JPEG - 20.6 KB

El presidente electo de Polonia, Lech Kaczynski, necesitará tomar en cuenta las realidades geopolíticas cuando proceda a desarrollar las relaciones con Rusia, afirman expertos.

«Cualquier político, por lo más prominente que sea, se ve obligado a tener en cuenta las realidades geopolíticas, y el nuevo presidente polaco no será excepción», comentó a RIA «Novosti» el presidente del comité para asuntos internacionales del Consejo de la Federación (cámara alta del Parlamento ruso), Mijail Marguelov–. Ya que es imposible elegir a los vecinos, hay que intentar vivir en paz y armonía con ellos».

«Moscú estaría dispuesto a olvidar todos los reproches y amenazas con tal de impulsar el desarrollo de las relaciones ruso-polacas –continuó Marguelov–. Ya es tiempo de abandonar la violenta retórica preelectoral y empezar a fomentar unas relaciones bilaterales constructivas». «Rusia sigue interesada en que Polonia participe en los principales procesos europeos e internacionales, y ya a partir de ello Moscú iría desarrollando su política exterior», agregó.

Señaló que Rusia y Polonia enfocan de un modo distinto la situación en Ucrania, en Bielorrusia y en algunos otros países. «Pero es un aspecto para tratar en las conversaciones y así conseguir que no siga entorpeciendo las relaciones bilaterales», expresó.

Marguelov declaró estar seguro que el «nuevo Gobierno polaco haga las mismas conclusiones y las relaciones entre ambos países lleguen a ser prioritarias en la política exterior del uno y el otro país pese a los conflictos anteriores».

El director del departamento de Desarme y Arreglo de Conflictos (Instituto de Economía Mundial Relaciones Internacionales), Alexandr Pikaev, considera que Lech Kaczynski no es la mejor opción para las relaciones ruso-polacas y considera se necesitará trabajar mucho para poder cambiar esa situación.

«Las elecciones han mostrado que los polacos fueron admitidos prematuramente en la Unión Europea –dijo Pikaev–. Polonia no está preparada económica ni políticamente para ello y tiene serios problemas con la ’vieja Europa’, disgustada por la postura pro-americana de Varsovia en la guerra contra Irak y por la retórica antirrusa de los dirigentes polacos».

Según datos que ofrece la Comisión Electoral Central de Polonia, después del recuento definitivo de las papeletas electorales, el alcalde de Varsovia y candidato del partido conservador «Derecho y Justicia», Lech Kaczynski, acumula el 54,04% de votos. Su rival, líder del partido de derecha de corte liberal «Plataforma civil», Donald Tusk, tiene recolectado un 45,96% de sufragios.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)