas leales. Las falsificaciones y manipulaciones de las elecciones también han sido provechosas para Yushchenko, pero nadie ha escuchado jamás que un responsable se haya preocupado por ello. Lo mismo se puede decir en cuanto a los rectores de universidades y al personal docente. En la actualidad es evidente que numerosas personas en la Administración son incompetentes y eso va a plantear un problema para el funcionamiento del aparato administrativo. Es de lamentar que la corrupción pueda ahogar a ese nuevo aparato más rápidamente que antes. Se prevén fuertes tensiones, mucho más dado que la situación económica de Ucrania no es tan buena en estos últimos años.
La transferencia de propiedad no es demasiado importante. Se querría volver a privatizar, pero en Ucrania no existe un puñado de millonarios al cual bastaría con desposeerlos de sus bienes. Esa es una de las dificultades. A otro nivel, las gentes leales son recompensadas, pero no tanto como les habían prometido los revolucionarios naranjas. Ese proceso puede hacer que los inversionistas extranjeros se tornen escépticos. Por el momento, fuera de las inversiones estadounidenses, que tienen una motivación política, en la práctica ningún capital ha entrado al país.
Los métodos duros del gobierno tienden a unificar la oposición, dirigida de hecho por Yanukovic, pero también pueden llevar a una escisión en el campo de los vencedores. En mi opinión, el equipo actual tendrá que estallar. Existen fuertes tensiones entre Tymoshenko y Porochenko y entre Tymoshenko y el equipo de Yushchenko. Las elecciones legislativas serán casi más importantes que la batalla por la silla presidencial. La oposición es múltiple y diversa, no tiene líder y puede perder sus votos. Considero que el gobierno va a encontrar un compromiso en los asuntos Rizak y Kolesnikov [1], el ejemplo de Yukos fue útil en ese sentido. La reputación de Rusia está manchada y aunque la Unión Europea y, aún más, los Estados Unidos aplican la ley del doble rasero, pienso que no perdonarían que la emprendieran con sus hombres.

Fuente
Gazeta SNG (Rusia)
Gazeta SNG es un diario en línea de idioma ruso.

«Существует очень серьезное напряжение между Тимошенко и командой Ющенко», por Viatcheslav Irgunov, Gazeta SNG, 19 de mayo de 2005. Texto adaptado a partir de una entrevista.

[1] El primero, ex gobernador de Transcarpatia, el segundo, presidente del Consejo de la región de Donetsk, ambos detenidos